sábado, julio 13, 2024

No hay “Pacto de Mayo” que salve al gobierno de una crisis mayor


Preparemos el “desfile” de una gran lucha de todos los trabajadores para derrotar a Milei. 

 La aprobación de la Ley Bases y el Pacto de Mayo (en julio) fueron colocados por el gobierno y los medios de comunicación afines como el inicio de la “segunda etapa” de la gestión Milei. Según esta visión, con la ley aprobada y la “demostración de gobernabilidad” que se buscó con la foto en Tucumán, Milei tendría las condiciones para avanzar y remover las trabas que condicionaban su gestión. Sin embargo, 24 horas después, en un discurso en la Bolsa de Comercio, Milei denunció que su gobierno era víctima de “acciones golpistas” por parte de un banco en particular -el Macro. Es decir, la crisis sigue y se agrava. 
 La pelea con los bancos es uno de los problemas que el gobierno enfrenta y está íntimamente ligado al problema central que es la cotización del dólar y la eliminación del cepo. Sobre esto hay una enorme presión y pronunciamientos directos por parte del FMI, de los exportadores, entre otros. El conflicto con los bancos entra de lleno en esta crisis. El banco Macro, y no solo él, decidió hacer uso del “seguro” -put- que le permite liquidar los bonos que le otorgó el Banco Central en su momento, obligando a que este se los pague a valores nominales y actualizados por el CER, en forma inmediata. El monto total de bonos en estas condiciones es de 16,7 billones de pesos -un poco más de 16.000 millones de dólares al cambio oficial-; de esto el Banco Macro tiene el 10% de los bonos. Si se ejecutaran todos los “puts” esos pesos irían al dólar precipitando una hiperdevaluación. El gobierno pretende desarmar esta bomba canjeando esos pasivos del Central por bonos del Tesoro -mucho más inseguros para los bancos en el medio de una caída de los ingresos del fisco. 
 Mientras Milei se pelea con el Macro los dólares financieros siguen subiendo. La pérdida de puestos de trabajo se acentúa –solo 130.000 en la construcción y 570.000 en general. La caída del consumo también, en mayo fue del 7,7% con relación a igual mes de 2023 y de 2,2% respecto a abril, que ya había caído. Todos los indicadores plantean la entrada en una depresión económica. Ni recuperación en V ni en U, como “mejor” perspectiva una L prolongada.
 A su vez los pronósticos plantean que la bandera principal del gobierno -la baja de la inflación- está en peligro, esto sin considerar el impacto que tendría una devaluación oficial o impuesta por el mercado. La inflación de junio que se conocerá en horas puede superar el 4,2% de mayo, lo cual indicaría que se frenó la curva descendente; pero además puede subir en julio como resultado de la suba de alimentos y la incidencia de la actualización de tarifas. 

 “Pacto de Mayo” en julio: otra vez la oposición al rescate 

En la fría madrugada tucumana del 9 de julio, Milei montó el escenario para que una fotografía -rodeado por la casta- le permita mostrar que, a pesar de su debilidad estructural, de sus pocos diputados y senadores, de no tener un solo gobernador propio, es capaz de aglutinar tras de sí a la mayoría del espectro político del país. Una exigencia del FMI, entre otros. 
 La fotografía tuvo sus costos. Por un lado debió comprometerse a algunas concesiones a los gobernadores -sobre todo descongelamiento de fondos para algunas obras públicas que ya están en ejecución-, abriendo la puerta a encarar reclamos más onerosos que pueden afectar su promocionado déficit 0. Por otro, se destacaron las ausencias. De las que más ruido hicieron están las de la Corte Suprema en pleno, de la burocracia sindical y la de su vicepresidenta. La de Villarruel importa en tanto es una expresión de la crisis que envuelve al oficialismo, que tiene más episodios como la recurrente renuncia de funcionarios -ahora el secretario de Ganadería por el reclamo de las retenciones-, o el ingreso de Sturzenegger como ministro con un plan diferenciado en puntos esenciales con Caputo y que hace prever una escalada de la crisis política en el medio de la económica. El Pacto de Mayo fue un acto inocuo para resolver la crisis. 
 Las cámaras empresariales, con el G6 a la cabeza, dieron su apoyo al pacto, como una muestra de “credibilidad”, pero junto a esto hicieron conocer sus propios reclamos. 
 Lo que dejó en claro el acto en Tucumán es la disposición de todas las fuerzas políticas patronales a sostener al gobierno y a Milei, tal como lo hicieron votando la Ley Bases, no tratando el DNU 70/23 en el Congreso, etc. El PRO y el radicalismo aportaron todos sus gobernadores; el peronismo estuvo presente a través de Jaldo, Llaryora, Jalil, Sáenz y el kirchnerista Zamora de Santiago del Estero.

 Hambre, represión, más ajuste: la “prenda de unidad” 

Lo que une a este conglomerado -con intereses incluso enfrentados- es el carácter rabiosamente antiobrero, antipopular y de ataque a los derechos y libertades de los trabajadores que tiene a Milei como abanderado. 
 La reforma laboral, la criminalización de la protesta gremial y social, la reducción del déficit fiscal vía la licuación de las jubilaciones, los planes sociales, el recorte de fondos a aquellas áreas que afectan la vida de millones de argentinos como es la educación, la salud, la asistencia social, la vivienda, etc. son saludados como una salida a la crisis nacional, cuando están sumiendo en la pobreza y la miseria a la inmensa mayoría de quienes habitan este país.
 La pretensión de quienes sostienen al gobierno es que éste avance con la reforma previsional: que aumente la edad, que modifique el acceso a la jubilación, que deje el tendal de trabajadores precarizados sin posibilidades de jubilarse, que instituya el ahorro del trabajador para sostener un retiro. También que avance con una reforma tributaria y disminuya las cargas que pesan sobre los capitalistas.
 Cuando Milei armó -en el medio del “no hay plata”- un costoso desfile militar pretendió, además de una provocación, dejar en claro el sesgo represivo de su gobierno, que se completa con la militarización de las calles ante cada anuncio de una movilización o marcha de protesta. Y eso tiene un objetivo preciso: bloquear, desarmar y frustrar la intervención de los trabajadores y los golpeados por la política del gobierno, cuando sus condiciones materiales y sus derechos y conquistas corren severos peligros. 
 Lo mismo sucede con la represión directa a las luchas y movilizaciones. Todavía siguen presos dos de los 33 detenidos hace un mes por haberse manifestado contra la aprobación de la Ley Bases; una violación al elemental derecho a manifestarse. 
 Milei se ha servido de una justicia que no le es propia para ir tras un objetivo que toda la burguesía y sus partidos fijaron y fomentaron: desarmar la organización popular en las barriadas, creada ante el avance de la pobreza, de la precarización laboral, de la impunidad de los punteros políticos y los intendentes, y liquidar así las organizaciones piqueteras que se colocaron a la vanguardia de la lucha contra la pretensión de trasladar sobre los trabajadores los costos de la crisis capitalista, ya con los gobiernos anteriores. 
 El ataque judicial a las organizaciones piqueteras -con centro en el Polo Obrero-, con una fuerte injerencia de los servicios, con medios y periodistas sumados como parte de todo el operativo, revela que estamos ante la pretensión de cambiar el régimen político para liquidar derechos democráticos esenciales. 

 Asambleas para intervenir 

Tensión con el FMI. Tensión con el dólar. Tensión con los bancos. Tensión con las luchas populares que ocupan las calles. Tensión dentro de la camarilla que gobierna. Tensión entre Caputo y Sturzenegger. Tensión en los partidos de la oposición que se fragmentan, y no solo el PRO, también el radicalismo y sobre todo el peronismo. Tensiones que ni el Pacto de Mayo en julio pudo disimular, ni tampoco la aprobación de la Ley Bases. Todas esas tensiones estallarán en mayores crisis de gobierno cuyos alcances se irán aclarando al calor de estas.
 Para los trabajadores las tensiones se expresan en las dificultades de la vida cotidiana y son comunes incluso a los que aún apoyan a Milei. Las tensiones que soportamos los trabajadores solo pueden ser liberadas con la lucha. La burocracia sindical se ha reunido estos días para decir que no piensa hacer ningún paro ni movilización, la explicación de Gerardo Martinez es que “tienen la Ley Bases ahora que gestionen”. La gestión es reforma laboral, despidos masivos en el Estado y en los privados, aplicación de ganancias a los salarios, entrega del litio y todos los recursos estratégicos. Es la filosofía de Andrés Rodríguez de UPCN: no podemos ir contra Milei porque no hay recambio, mientras crecen las penurias populares.
 Los tiempos de la burocracia no son los tiempos que necesitan los trabajadores. Para el pueblo trabajador la derrota de Milei y de la motosierra de gobernadores e intendentes es una cuestión de vida. Desde el Partido Obrero convocaremos en las próximas semanas asambleas de trabajadores y la juventud, de luchadores, para preparar una gran intervención, con los métodos propios de la clase obrera, los que usaron los docentes misioneros para triunfar: paros, movilización, piquetes y la huelga general. En nuestras asambleas votaremos un plan de acción, con agitaciones sobre gremios, barrios, escuelas y universidades, reclamando las asambleas de los sindicatos y organizaciones populares. Y estando presente y organizando todas y cada una de las luchas por los reclamos populares.
 Así concebimos la tarea de la izquierda. 

 Eduardo Salas

La CGT sigue colaborando con el gobierno antiobrero de Milei


Aprueban una reforma laboral, un impuestazo al salario y hay miles de despidos, pero la burocracia sindical descarta medidas de lucha. 

 En una reunión que tuvo lugar en la sede de Upcn, los máximos dirigentes de la CGT resolvieron no impulsar ningún tipo de lucha contra el plan de guerra que Milei está llevando adelante contra el movimiento obrero. Solo se limitaron a reclamar “más diálogo” con el gobierno nacional. La política de colaboración con el elenco libertario y con los capitalistas que viene desenvolviendo la central obrera es nociva para los trabajadores, a los que se les plantea la necesidad no solo de organizar por abajo una respuesta de conjunto contra el plan Milei sino también de recuperar las conducciones sindicales que están en manos de la burocracia. 
 Según los medios, en el cónclave, del que participó también el triunvirato, que está compuesto por Héctor Daer (Sanidad), Carlos Acuña (Estaciones de Servicio) y Pablo Moyano (Camioneros), se debatió sobre el escenario político post aprobación de la Ley Bases y post firma del Pacto de Mayo. La reunión estuvo atravesada por los choques entre las distintas alas de la burocracia sindical. La mesa chica cegetista decidió pedir una audiencia al secretario de Trabajo Julio Cordero, hombre de Techint, aunque Moyano adelantó que no concurrirá al evento. La idea de realizar un paro contra el plan de ajuste de Milei quedó descartada de plano.
 “Esto es como el ajedrez y además hay que medir los tiempos. Hoy se habló de todo, las marchas son cuestiones tácticas, lo que hay que tener es una estrategia clara ante todo lo que estamos viviendo y para eso hay mirar todo el tablero”, dijo Daer. Con este parloteo montó una cortina de humo para ocultar que la estrategia de la CGT es garantizar la gobernabilidad libertaria, esto es, que la clase obrera muerda el polvo. Es la política del peronismo. Andrés Rodriguez de Upcn lo dejó claro cuando dijo hace poco que “la CGT consideró que no tenía que movilizar contra la Ley Bases porque respeta la democracia del Congreso”. 
 La CGT descarta luchar cuando arrecian los despidos, cuando salarios, jubilaciones y planes sociales son demolidos y cuando la lucha contra la reforma laboral y el impuesto al salario es más necesaria que nunca. Para derrotar a Milei hay que luchar contra la burocracia sindical. 
Los sindicatos deben ser instrumentos de los trabajadores para luchar por la mejora de su situación material y por la conquista de nuevos derechos. El Congreso votó el 12 de junio una ley cuya aplicación empeorará las condiciones de vida de los trabajadores e implicará un cercenamiento de sus derechos. O sea, la política de respetar su democracia fue completamente reaccionaria. Ese día la CGT movilizó pequeños núcleos obreros y abandonó el Congreso a las 15:00 horas, dándole luz verde a Milei y Bullrich para que ordenaran una represión feroz que terminó con la detención de más de 30 manifestantes. La columna de Camioneros, gremio del “combativo” Moyano, se había instalado a tres cuadras del Congreso. La CGT formó parte junto al peronismo, el radicalismo y el macrismo del operativo de salvataje de un gobierno que está atormentado por una crisis profunda. 
 El tablero, además, es dantesco. Hay miles de despedidos, tanto en el sector público como en el sector privado; los salarios, las jubilaciones y los planes sociales están perdiendo brutalmente su poder adquisitivo; la pobreza y la indigencia se dispararon casi a niveles históricos; el gobierno busca prohibir la protesta social; y acaba de aprobarse en el Congreso una contrarreforma laboral esclavista y la reimposición del Impuesto a las Ganancias sobre el salario. Estratégicamente, entonces, se vuelve imperioso preparar la huelga general para derrotar al gobierno de Milei y evitar que siga empobreciendo y atacando a la clase trabajadora.
 En este sentido, Alejandro Crespo, secretario general del sindicato clasista y antiburocrático del neumático (Sutna), en una audiencia pública realizada en Diputados para rechazar los despidos, convocó a realizar una reunión en los próximos días para organizar una acción movilizadora en defensa de los puestos de trabajo. El Sutna está en lucha contra despidos en el gremio, y otros sectores de trabajadores también han salido a pelear por lo suyo; así se ve en los conflictos que están en curso en el Inti, el Hospital Posadas y Aerolíneas, y en otros que se vienen abriendo paso. La CGT y las CTAs les están dando la espalda.
 Los trabajadores tenemos el desafío de preparar la huelga general para derrotar al gobierno de Milei. 

 Nazareno Suozzi

Zamora se puso la peluca de Milei


Para derrotarlos hay que organizar la huelga general.

 El 9 de julio se firmó el Pacto de Julio, un pacto que fue realmente frío sin un proyecto para sacar a los argentinos de la crisis social y económica que estamos atravesando. 
 Pero, como veníamos anunciando desde el Partido Obrero de Santiago del Estero, el gobernador de nuestra provincia también se puso en la fila de los ajustadores responsable de lo que sucede con nuestra provincia, que con este acuerdo pisó a fondo el acelerador para empobrecernos más.
 Ya venimos sufriendo el brutal ajuste en la educación, en la salud, firmando un acuerdo con más reforma laboral en un contexto en donde los empleados de nuestra provincia son los que tienen los peores sueldos del país.
 A su vez acordando la inviolabilidad de la propiedad privada en un Santiago que tiene 65,5 porciento de santiagueños que no tiene un hogar propio, en una provincia que sufre y carece del agua dulce, contaminación, explotación agropecuaria no sustentable, modificación del hábitat y cambio climático global; son datos no menores de la situación que está atravesando actualmente nuestro pueblo: tenemos una pobreza del 48% en el primer semestre de 2023 y subió a un 60% en lo que va del año con un 18% de indigencia. 
 Ni hablar del feroz desmantelamiento que están sufriendo los comedores y merenderos de nuestra provincia y que con este acuerdo se va seguir agudizando cada vez más, es por eso que los santiagueños tenemos que organizar un plan de lucha para enfrentar al ajuste en curso de Milei y Gerardo Zamora. Para derrotarlos es necesaria la huelga general. 

 Ezequiel Altamiranda

Estados Unidos: Boeing se declara culpable para evitar un juicio oral


Rechazo de las familias de las víctimas.

 La empresa de aeronaves Boeing, la más grande del mundo, ha llegado a un acuerdo con el Departamento de Justicia estadounidense (DOJ, por sus siglas en inglés) por el cual se declara culpable por dos accidentes fatales protagonizados por su modelo 737 Max, ocurridos en 2018 y 2019, en los que murieron 346 personas. El acuerdo incluye el pago de una multa por 482 millones de dólares -el tope legal- y una inversión durante los próximos 3 años de 500 millones de dólares en seguridad y otros protocolos. La supervisión estará a cargo de un observador externo independiente que presentará informes anuales a la justicia de Texas, donde se procesa la denuncia, y a la Administración Federal de Aviación (FAA).
 El acuerdo, bien mirado, es una tentativa de rescate de la compañía. Aquellas catástrofes hicieron que la empresa ingrese en una espiral de contratos caídos o cancelados relacionados al modelo Boeing 737 MAX 8. La denuncia principal, realizada por los fiscales en 2021, incluye el cargo de conspiración por la presentación de información incompleta sobre fallas presentadas por el sistema de vuelo MCAS, implicado en ambos accidentes. Ahora, la firma del acuerdo de culpabilidad la exime de enfrentar juicios orales a la empresa, aunque no inhibe causas particulares contra los directivos y CEO de la compañía. 
 Durante los últimos años de la gestión Trump, Boeing había alcanzado otro acuerdo con la FAA para evitar ser judicializada. Debía evitar cumplir con diversos protocolos y contemplaciones de seguridad así como estándares en cualquier avión dependiente de la empresa. Este convenio se vino a pique cuando, en enero, un avión de la empresa Boeing sufrió un accidente a los pocos minutos de despegar que casi ocasiona otro caso fatal. El avión, con bandera de Alaska Airlines, había despegado del aeropuerto de Oregon cuando explotó parte de la puerta del mismo. 
 Las familias han rechazado el acuerdo, sosteniendo que no fueron consultadas sobre su redacción, ni siquiera sobre las negociaciones entabladas. Paul Cassell, abogado de más de una decena de familias, señala que el acuerdo alcanzado no responsabiliza a la empresa sobre las 346 muertes. “A través de la astuta abogacía entre Boeing y el Departamento de Justicia, se están ocultando las consecuencias mortales del crimen de Boeing” (The New York Times, 8/7). En un documento presentado al juzgado, familiares anticiparon su intención de “argumentar que el acuerdo con Boeing hace concesiones injustas a Boeing que otros acusados criminales nunca recibirían y no responsabiliza a Boeing por la muerte de 346 personas”. Cassell pidió al juez que evalúa el acuerdo que "rechace esta declaración de culpabilidad inapropiada y simplemente convoque un juicio público, para que todos los hechos que rodean el caso se expongan en un foro justo y abierto ante un jurado" (BBC, 8/7). En el pasado mes de junio, le exigió a la administración Biden que imponga a la compañía sanciones por 24.000 millones de dólares en reconocimiento de lo que describió como "el delito empresarial más mortífero de la historia de Estados Unidos". 
 Boeing se encuentra íntimamente ligada a la Defensa estadounidense. Sólo en 2022 firmó contratos por 14.000 millones de dólares. El 40 % de sus contratos e ingresos se encontraron, en 2023, ligados al aparato militar estadounidense. Un senador republicano, Ron Johnson, expuso su preocupación en una audiencia pública sobre sanciones tan bruscas a una empresa vital para la economía y la defensa del país: "No queremos pensar que hay condiciones en estos aviones que realmente deberían obligar a los entes reguladores a dejarlos en tierra, con lo que eso haría a nuestra economía, lo que eso haría a la vida de las personas" (idem).
 Las causas e irregularidades de Boeing no se terminan en este juicio. La FAA decretó en los últimos días que 2.600 unidades de la empresa deben ser revisadas inmediatamente por fallas en las máscaras de oxígeno. Otro de los abogados de las familias, Robert A. Clifford, asegura que en “los últimos cinco años se ha presentado mucha más evidencia que demuestra que la cultura de Boeing de poner el lucro por encima de la seguridad no ha cambiado. Este acuerdo de culpabilidad no hace sino fomentar ese objetivo corporativo” (Clarín, 9/7). 
 La profunda relación entre Boeing y el Estado norteamericano quedó expuesto en cada paso de la investigación. Un juicio público y oral hubiera expuesto hasta qué punto el responsable directo de todas las irregularidades han sido las diversas administraciones republicanas y demócratas. Las apelaciones a la centralidad de Boeing en la economía norteamericana debe entenderse como un punto neurálgico de la estructura aeroespacial de los Estados Unidos, en momentos en que se intensifican los escenarios bélicos en diversos puntos del globo. Boeing ha sido de las empresas más predispuestas en ponerse al servicio de la provisión de aviones a Ucrania en su combate contra Rusia.
 En el país de la libertad, florece la impunidad del capital contra los trabajadores. 

 Joaquín Antúnez 
 10/07/2024

UBA: El Consejo Superior declara la emergencia salarial de docentes y no docentes para la tribuna


Que convoque a una segunda Marcha Universitaria y apoye el pliego de reclamos de docentes, no docentes y estudiantes. 

 En su reunión del pasado miércoles 10, el Consejo Superior de la UBA declaró “la emergencia en materia salarial de […] docentes y no docentes de esta Universidad en todas sus funciones, incluyendo los profesionales de la salud y las tareas vinculadas a investigación y extensión universitaria”. Señaló la pérdida del poder adquisitivo y la necesidad de una recomposición salarial para los trabajadores.
 Unos días antes, los rectores nucleados en el Consejo Interuniversitario Nacional también sacaron una declaración, firmada junto con todas las federaciones docentes y no docentes (FATUN, FEDUN, CONADU, CONADU Histórica, UDA, CTERA, FAGDUT) y la conducción estudiantil de la FUA, que plantea que “Sin salarios dignos no hay universidad”. 
 Ambas declaraciones tienen lugar dos meses después de que los mismos rectores (primero en la UBA y luego en el resto de las universidades nacionales), pactaran con el gobierno de Milei un aumento presupuestario limitado a los gastos de funcionamiento y a los hospitales universitarios, entregando el salario de todos sus trabajadores (además de las becas, investigación e infraestructura). Las declaraciones son artificiosas porque los salarios no se acuerdan con los rectorados sino con el Estado nacional. La firma de los sindicatos y las federaciones estudiantiles en esta declaración los convierte en cómplices de una parálisis encubierta; han evitado llamar a una segunda Marcha Universitaria. El temor a esta convocatoria desmiente la sinceridad de los desmesurados elogios que propinaron a la “marcha del millón”.
 Desde diciembre de 2023, la pérdida salarial acumulada alcanza el 60 %. Si a eso se añade el retroceso de los años previos producto de las paritarias a la baja, la pérdida del poder adquisitivo es simplemente enorme. Desde su asunción, el gobierno ha anulado virtualmente las negociaciones paritarias del sector, convocando reuniones muy esporádicamente en un cuadro inflacionario e imponiendo reajustes paupérrimos de forma unilateral, a pesar del rechazo de esas cifras por parte de todos los gremios. El resultado está a la vista: el grueso de los trabajadores universitarios se encuentra hoy por debajo de la línea de pobreza.
 La asfixia presupuestaria y salarial, impulsada por el gobierno y administrada por las gestiones, es una forma de avanzar en el vaciamiento y destrucción de la universidad pública. Va allanando el terreno para el avance en el plan privatizador. El nuevo Ministerio de Desregulación, a cargo de Federico Sturzenegger, ha vuelto a poner sobre la mesa el arancelamiento para los extranjeros, que ya se había colocado en el megaproyecto original de la Ley Bases. Ahora lo reflotan como punto de partida de una agenda mercantilizadora mucho más vasta. 
 Esta política devastadora y privatista debe ser enfrentada mediante una acción decidida de cara al segundo cuatrimestre. Frente al pacto por arriba, opongamos el pacto de docentes, no docentes y estudiantes —en primer lugar la convocatoria a una nueva marcha-. Impulsemos la lucha y la organización desde las bases en defensa de la educación pública y la ciencia; por la triplicación del presupuesto; por la urgente recuperación y aumento salarial; por becas, comedores, el boleto universitario y por todas las reivindicaciones planteadas. 

 Patricia Lambruschini
 12/07/2024

Ante los allanamientos a organizaciones de desocupados de la zona sur de Gran Buenos Aires

Ayer, 11 de julio, se ordenaron allanamientos en comedores, depósitos y locales de organizaciones en la provincia de Buenos Aires. En diarios se informa que fueron requisadas por la prefectura naval, ordenados por el Juzgado federal de Quilmes a cargo del juez Armella, en el marco de investigaciones de presunta extorsión a beneficiarios de planes. Una de las derivaciones judiciales de las denuncias iniciadas por el Ministerio de Seguridad con lo recabado anónimamente con la línea 134. El despliegue incluyó 50 vehículos, unos 300 efectivos y 5 dependencias policiales y 2 de la inteligencia criminal.
 Los allanamientos se produjeron en 24 sedes de organizaciones de la zona sur del conurbano, en las localidades de Florencio Varela, Dock Sud, Gerli, Berazategui, Quilmes y San Francisco Solano. Allanando sedes y comedores del Movimiento Evita, MTR-Histórico, Barrios de Pie, Cooperativa Martin Fierro, La Dignidad, Polo Obrero, FOL y CCC, entre otras. "Se habría encontrado alimentos retenidos, armas, marihuana y documentación que comprobaría la toma de asistencia" y sumaron “en varios centros había alimentos almacenados -algunos vencidos- por lo que se ordenó la notificación a Bromatología bonaerense”, difundieron en un intento burdo de criminalizar a las organizaciones de desocupados con la alevosía de quien pretende ponerles fin, criminalizando y judicializando su lucha.
 El propósito del gobierno de Javier Milei, Patricia Bullrich y ‘Toto’ Caputo, con la asistencia del fiscal Gerardo Pollicita, es atacar y destruir las organizaciones sociales. Los medios inundan con denuncias, descalificaciones y acusaciones, que deberán probar, no con indicios sino con documentación fehaciente. Lo único cierto y probado es que el gobierno retenía la mercadería que faltó y falta en comedores y merenderos. Este acopio durante 6 meses llevó a qué la mercadería se venciera, como la leche, los navideños, etc. Sandra Pettovello, ministra de Capital Humano, en forma alevosa, después de ser conminada a entregar la mercadería por la justicia, al día de hoy no cumplió con la entrega a quienes correspondía, desviando la misma hacia las iglesias católica y evangélica. 
 Es necesario enfrentar estos ataques, en las calles con una respuesta de todas las organizaciones piqueteras en primer lugar. El régimen acusador es el responsable de la pobreza del 55 %, el aumento de la desocupación con miles de despidos más, provocados por la recesión y el parate económico. Es este régimen con sus políticas de asistencia social y economía popular, trabajo precario, emprendimientos, monotributismo y facturerismo el responsable que durante décadas tiene como salida a la falta de empleo que ronda el 10 %. Todas estas políticas que no dieron paso al trabajo fueron un estruendoso fracaso. 
 Hace falta una salida desde los trabajadores ocupados y desocupados. El reclamo en primer lugar del trabajo genuino, reincorporación de todos los despedidos, una bolsa de trabajo a cargo de las organizaciones, con un plan nacional de obras públicas. Por un seguro al parado equivalente al 80 % de la canasta familiar. Ningún despido, el reparto de las horas de trabajo disponibles.
 La integración al Estado, incluso con funcionarios propios llevó a que las organizaciones sociales se coloquen como capataces de los obreros en las Unidades de Gestión, llevó a gestionar el hambre con los escasos alimentos provenientes de la asistencia social del "derrame". Es momento de retomar el programa histórico del movimiento piquetero, presentar un programa en las nuevas circunstancias, defender los comedores, defender las necesidades en los barrios y posicionarnos en medio de la desocupación y el trabajo en negro. Como ya lo denunciamos, el trabajo en negro aumentará, ya que está consagrado con la ‘Ley Bases’ y ahora reforzado con el ‘Pacto de Mayo’. 
 Ante la destrucción de las fuentes de trabajo, impulsemos el reparto de las horas de trabajo y la multiplicación de la obra pública. Para que el obrero vuelva a laburar, enfrentando las condiciones de esclavitud social que sufren los obreros que hoy pierden el trabajo. Con esta iniciativa y programa enfrentemos de conjunto la política reaccionaria y antiobrera de Milei hasta derrotarlo. 

 Eva Gutiérrez 
 12/07/2024

El cierre de Fútbol Libre y la defensa irrestricta de la “propiedad privada”


El pasado miércoles fue detenido el supuesto dueño de “Fútbol Libre” y de una serie de sitios de internet que reproducen de forma gratuita los partidos de fútbol de las ligas más importantes del mundo, aunque principalmente los partidos de los campeonatos argentinos que están sujetos a suscripciones y abonos que se deben sumar aparte del gasto en el servicio básico de cable e internet. En las redes explotó el repudio a la medida judicial, que incluyó la baja de más de 50 webs, llegando a ser tendencia en la red social X. Lo que está en cuestión es el acceso a la información audiovisual y su costo. 
 La caída de Fútbol Libre y otras decenas de páginas es consecuencia de una medida judicial tomada por el fiscal de cibercrimen Alejandro Musso por una causa que se inició hace meses tras la denuncia de una asociación contra la pirateria que representa a los multimedios dueños de las señales y canales premium, y prestadoras de internet y fibra óptica. El procedimiento incluyó también allanamientos, bloqueo de cuentas bancarias y la detención en Mendoza de un joven de 23 años sindicado como el titular de los dominios.

 De Fútbol para Todos a Fútbol libre y los “pack fútbol”

 En 2017 se cortó el programa “Fútbol para Todos”, que constaba de una inversión del Estado que llegaba a las cajas de los clubes y la AFA para permitir la televisación gratuita de los partidos, en su mayoría en canales de aire, pero también en algunos canales que sólo están incluidos en el servicio básico de cable como TyC Sport, del grupo Clarín. El avance constante de la privatización del fútbol es incompatible con la estatización de sus transmisiones. Esto dio lugar, por un lado, a la aparición de páginas como Fútbol Libre, que ofrecía la posibilidad de ver los partidos sin costos: bastaba con contar con conexión a internet y una computadora o celular, sin tener siquiera que registrarse. El negocio de estas páginas se basa en la publicidad que emerge constantemente mientras se navega por ellas. En los últimos años, esos espacios publicitarios fueron acaparados por las empresas de apuestas deportivas casi en su totalidad. Las ganancias de los capitales del juego online son transversales a los servidores de imagen, legales o piratas. 
 Por otro lado, se le abrió el juego a las empresas multimedios audiovisuales que acapararon este servicio y se repartieron la transmitisón de las ligas del mundo entre ellas. La saturación de ese mercado generó otro fenómeno: la superposición de campeonatos, copas y ligas para alimentar ese negocio. Para acceder a estos partidos se ofrecen abonos llamados “pack futbol”, complementarios al costo del servicio de cable, que cada vez incluyen menos derechos televisivos, ya que con la novedad de las transmisiones online, la industria del streaming prefiere ofrecer canales digitales y suscripciones propias en lugar de venderle la señal a otras empresas. También la disputa de los prestadores de cable limitan el alcance del servicio. Por ejemplo, los clientes de Flow (ex Cablevisión) no pueden ver los eventos que son exclusivos del canal DirecTv Sport, aunque paguen el extra de los canales deportivos premium de la primera empresa. 
 El área de cibercrimen de la justicia nacional anuncia esto como una hazaña histórica, mientras se le desconocen medidas serias contra el narcotráfico que operan por redes sociales y servicios de mensajería instantánea en cada ciudad del país, o regulación alguna a las casas de apuestas online que enferma a los jóvenes; ni hablar de las páginas de servicios de prostitucion virtual que están al alcance de niñas y adolescentes y son vendidas como una salida laboral independiente. Esta “hazaña” ha despertado un sinfin de publicaciones de rechazo en todas las redes sociales; más allá del oportunismo para lucrar con publicidades que habia detrás, “fútbol libre” era una alternativa gratuita usada por cientos de miles de trabajadores que no tienen acceso al servicio de cable o a los canales deportivos preferenciales con tarifas extra. Esta plataforma, que no es la única disponible, fue creciendo en audiencia al ritmo del desempleo y el aumento de precios. Probablemente nacerán nuevas variantes que ocupen el vacío que deja Fútbol Libre. 
 Internet ha sido anunciada como la herramienta para la inclusión del acceso a la información, pero se ha convertido en una red arancelada que los usuarios pagan con su dinero y/o sus datos e intereses personales que se recopilan y se venden para publicidad.  
La defensa de la propiedad privada -en este caso, la exclusividad para transmitir partidos de fútbol- es el primer punto del recientemente firmado Pacto de Mayo. Los dueños de este negocio recibieron luz verde para aumentar los precios sin regulación y ahora el ataque directo por la vía judicial a la competencia. Las reuniones y acuerdos de Javier Milei con los magnates de internet incluyeron en el temario estas medidas de cuidado a sus intereses. 
 Las elevadas cuotas de los clubes, la restricción al público visitante y el arancelamiento de todos los partidos conforman una fórmula ideal para el monopolio de estas empresas. Los hinchas debemos discutir nuestros intereses, el derecho a poder ver a nuestros equipos y disfrutar del deporte y el espectáculo. Mientras se discute si le aplicarán las SAD o las gerencias en los clubes argentinos, ninguno de los sectores en puja -AFA y Gobierno- tienen en agenda el derecho a que podamos disfrutar del fútbol de forma libre y accesible. 

Juan Arrecegor
12/07/2024

viernes, julio 12, 2024

Milei ventila la crisis financiera en la Bolsa de Comercio


El discurso que Milei pronunció en el aniversario de la Bolsa de Comercio dejó una conclusión muy clara: la crisis abierta hace semanas atrás, cuando Luis Caputo anunció la transferencia de la deuda del Banco Central a manos del Tesoro, acelera su velocidad de propagación. 
 Milei reboleó acusaciones diversas para tratar de explicar la disparada de los dólares financieros y paralelos en los últimos días y semanas. Le devolvió a los diputados y senadores la calificación de “degenerados fiscales”, en este caso, por el proyecto -ahora congelado- de movilidad jubilatoria que se encuentra en el Congreso. Pero particularmente aludió sin nombrar a los dueños del banco Macro, a quienes acusó de haberse desprendido de deuda pública para volcar dinero a la compra de dólares. Los mentideros oficiales denuncian que el banco de Brito ejecutó la garantía de compra que ofrece el Banco Central sobre parte de la deuda pública -los llamados “puts”- y con esos recursos recalentó el mercado de divisas. A los Brito y el Banco Macro se le atribuyen vínculos con Sergio Massa. 
 Pero lo que Milei calificó como una conspiración política, en lenguaje liberal y austríaco no sería más que una “reacción de los mercados”. O, en todo caso, una “conspiración” que envuelve a buena parte de los banqueros.
 En apenas una semana, desde que Caputo anunció el traspaso compulsivo de la deuda del Central al Tesoro, la base monetaria -billetes en circulación más reservas de los bancos privados en el Central- creció un 26%. La razón de esta explosión monetaria es la decisión de los acreedores del Central de “desarmar” parte de los pases -deuda de cortísimo plazo- con el banco, obligándolo a emitir pesos para rescatar esos compromisos. Por las mismas razones -el temor al traspaso compulsivo de la deuda, que alguien caracterizó como “reedición del plan Bonex”- los bancos adoptaron otra decisión monetariamente explosiva: ejecutar las garantías del Central sobre la deuda del Tesoro (“puts”), obligando, también por esta razón, al BCRA a imprimir dinero. 
 De un modo tortuoso, está ocurriendo el escenario largamente temido en relación a la deuda del Banco Central con la banca privada, que se viene arrastrando desde las Lebacs a las Leliqs, y de las Leliqs a los “pases”. Un desarme súbito de estas colocaciones generaría una “bomba monetaria” y, a renglón siguiente, un cimbronazo cambiario e inflacionario. Por lo pronto, el salto del dólar en los mercados “libres” ya se produjo. 
 El saneamiento del Banco Central, reboleado regularmente por Caputo y por Milei, ha constituido un fraude desde que asumió la gestión libertaria. Las primeras operaciones de conversión de deuda del Central a deuda del Tesoro corrieron el riesgo de naufragar cuando Caputo-Bausili anunciaron que retirarían los “puts” - algo de lo que enseguida debieron desdecirse. En consecuencia, por cada pasivo que el Central transfirió al Tesoro, creó un compromiso equivalente, en términos de seguro o garantía, de que el banco será su comprador de última instancia. Esa situación se ha reiterado, con matices, en el “canje” anunciado por Caputo semanas atrás, pues “las letras de regulación monetaria” también contarán con una opción de rescate por parte del Central. Los pesos que el Tesoro absorba por esta vía quedarán depositados en el Central, como garantía última de esa deuda con los bancos. A través de una manipulación de su balance, el BCRA no está contemplando a estos nuevos depósitos del gobierno como parte de su base monetaria. Los analistas que sí lo incluyen estiman que la base monetaria real, que orillaba los 35 billones de pesos a fines del 2023, asciende a unos 50 billones en el momento presente. La “novedad” no sólo es el pasamanos de la deuda, sino que una parte creciente de ella no es renovada y se vuelca a la circulación monetaria y luego al mercado de divisas. Los insultos de Milei encubren esta fractura expuesta en el riñón del capital financiero. Su razón de fondo es el carácter impagable de la deuda pública, y los pases de mano de Caputo -del Central al Tesoro y viceversa- como manifestación de una cesación de pagos. Mientras Caputo quiere sostener su castillo de naipes con una corriente de capitales “de afuera”, los banqueros “de adentro” han iniciado una fuga. 

 Marcelo Ramal
 11/07/2024

jueves, julio 11, 2024

Según la revista The Lancet, fue exterminado el 8 % de la población gazatí.


Por lo menos 186.000 palestinos han sido asesinados en la Franja de Gaza desde octubre a la fecha.

 La terrible cifra la brinda el semanario médico The Lancet, tal vez el más prestigioso del mundo, publicado desde hace un siglo en Gran Bretaña, en su edición del 5 de julio pasado. 
 Este cálculo significa que aproximadamente el 8 por ciento de la población de la Franja ha sido asesinada por bombardeos aéreos, inanición o enfermedades y problemas de salud crónicos debidos a la falta de servicios básicos de salud. El sionismo ha sido y es implacable en la ejecución de la limpieza étnica de Palestina. 
 The Lancet explica que todas las guerras tienen consecuencias sanitarias indirectas más allá de quienes mueren por efecto de la violencia, pero que en el caso de Palestina esas muertes se multiplican por la destrucción masiva de las infraestructuras sanitarias; la grave privación de alimentos, agua y refugio; la incapacidad de la población para huir a lugares seguros y la pérdida de financiamiento de la RAWA, la Oficina de Naciones Unidas para los refugiados palestinos, una de las pocas organizaciones humanitarias que aún están en el territorio.
 En este contexto, advierten, “seguirá habiendo muchas muertes indirectas en los próximos meses y años por causas como las enfermedades reproductivas, transmisibles y no transmisibles”.
 La escalofriante cifra a la que llega la revista surge de un cálculo que ella misma califica como “conservador”. The Lancet explica que hay acuerdo en que en los conflictos recientes por cada víctima detectada se produjeron entre 4 y 15 muertos más. Llega así a los 186.000 palestinos asesinados cuadruplicando, o sea, con la más baja de las opciones. 
 Si se utiliza un indicador más alto, el número de víctimas podría alcanzar a decenas y cientos de miles. Una proporción de diez muertes indirectas por cada muerte directa, aún dentro del rango de “conflictos recientes” citado por The Lancet, produciría una estimación de más de 400.000 muertes. 
 Y señala que “es esencial un alto el fuego inmediato y urgente en la Franja de Gaza, acompañado de medidas que permitan la distribución de suministros médicos, alimentos, agua potable y otros recursos para las necesidades humanas básicas”.
 Para encontrar ejemplos comparables al genocidio palestino, hay que remontarse a la invasión nazi a la Unión Soviética, que exterminó 500.000 personas en seis meses.
 La masacre perpetrada por el Estado sionista solo es posible por la provisión constante de armas desde Estados Unidos, Alemania y otros países. El 69 % de las importaciones armamentistas israelíes provienen de EE.UU., y eso incluye “unas 14.000 bombas de 2.000 libras, que pueden aplanar varios edificios a la vez”. El otro 30 % proviene de Alemania. 
 A las armas de destrucción masiva que han arrasado con por lo menos la mitad de las viviendas y aniquilado la infraestructura sanitaria y educativa, hay que sumarle el uso de la hambruna como elemento bélico. La prohibición del ingreso de alimentos y la destrucción deliberada de los campos de cultivo y el ganado ha llevado a que uno de cada cinco gazatíes “pase días enteros sin comer nada”. Nada. Más de la mitad de la población no tiene alimentos para comer en casa y el 96 % se enfrenta a la inseguridad alimentaria a niveles de “crisis”, que es la fase tres en la escala de cinco fases del IPC, dice la ONU. 
 La utilización del hambre como arma de guerra, prohibida por la legislación internacional, ha contado con el beneplácito de los aliados de Netanhayu. El portal de WSWS recuerda que el recién elegido primer ministro británico Keir Starmer hizo la infame declaración en una entrevista de radio el año pasado de que Israel tiene el “derecho” de cortar la electricidad, el agua, el combustible, los suministros médicos y alimentarios a Gaza en nombre de la “autodefensa”.
 El 24 de julio, Netanhayu, el carnicero de Tel Aviv, visitará Washington para proporcionar un informe a los demócratas y republicanos que lo invitaron sobre cómo progresa la “solución final” de la cuestión palestina en Gaza. Hoy, ordenó la evacuación de la ciudad de Gaza, entre cuyos escombros viven todavía 250.000 palestinos. En los últimos días han bombardeado escuelas-refugio. 
 Solo la clase obrera puede frenar esta barbarie. 

Olga Cristóbal 
 11/07/2024

La OTAN contra el sur global


La OTAN celebró su 75 aniversario con el objetivo de impedir que el orden global continúe su transformación y se consolide un modelo multilateral alternativo, con centro económico en el sudeste asiático y geopolítico en el denominado Sur Global. La Alianza Atlántica busca blindar el unilateralismo y el derecho de Occidente a instituir bloqueos y sanciones a quienes no se someten a sus prerrogativas geopolíticas. En 1949, una docena de países se asoció para enfrentarse al Pacto de Varsovia y especialmente a la Unión Soviética. El comunismo dejó de existir en Europa Oriental en la década de los´90 del siglo pasado y, sin embargo, la OTAN no disminuyó su presencia. Por el contrario, la incrementó. Al inicio del presente siglo el propio Vladimir Putin solicitó el ingreso de la Federación Rusa a la OTAN. La respuesta fue negativa. A esa altura, todos los actores dedujeron que el enemigo a ser desintegrado era el gigante euroasiático. Hoy son 32 los socios de la alianza militar occidental.
 Vladimir Putin y los militares rusos decidieron romper el cerco para evitar la repetición de aquella traición sufrida en 1941, cuando la invasión nazi dejó 28 millones de muertos a la URSS. Esta es la tercera vez que Occidente busca debilitar y/o desmembrar al país más extenso del mundo, poseedor de recursos naturales incalculables. La primera de ellas fue comandada por Napoleón Bonaparte. La segunda fue la ordenada por Adolf Hitler: los rusos parecen saber de asedios, ataques y cercos.
 La guerra en Ucrania se inició con el golpe de Estado de 2014, que proscribió a los partidos políticos rusohablantes. Se ahondó con la masacre de la Casa de los Sindicatos, en Odesa, donde fueron quemados vivos medio centenar de manifestantes que recordaban la victoria del Ejército Rojo. Se reforzó con las persecuciones en el Donbas y con las amenazas de Kiev de emplazar baterías de misiles de la OTAN a 600 kilómetros de Moscú. En 2018 el gobierno golpista de Kiev decidió designar al ex integrante de las SS, Joseph Bandera como héroe nacional ucraniano. El emplazamiento de su monumento fue considerado por quienes recuerdan la Batalla de Stalingrado como como una declaración de guerra.
 Hace tres años se inició la denominada Operación Militar Especial, decidida por Moscú para romper el cerco desplegado por la OTAN. El actual secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg (foto, der., junto a Zelenski)–que concluirá su mandato el próximo primero de octubre–, se sinceró en el primer día de la cumbre, al advertir que la posible victoria de Moscú en el campo de batalla supondría un cambio integral del escenario global: “El resultado de esta guerra –asumió– dará forma a la seguridad global durante décadas.” 
 Lo que el titular de la Alianza Atlántica ocultó es que los BRICS, sobre todo China y Rusia, se atrevieron a desafiar el globalismo unilateralista controlado por la Tríada del Poder Real: las transnacionales, los centros financieros internacionales y el Complejo Militar Industrial. Y que las organizaciones que le brindan cobertura (la OTAN, el G7, el FMI y el Banco Mundial) empieza a perder capacidad relativa de injerencia en el Sur Global. Por eso la contienda bélica en Europa Oriental enfrenta a Moscú contra Ucrania más los 32 países que integran la OTAN. Eso explica la presencia de 12 mil oficiales y reclutas de 84 países alistados en los regimientos de Kiev, contratados para combatir contra las tropas rusas.
 Los miembros de la Alianza llegan a su 75 aniversario con fragilidades y apatías en el mismo lapso en el que Moscú continúa su avance paciente y meticuloso en el campo de batalla. La reunión que se desarrolla en el auditorio Andrew W. Mellon, el mismo lugar donde Harry Truman organizó la primera Cumbre en 1949, lo hace bajo cuatro condicionamientos, identificados como debilidades:
 (a) El anfitrión Joe Biden exhibe claras señales de deterioro cognitivo mientras su oponente Donald Trump se muestra desconfiado de la OTAN y crítico de Volodimir Zelensky. 
 (b) El mandatario húngaro y líder de la derecha europea Victor Orban se desvinculó del énfasis guerrerista de Washington y Bruselas. Orban viajó a Moscú para entrevistarse con el presidente ruso mientras las usinas de propaganda otantistas buscan difundir la imagen de un Putin aislado.
 (c) La crisis económica que viven los europeos –producto del encarecimiento de la energía y los alimentos–, ha deteriorado el vínculo de las ciudanías. Desde el inicio de la guerra en febrero de 2022 los aliados han invertido un total de 120 mil millones de dólares en asistencia a Kiev. 
 (d) El Nuevo Frente Popular de Jean-Luc Mélenchon y la ultraderecha francesa de Marine Le Pen se han diferenciado de forma explícita del énfasis guerrerista de Emmanuel Macron. Siete de cada diez franceses se ubica en las antípodas de las pretensiones de la OTAN. 
 En el ágape brindado a los periodistas que cubrieron la Cumbre en el Mellon Auditorium, a escasos 200 metros de la Casa Blanca, un periodista nacido en San Petersburgo –entonces Leningrado– comentó: “Sucede que la Federación Rusa no tiene día de la independencia. Es que nunca fue sometida y nunca dependió de nadie”. 

 Jorge Elbaum
 11 de julio de 2024

Cumbre de la Otan: expansionismo “Nato”


La cumbre se realiza en Washington

 “Amplié la Otan, fortalecí la Otan. Me aseguré de que estemos en una posición en la que tengamos una coalición de naciones alrededor del mundo para lidiar con China, con Rusia, con todo lo que está sucediendo en el mundo”, dijo en una entrevista televisiva el presidente norteamericano Joe Biden, en el marco de la cumbre de la alianza atlántica en Washington que celebra en estos días los 75 años del organismo. Biden tiene sus razones para el autobombo: con su candidatura desafiada desde sectores del establishment (como New York Times y The Economist) y del propio Partido Demócrata, que no solo ponen en duda su capacidad para derrotar a Donald Trump en noviembre sino sobre todo para gobernar cuatro años más, busca dar una señal de vigor para relanzar su carrera reeleccionista. En otra entrevista, el mandatario pidió expresamente que se lo juzgue por su desempeño en esta cumbre que se encuentra en desarrollo, en vez de por su tropiezo en el debate con el magnate. 
 La frase de Biden resume los objetivos y temores de la Otan (Rusia y China) y su expansionismo “nato”, si uno se permite jugar con las palabras (Nato son las iniciales en inglés de la alianza). La alianza militar es una pieza fundamental en los propósitos del capital imperialista de proceder a una colonización económica en gran escala de los ex Estados obreros. 
 Tras el estallido de la guerra en Ucrania, la Otan sumó a Finlandia y Suecia como socios, lo cual brinda al club imperialista una plataforma sobre el Báltico (la isla de Gotland) clave en un potencial enfrentamiento directo con el Kremlin. Biden se jacta de esta ampliación y del incremento del gasto militar: en los últimos dos años, se duplicó el número de miembros de la Otan que cumplen o superan el piso fijado por los estatutos (el equivalente al 2 por ciento del PBI). Además, se fueron desplazando más tropas a Europa del Este, en la frontera con Rusia.
 La Otan nació en 1949, agrupando a 12 Estados (Estados Unidos, Bélgica, Canadá, Dinamarca, Francia, Islandia, Italia, Luxemburgo, Noruega, los actuales Países Bajos, Portugal y Reino Unido), y hoy cuenta con 32 miembros. En 1952 sumó a Grecia y Turquía (rivales entre sí), en 1955 a Alemania Occidental, y en 1982 a España. Pero el gran salto en el número de integrantes se dio tras la caída del Muro de Berlín, cuando plegó a algunos ex Estados obreros que antes habían sido parte del Pacto de Varsovia. En 1999, precisamente, se incorporaron Hungría, Polonia y la República Checa. En una oleada sucesiva, la de 2004, se integraron los países bálticos (Estonia, Letonia, Lituania), Eslovaquia, Eslovenia, Bulgaria y Rumania. En 2009 fue el turno de Croacia y Albania. En 2017, de Montenegro. Y en 2020, de Macedonia del Norte. 
 La Otan bombardeó la ex Yugoslavia y participó de las invasiones de Afganistán e Irak. Las propuestas de integrar a Ucrania y Georgia al club, terminando de configurar un cerco sobre Rusia, fueron uno de los detonantes de la actual guerra de Ucrania, donde Putin, no está de más aclararlo, pone en evidencia sus propios apetitos de dominio sobre el este europeo. 
 Aunque una membresía de Ucrania está descartada en el cónclave de Washington, ya que podría desencadenar una guerra abierta con el Kremlin (el artículo 5 de la Otan habilita a los Estados miembros a recurrir al auxilio del resto del club en caso de agresión, lo que podría ser invocado por Kiev), no se cierra la puerta a dar pasos en esa dirección y entregar mayor armamento. La semana pasada, el secretario general de la alianza, Jens Stoltenberg (que pronto será reemplazado en el cargo por el exprimer ministro holandés Rutte), dijo que la Otan proporcionó 43 mil millones de dólares anuales al régimen de Zelensky desde que empezó la guerra (El País, 9/7). El gobierno de Zelensky, quien se reunirá en forma bilateral con Biden esta semana, es un títere de la Otan. Además de los socios plenos, la cumbre tiene como invitados a Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda, claves en la disputa con China. En paralelo, Beijing y Bielorrusia iniciaron ejercicios militares conjuntos. 
 La cumbre de la alianza atlántica es un eslabón más de las tendencias a una nueva guerra mundial. La reciente reunión internacionalista realizada en Buenos Aires con delegaciones de diez países discutió un plan de acción frente al horror de la guerra imperialista y los gobiernos del hambre.

 Gustavo Montenegro

Frío y motosierra, un combo letal


En las últimas semanas han muerto más de 5 personas en situación de calle. 
 La pobreza y la indigencia crecieron inusitadamente. 

En las últimas semanas han muerto más de 5 personas en situación de calle, en medio de la ola polar y de un agravamiento inusitado de la pobreza. Un retrato de la incapacidad de la burguesía y sus gobiernos para satisfacer las necesidades más elementales de las masas. El número de personas sumidas en estas condiciones de miseria espantosa viene creciendo como producto de la política ajustadora que están llevando adelante Milei y sus secuaces, cuyos efectos negativos adquieren dimensiones más importantes al calor del agudizamiento de la crisis capitalista. 
 En la Ciudad de Buenos Aires han fallecido cinco personas y la vida de otra tuvo el mismo desenlace en Mar del Plata. Se trata de la contracara más barbárica del plan motosierra libertario. El país tiene la mayor desigualdad social de los últimos 16 años: los trabajadores son más pobres y una minoría capitalista más rica. Milei bate los peores récords. La pobreza ascendió al 55,7% en el primer trimestre del año y la indigencia al 18,3%. Esta realidad fue alimentada por la política antiobrera del gobierno nacional, un coctel explosivo de devaluaciones, tarifazos, despidos y recortes presupuestarios. 
 Miles y miles de trabajadores se han sumado a las filas del ejército de personas que viven en situación de calle. Estamos ante un fenómeno que se extiende por todo el país. CABA es uno de sus epicentros, con más de 8.000 trabajadores en estas condiciones según RENACalle –las cifras que maneja el gobierno de Macri están tergiversadas–; en Santa Fe aumentó entre un 30 y un 35% la cantidad de personas sin techo; Jujuy, Córdoba, Mendoza, Buenos Aires, Río Negro, Salta y Neuquén son otras de las provincias en las cuales un sector cada vez más creciente de la población viene padeciendo esta situación y reclamando asistencia alimentaria. 
 La mayoría de estas personas trabaja en la informalidad, fundamentalmente como cartoneros o carreros. Están expuestas no solo a la peor violencia, esto es, la desposesión total, sino también al verdugueo y la represión de la policía. Asimismo, sufren problemas de salud mental. Y si se ven obligadas a tomar un terreno para tener un techo los gobiernos las desalojan con la fuerza del aparato represivo, enviándolas nuevamente a la calle. Para las mujeres es mucho más difícil atravesar esta situación porque en general son las que deben cuidar niños y a menudo sufren violencia de género o son empujadas a las redes de prostitución. Entretanto, los gobiernos desmantelan o ajustan los dispositivos de asistencia. 
 Mientras esto ocurre, el gobierno de Milei recorta el presupuesto de obra pública y rechaza llevar adelante un plan de construcción de viviendas para que todos los trabajadores del país tengan un hogar. Está empeñado en satisfacer los intereses de las inmobiliarias, a las que benefició con la derogación de la Ley de Alquileres, que terminó por disparar el precio de las viviendas privando a millones del acceso a un techo y empujando a muchos otros a mudarse a la periferia, a volver a vivir con sus padres, o directamente a la calle. Esta política en beneficio de los especuladores inmobiliarios y de ataque contra el derecho a la vivienda es replicada por todos los mandatarios provinciales.
 El déficit habitacional afecta a millones de personas; la mitad de los hogares atravesados por esta realidad se concentra en la Ciudad y en la provincia de Buenos Aires. Según Cyntia Goytía, directora del Centro de Investigación en Política Urbana y Vivienda de la Universidad Torcuato Di Tella, aproximadamente uno de cada cuatro hogares enfrenta algún problema de vivienda. “Con 16 millones de hogares en el país, el déficit cuantitativo –necesidad de un nuevo hogar– afecta a alrededor de un millón y medio de hogares, mientras que un 15% enfrenta déficit cualitativo –falta de servicios básicos–”, sostuvo (El Cronista, 16/4). Por otro lado, más de 23 millones de argentinos no tienen conexión a alguno de los servicios de red (gas natural, cloacas y agua corriente). 
 En paralelo, mientras la ola polar no da tregua, el gobierno se apresta a aplicar nuevos aumentos en las tarifas de gas y luz. Esto obligará a muchos trabajadores a reducir el consumo de estos servicios, volviéndolos más vulnerables frente al clima. Al mismo tiempo, el precio de la garrafa de gas, de la que dependen muchas familias para calefaccionar sus hogares, ha aumentado. Milei y sus colaboradores son verdaderos criminales. Los capitalistas, para los cuales ejercen el poder tanto el bufón libertario como los gobernadores peronistas y radicales, viven del trabajo ajeno –y gozan de numerosas prebendas económicas e impositivas– y seguros en sus residencias de lujo. 
 Que la crisis capitalista no la sigan pagando los trabajadores. Derrotemos a Milei y a todos los ajustadores con la huelga general. 

 Nazareno Suozzi

miércoles, julio 10, 2024

El negocio del prejuicio: sexo, racismo y miedo


En Estados Unidos, diferentes grupos de atletismo femenino (desde fútbol hasta el tenis) han luchado por una equiparación de salarios con sus colegas hombres desde los años 70s.[i] Según el imperio del mercado que rige no sólo la economía de los países sino sus formas de pensar y de sentir, la diferencia se justificaría por la ley de la oferta y la demanda. La misma ley que hasta no hace mucho justificaba que las mujeres pagasen más en seguro médico que los hombres porque requerían algunos cuidados particulares relacionados a su aparato reproductivo. En gran medida todavía es así.[ii] Necesitan más servicios, que paguen más. Pero aceptar que las sociedades y la existencia humana se organicen completamente bajo las leyes del mercado es, por lo menos, cuestionable y arbitrario. 
 En 2022, las jugadoras de fútbol estadounidense lograron un sonado triunfo en una demanda por la igualdad salarial, por la cual se resolvió que recibirían 24 millones de dólares y un compromiso de la federación de fútbol para igualar los salarios de las selecciones nacionales masculina y femenina.[iii] La base razonable de estas reivindicaciones ha sido calificada o descalificada como feminista. Ahora, como es bien sabido, el machismo como cultura y el patriarcado como sistema no dependen sólo de los hombres sino de las mujeres también. En este sentido, algunos grupos de atletas mujeres han logrado comercializar su fama mal pagada en los deportes con actividades en redes sociales, las cuales les proveyeron, en algunos casos, de millones de dólares de ingreso. ¿Cómo? Explotando su propia explotación y, de paso, perpetuando la tiranía del patriarcado. Un sistema siempre paga muy bien a sus defensores, y ningún defensor de la esclavitud más efectivo que unos pocos esclavos con privilegios. Las atletas que se hicieron millonarias en las redes sociales explotaron el principio ancestral y comercial de lo que un informe del New York Times subtituló, “El sexo vende”.[iv] Por un lado tenemos las justas reivindicaciones de igualdad y por el otro el triunfo de las reglas del mercado que favorece la cosificación sexual de las mujeres. Es el caso de Olivia Dunne, gimnasta del equipo femenino del estado de Luisiana, quien se encuentra en camino de alcanzar la cifra de dos millones de dólares a través de sus poses sensuales en sus cuentas de Instagram y TikTok. Los mismos casos de las gimnastas Sunisa Lee y Paige Bueckers o basquetbolistas como las mellizas Cavinder además de una decena de otros casos. La comercialización de la propia imagen se disparó cuando las leyes dejaron de limitar su uso a las universidades para las cuales compiten los atletas. 
 Por un lado, las leyes resuelven un problema de justicia individual y por el otro consolidan una ideología, la del mercado, y una cultura, la del machismo que cosifica a las mujeres jóvenes y confirma la comercialización de la existencia humana y la explotación del mercado de sus instintos ancestrales, en este caso el sexo del otro.
 Internet en general y las redes sociales en particular basan su negocio en los bajos instintos humanos. El gran mercado sabe que tiene más para ganar de los bajos instintos (miedo, ira, sexo, venganza) que de los sentimientos elevados (amor, justicia, solidaridad). El mercado del miedo, por ejemplo, es uno de los más lucrativos. Miedo a un ataque exterior (musulmanes, inmigrantes pobres, marcianos), miedo a que nos roben la identidad, miedo a perder el trabajo, miedo a que gane el adversario en las elecciones presidenciales, miedo a una crisis económica, miedo a los de abajo, miedo a los virus en Internet, miedo a abrazar, miedo a mirar al otro a los ojos… Aunque la estabilidad es una de las condiciones de una sociedad desarrollada (la palabra crédito procede de creo, creer en el otro), la inestabilidad y la incertidumbre son motores del sistema capitalista. Si un trabajador no temiese perder su trabajo y, con él, en un efecto dominó, su seguro de salud, su casa y su familia, no trabajaría como un esclavo; no sería tan dócil y diría lo que realmente piensa de su jefe y del sistema. La industria del miedo domina gran parte del mercado y sus productos se clasifican todos como seguros: seguro de salud, seguro de accidente, seguro contra incendio, seguro de vida. Si no fuese por los ejércitos de programadores de virus digitales, las poderosas industrias de antivirus no serían tan poderosas. Si no fuese por el miedo al crimen y la inseguridad urbana, la policía y el aparato represivo del Estado no sería tan importante. Si no fuese por el miedo a los de abajo, los de arriba no consolidarían su vampirización de la clase media.
 Todo personaje que triunfe en las redes sociales, sea un político, un periodista o un “influencer” debe tener algo o mucho de negativo; algo o mucho ridículo en su personalidad o en su personaje; algo que exaspere a todo el mundo alrededor y dentro de su esfera de influencia. El mecanismo psicológico del consumidor post capitalista no es muy sofisticado: 
 1. El enunciado sin base racional, estadística o histórica produce la indignación del lector circunstancial. 
 2. Como una mosca que cae en una telaraña, el lector sensato reacciona tratando de rebatir el absurdo con varias respuestas que siguen a los contraargumentos, cuando no insultos.
 3. Los seguidores del personaje ridículo lo admiran por su capacidad de poner furiosos a sus adversarios, que son los adversarios dialécticos de sus seguidores. El troll, real o involuntario, se convierte en su propio personaje alentado por las reacciones recibidas. 
 4. Como lo definiera el mismo Joseph Goebbels, “la propaganda debe reconducir la agresión especificando los objetivos del odio”.[v]
 De esta forma, lo que para los mismos personajes ridículos eran afirmaciones no meditadas, se convierten en signos y prueba de éxito: la burla efectiva de un ser superior. Esto explica por qué gente medianamente inteligente admira o, por lo menos, consume la ilimitada producción de gente con problemas psicológicos, como Nikocado Avocado, gente con serios problemas intelectuales, influencers de Youtube y TikTok, o personajes llanamente tóxicos y sin contenido, como frecuentemente inexplicables políticos populares. Así, las moscas, que poseen la capacidad de volar y de ver con miles de ojos, terminan en el excremento o en la telaraña, donde son chupadas lentamente por la tejedora de ocho patas.
 En 2014, un estudio realizado por profesores de la Universidad de Beihang de Pequín sobre 200.000 usuarios de la plataforma Weibo (similar a Twitter, con más de 500 millones de usuarios), concluyó que los mensajes que contenían rabia viajaban más rápido, llegaban más lejos y tenían una influencia mucho mayor que otras emociones como la alegría.[vi] En 2015, otro equipo de científicos, con la autorización de Facebook, manipuló durante una semana las noticias a la que 700.000 usuarios eran expuestos. A un grupo de usuarios se los expuso a noticias negativas y al otro a noticias positivas. No es necesario ser un genio para predecir el resultado. El primer grupo mostró mayores alteraciones en su humor. Sólo esta simple comprobación puede hacer sonar las alarmas de psicólogos y educadores, pero también hace frotar las manos de quienes entienden que el interés y los beneficios personales son el interés y los beneficios del resto de la sociedad. 
 La indignación no es mala, todo lo contrario, pero cuando es un instrumento de manipulación del poder (en este caso, del poder de los negocios) entonces no solo es mala sino perversa e inmoral. 
 No es una ironía sino una consecuencia entendible, el hecho de que múltiples estudios indican que existen vínculos entre el uso excesivo de las redes sociales y la depresión, la soledad y una serie de otros problemas psicológicos. En Gran Bretaña, por ejemplo, los adolescentes pasan un promedio de 18 horas a la semana en sus teléfonos, en gran parte usando las redes sociales. Otro estudio relacionan el uso de las redes sociales durante un período de cuatro años con un aumento de la depresión entre los jóvenes de secundaria y preparatoria.[vii] Otros estudios encuentran que la limitación a solo 30 minutos de redes sociales en los adolescentes muestran una mejoría en el nivel de soledad y depresión alcanzado luego de varias semanas.[viii]
 En noviembre de 2017, el creador de Napster, primer inversionista y presidente fundador de Facebook, Sean Parker, dijo que su red social masiva se aprovechaba de “una vulnerabilidad de la psicología humana para atraer y retener la atención de los usuarios”. El objetivo es “cómo consumimos la mayor cantidad posible del tiempo del usuario capturando su atención”, lo cual “significa que debemos proveerle de un poco de dopamina cada tanto, sea porque a alguien le gustó o hizo un comentario de una de sus fotos, de una de sus publicaciones o lo que sea”.[ix] Esta dopamina artificial, como la cocaína y como cualquier otra droga inevitablemente conduce a la depresión y la dependencia. La cual no es una predicción ni una conjetura sino un dato relevado por diferentes estudios sobre los efectos de las redes sociales. Parker, como todos los billonarios con algún cargo de conciencia, es un conocido filántropo. 
 Jean Twenge, profesora de psicología en la Universidad Estatal de San Diego, en 2021 afirmó que “la evidencia que muestra un claro vínculo entre el uso de las redes sociales y la depresión es bastante definitiva en este momento. Los estudios más abarcativos y mejor realizados que tenemos, muestran que los adolescentes que pasan más tiempo en las redes sociales tienen más probabilidades de estar deprimidos o infelices”.[x] Cuando en marzo de ese mismo año la representante demócrata de Florida, Kathy Castor, en la interpelación del Congreso al dueño de Facebook, Mark Zuckerberg le preguntó, si estaba familiarizado con un estudio de 2019 que encontró que el riesgo de depresión en los niños aumenta con cada hora diaria que pasan en las redes sociales, Zuckerberg simplemente respondió que no.
 A pesar de las dimensiones psicológicas y hasta ancestrales que podemos rastrear de las conductas sociales y post sociales, existen notables diferencias culturales. No es un secreto académico, por ejemplo, que regiones como las Américas son las más desiguales del mundo, no por casualidad, las más violentas del mundo. En regiones con densidades de poblaciones varias veces mayores, como en Asia, a contramano de las percepciones, miedos y estereotipos occidentales, la criminalidad es relativamente muy baja. Aparte de las obscenas diferencias sociales del continente americano y, sobre todo latinoamericano, existen diferencias culturales―para no entrar en la discusión sobre del banco genético e histórico que lo compone, según las oleadas de conquistadores e inmigrantes que lo poblaron.
 Pero ha sido este mundo, sobre todo los valores del Estados Unidos anglosajón, el que, desde mediados del siglo XIX, ha exportado y diseminado su propia cultura como la forma de hacer correctamente las cosas, como la forma de juzgar la belleza, el bien y la justicia. 
 Un estudio en Canadá realizado en 40 millones de tweets (no se consideraron los bots) encontró que los canadienses tienden a escribir más palabras positivas que los estadounidenses. Los tweets canadienses abundaron en palabras como “genial”, “increíble”, “impresionante” y “gracias”, mientras que los estadounidenses prefirieron expresiones como “odio”, “extraño”, “aburrido”, “cansado”. Una hipótesis que lo acompaña propone que las palabras no reflejan el estado de ánimo sino la forma en que uno decide hablar.[xi] Una hipótesis al margen de los datos concretos. “En Estados Unidos, por ejemplo, la mayoría de las personas afirman que les gusta sentirse emocionadas, felices y positivas. Sin embargo, investigaciones han encontrado que los usuarios de las redes sociales de ese país son más influenciables por publicaciones que expresan ira, rabia y otras emociones negativas”.[xii] Ni la filosofía del Ubuntu ni la búsqueda del equilibrio o de la paz del Nirvana están en el corazón de la ansiedad anglosajona. No por casualidad sus tribus saltaron de sus islas y de sus minúsculos feudos para someter el mundo a fuerza de fanatismo y cañón que llamaron libertad y democracia. 
 No sólo los negocios y la cultura del consumo están compuestos de una dosis de ideas racionales y nueve de puras emociones (miedos y deseos), sino la política también. Mejor dicho, la política electoral, ya que la gran política es parte del negocio de quienes están en el poder de los grandes negocios, la cual se nutre de inversiones (donaciones) y retornos concretos (leyes escritas por los mismos donantes) y rara vez están en disputa por una simple elección nacional.[1] 
 En lo que se refiere a la naturaleza de las redes sociales, la emoción de la “política electoral” y de la batalla dialéctica es el único factor capaz de convertir algo, lo que sea, en un fenómeno viral. El fenómeno viral es provocado y produce la fiebre dialéctica y sus consecuencias: la ira, la reacción, el odio y otros hilos pegajosos donde las moscas se enredan más y más a la espera de su salvador. 

 Jorge Majfud | 08/07/2024

 [1] Aunque no es una idea nueva, en 2018 el USAToday y el Center for Public Integrity, publicaron una interesante serie de datos que demuestran la práctica de las grandes corporaciones que escriben las leyes que los legisladores proponen y aprueban. Uno de esos informes se titula, por ejemplo “Copy, paste, legislate. How Laws Are Written by Corporations and Interest Groups, Explained Visually”, abril 2019.
 ‌ [i] Lakritz, T. (26 de agosto de 2021). “Athletes who have fought for equal pay in women’s sports”. Insider. http://www.insider.com/athletes-olympians-equal-pay-womens-sports#billie-jean-king-was-a-champion-of-equal-pay-in-womens-sports-in-the-1970s-1 
 [ii] Romaine, J. (2022, March 11). “Single women spend more on health insurance than single men, study says”. The Hill, 11 de marzo de 2022. 
 [iii] “U.S. Soccer and Women’s Players Agree to Settle Equal Pay Lawsuit”. (2022). The New York Times. http://www.nytimes.com/2022/02/22/sports/soccer/us-womens-soccer-equal-pay.html
 [iv] “New Endorsements for College Athletes Resurface an Old Concern: Sex Sells”. (2022). The New York Times. http://www.nytimes.com/2022/11/08/sports/ncaabasketball/olivia-dunne-haley-jones-endorsements.html 
 [v] “Propaganda – Goebbels’ Principles.” Smu.edu, 2022, http://www.physics.smu.edu/pseudo/Propaganda/goebbels.html. 
 [vi] Fan R, Zhao J, Chen Y, Xu K (2014) Anger Is More Influential than Joy: Sentiment Correlation in Weibo. PLoS ONE 9(10): e110184. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0110184
 [vii] “Is Social Media Threatening Teens’ Mental Health and Well-Being?” Columbia University Irving Medical Center, 20 May 2021, http://www.cuimc.columbia.edu/news/social-media-threatening-teens-mental-health-and-well-being.
 [viii] “No More FOMO: Limiting Social Media Decreases Loneliness and Depression | Journal of Social and Clinical Psychology.” Journal of Social and Clinical Psychology, 2018, guilfordjournals.com/doi/10.1521/jscp.2018.37.10.751.
 [ix] “Sean Parker: Facebook Takes Advantage of ‘Vulnerability in Human Psychology.’” Cbsnews.com, CBS News, 9 Nov. 2017, http://www.cbsnews.com/news/sean-parker-facebook-takes-advantage-of-vulnerability-in-human-psychology/.
 [x] “Facebook Calls Links to Depression Inconclusive. These Researchers Disagree.” NPR.org, 18 May 2021, http://www.npr.org/2021/05/18/990234501/facebook-calls-links-to-depression-inconclusive-these-researchers-disagree#:~:text=A%20study%20he%20published%20last,over%20that%20same%20time%20period. [xi] Snefjella, Bryor, et al. “National Character Stereotypes Mirror Language Use: A Study of Canadian and American Tweets.” PLOS ONE, edited by Ryan L Boyd, vol. 13, no. 11, Nov. 2018, p. e0206188, https://doi.org/10.1371/journal.pone.0206188. [xii] “A Stanford Study of Japanese and U.S. Twitter Users Sheds Light on Why Emotional Posts Are More Likely to Go Viral.” Stanford.edu, 8 Sept. 2021, news.stanford.edu/press-releases/2021/09/08/cultural-values-ral-social-media/. 

 Resumen de un capítulo del libro Moscas en la telaraña (2023)

Jorge Altamira en MartinGala Parlamentaria (05/07/24)

Acto Internacional: ¡Abajo los gobiernos de la guerra y el hambre! // Gabriel Solano

La estafa de Milei al desnudo

La Milei francesa fue derrotada, la izquierda salta al primer lugar


La importancia de movilizar con una agenda de los trabajadores.

 En un nuevo giro en la situación de Francia, el frente de la izquierda institucional -Nuevo Frente Popular- se alza como primera minoría tras el balotaje legislativo, quedándose con cerca de 200 de los 577 escaños. 
 La ultraderecha de Marine Le Pen y su delfín Jordan Bardella, que habían sido la fuerza más votada la semana pasada, reciben un golpe y solo logran unos 130 o 140 diputados, retrocediendo al tercer lugar. 
 Las fuerzas que responden al actual presidente Emmanuel Macron quedan segundas con sus 160 representantes. Casi cien menos que en el periodo anterior. 
 El Nuevo Frente Popular (un acuerdo entre La Francia Insumisa de Jean-Luc Mélenchon, el Partido Socialista, el Partido Comunista, los Verdes y otros) operó como el recurso electoral que tuvieron a manos millones de trabajadores y activistas para sacarse de encima a la ultraderecha más rancia. 
 Pocos días atrás, el Nuevo Frente Popular había llegado a un acuerdo por un Frente Democrático, retirando sus candidaturas de aquellas circunscripciones donde eran terceros en favor de Macron. Pero debe decirse que el rendimiento de la izquierda fue superior a la de los macronistas, ganando la mayoría de sus duelos, especialmente en su versión más radical con los seguidores de Mélenchon. Su fuerza, La Francia Insumisa, contará con la mayoría de los escaños del bloque.
 El discurso triunfal de Jean-Luc Mélenchon fue una convocatoria explícita a movilizarse en defensa del lugar obtenido. Afirmó que los resultados dictaminan que su fuerza debe colocar primer ministro. Y que, una vez en el cargo, gobernaran por decreto para hacer efectivos los ejes de su programa. Aumento del salario mínimo, retiro de la reforma jubilatoria, convocatoria a paritarias por rama (una virtual vuelta atrás de la reforma laboral). En política exterior, reconocimiento del Estado palestino.
 El evento cerró cantando la Internacional. Poco después de finalizar el acto, la policía de Macron reprimió con bestialidad a los manifestantes que aún continuaban en la plaza. La carátula mediática fue “disturbios”. 
 Hacia adelante, el punto nodal será la elección del primer ministro. La nueva Asamblea Nacional sesionará el 18 de julio. Pero, sin mayorías claras, están abiertas múltiples combinaciones. 
 Un primer recuento de los escaños, en base a los acuerdos previos, debería dar lugar a un primer ministro de La Francia Insumisa de Jean-Luc Mélenchon, la fuerza mayoritaria del Nuevo Frente Popular, con el voto positivo del macronismo. Pero no es claro aún que la burguesía esté dispuesta a permitir ese paso –al menos no sin garantías muy firmes. 
 Durante los próximos días asistiremos a todo tipo de chantajes para que, en nombre de la concordia, se acepte una candidatura de conceso. Si fracasa, queda en el aire el planteo de un gobierno técnico, como ocurrió en Italia. 
 Debe notarse que fue el intenso nivel de presión popular contra la ultraderecha lo que llevó a sectores enrolados en la fuerza política de Macron, a último momento, a virar de su posición original de ambigüedades y desistir de sus candidaturas donde había salido tercero. 
 El resultado electoral ahonda la crisis política. Se trata de lo contrario a su objetivo original. Macron, en una jugada temeraria, había convocado elecciones anticipadas para forzar un realineamiento en torno suyo contra la ultraderecha de Le Pen. Pero el escenario se dio vuelta y es ahora la izquierda la que capitalizó la pelea contra la ultraderecha. Es un fracaso de la campaña del presidente francés “contra los extremos”.
 El Nuevo Frente Popular, a pesar de tener en la agrupación de Mélenchon planteos más radicales que muchos de sus pares europeos, no es una fuerza revolucionaria ni de independencia de clase. Su programa no toca en forma decisiva al gran capital. Tampoco se propone un combate en regla contra los fachos. En torno a Ucrania, defiende el envío de tropas, al igual que los puntos nodales de la política colonial francesa.
 La derrota de Le Pen en las elecciones francesas se suma a la de los conservadores en Reino Unido -dos ídolos de Javier Milei. Esta última dio lugar, por su parte, a un triunfo arrollador de los laboristas. Estamos frente a un escenario volátil, con giros a derecha y también a izquierda. La crisis en Francia, sin mayorías claras y con una victoria frentepopulista, podría generar un cuadro de movilizaciones, tal como ya vimos con la lucha contra la reforma jubilatoria. 
 El desafío para los revolucionarios en Francia pasa por intervenir en este nuevo escenario con una agenda de la clase obrera. Entran en primer plano las reivindicaciones de los trabajadores. Para ser satisfechas, no basta con promesas, sino que será necesario rebalsar el marco electoral en el cual hoy están comprimidas y golpear al capital a través de la acción directa y pavimentando el camino de la huelga general.

 Luciano Arienti

La puesta en escena de un gobierno en crisis y el espectro de sus cómplices


Este martes, en vísperas de la firma del Pacto de Mayo, a las 12 de la noche, con 5° de temperatura y el centro de Tucumán militarizado, la policía, impidiendo un festival de protesta, detuvo 3 compañeros y hostigó el acto unitario que realizó toda la izquierda y las organizaciones piqueteras. A los firmantes, el presidente los hizo vestirse de negro como para reafirmar su sometimiento. A la una de la mañana terminó el discurso de Milei con el gobernador Sáenz, que se durmió; todos los protagonistas se aburrieron y padecieron el frío. Milei leyó muy mal su discurso al mismo tiempo que se quejó de las dificultades de lecto-escritura en la educación primaria. 
 En las horas previas, los editoriales de los diarios oficialistas ya hablaban de un pacto devaluado que venía de un fracasado intento en mayo. En efecto, se destacaron las ausencias de los miembros de la Corte, de la CGT, del bloque de Pichetto y de las cámaras empresarias. Al final del día fue notoria la ausencia de la vice Villarruel, que sin embargo está participando hoy del desfile militar. 
 El día de la pomposa firma del pacto, el dólar alcanzó los $1.450; una expresión de la creciente puja de sectores capitalistas por una devaluación de inevitables consecuencias inflacionarias. Si pasa esto asistiríamos a un nuevo fracaso del gobierno, que presenta como éxito haber “bajado” la inflación. A esto se suman los datos de una brutal recesión económica, y la renuncia de Fausto Spotorno, uno de los asesores económicos estrella, afirmando que no habrá rebote de la economía. La semana había terminado en Tucumán con despidos en la automotriz Scania, luego de una larga serie de retiros, algo que está ocurriendo en esa industria en todo el país. 
 Hemos analizado en Prensa Obrera el contenido antiobrero y antinacional del pacto. Del texto final se excluyó cualquier mención a una reforma política justo cuando el gobierno venía anunciando su intención de eliminar las Paso e instalar un régimen de boleta única. Un acuerdo en este punto está mas lejos que nunca. Es que tras la aprobación de la Ley Bases se agudizó la crisis en todas las fuerzas del régimen político. Bullrich quedó en franca minoría en el PRO con su intento de fusión con LLA y se multiplican los choques en la interna del PJ y el radicalismo. El gobernador K Zamora terminó firmando junto a Sáenz, Jaldo y Jalil, que ya habían saltado el charco. 
 En su discurso, Milei terminó anunciando que crearía un “Consejo de Mayo” (sic) para transformar en proyectos de ley los enunciados de los 10 puntos. No parece que la firma del pacto haya sido un avance en viabilizar este paquete ya que crece la atomización en la oposición dialoguista, que le permitió luego de muchas crisis sacar la Ley Bases. 
 En esta línea, con su ausencia, la Corte, que viene siendo cómplice del ajuste del gobierno al dejar dormir el tratamiento del DNU 70, busca condicionar una negociación sobre la nueva integración y eventual ampliación de sus miembros, rechazando la incorporación de Lijo.
 Por el lado de la CGT, la ausencia de todas sus facciones, que de alguna u otra forma ayudaron a que salga la Ley Bases, incluida la peor reforma laboral de las últimas décadas, debe entenderse como un intento de condicionar una negociación sobre los términos de nuevos avances en la reforma laboral. Los sindicatos tucumanos, incluido ATE, mantuvieron ayer un silencio cómplice con Milei, Jaldo y su pacto.
 Al dar fundamentos sobre el punto referido a educación, sin referencia a la educación universitaria en un país donde se acaban de movilizar 1 millón de personas en su defensa, Milei reforzó la línea de ataque a la educación pública, cuestionó la orientación de las carreras universitarias y explicó que su enfoque es la educación para el trabajo, sintetizado en el concepto “educación útil”. Dejó nuevamente planteado un ataque en regla a la profesión docente y a la libertad de cátedra, exigiendo una educación que defienda el capitalismo, ya que, según dijo, la educación actual partiría de una crítica del sistema. 
 La iniciativa del Partido Obrero en todo el NOA para desarrollar actos de oposición obrera al pacto tuvo su repercusión. El acto de Tucumán, que fue el más numeroso y reunió a una parte de las organizaciones de desocupados que acompañaron al gobierno de Fernández, se hizo bajo la consigna central de “preparar la huelga general para derrotar a Milei” y con una denuncia de la complicidad de los gobernadores del PJ. Contribuimos a presentar una agenda obrera contra el ajuste, y una clarificación indispensable sobre el rol de los gobernadores, que se presentan como victimas del ajuste nacional siendo que son sus entusiastas ejecutores en sus provincias y que adhieren a cuestiones centrales como el Rigi, que habilita el saqueo de los recursos naturales de las provincias más grande de la historia. 

 Claudio Del Plá

El desfile militar del 9 de julio es una intimidación represiva del gobierno ajustador


El gobierno derrocha recursos desplegando militares, en medio de recortes en los Espacios para la Memoria.

 El gobierno nacional realizará este martes 9 de julio un desfile militar, en razón de un nuevo aniversario de la independencia nacional, con un despliegue de más de 7.000 efectivos de las Fuerzas Armadas y de Seguridad. Se trata de un derroche de recursos para montar una intimidación represiva más de este gobierno, con decenas de despidos en los Espacios para la Memoria como contracara. 
 Con esta iniciativa el gobierno da un nuevo paso en la dirección e intentar lavarle la cara a las fuerzas militares, refrendándolas ante la población, mientras vacía los Espacios para la Memoria para favorecer la orientación negacionista y de impunidad para los genocidas. 
 El despliegue de miles de militares este 9 de julio importa una demostración de fuerza ante la población, luego de que la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, haga lo suyo con las fuerzas de seguridad federales en cada movilización y manifestación pacífica, en lo que hace a un gobierno que se ha caracterizado por el estilo de una “democracia de infantería”.
 Esto se da en el marco de más de 50 despidos vinculados al área de Derechos Humanos, y particularmente a la Dirección Nacional de Sitios y Espacios de Memoria (27 cesantías) responsable de las actividades pedagógicas y la preservación de los ex centros clandestinos de detención como lugares para la reflexión y conciencia de la actividad criminal de la última dictadura cívico militar y el terrorismo de Estado. 
 Esto a su vez fue denunciado por distintos referentes políticos y de los DD.HH. en la última Ronda de Las Madres de Plaza de Mayo, donde también se exigió por la liberación inmediata de los cuatro detenidos por la represión policial contra quienes se manifestaron en rechazo a la Ley Bases frente al Congreso de la Nación.
 El dirigente nacional del Partido Obrero y legislador porteño Gabriel Solano señaló que “hacer un desfile militar el 9 de julio no solo es un derroche de recursos cuando “no hay plata”, es una provocación de un gobierno que quiere intimidar al pueblo escenificando una militarización mientras echa a los trabajadores de los espacios de memoria”. 
 Estamos ante un gobierno defensor a ultranza de los militares golpistas, como así lo expresa la vicepresidenta Victoria Villarruel, amiga del genocida Rafael Videla. O las recientes declaraciones de Milei en Brasil, en respaldo a Jair Bolsonaro, señalando que el líder derechista que viene de intentar un golpe militar sería un “perseguido político”. O reclamando por la libertad de los golpistas en Bolivia. 
 La intención del gobierno es que las fuerzas armadas puedan volver a participar de la represión interna en la Argentina, para intentar evitar una escalada social como producto del agravamiento de las consecuencias sociales y económicas nefastas de las políticas de ajuste del gobierno. 
 Gabriel Solano también manifestó que “Milei, Bullrich y Petri insisten en que las Fuerzas Armadas del Ejército son los guardianes de la patria, pero en realidad son unos de los responsables del máximo hundimiento del país con una dictadura militar asesina, la destrucción de la economía y la deuda contraída. Este desfile militar ya tuvo un primer paso cuando asumió Milei y por lo tanto es otra escenificación fascistoide de parte de su gobierno”. 
 Reclamamos la inmediata reincorporación de los trabajadores despedidos y el normal funcionamiento de los Espacios para la Memoria. Ningún desfile militar ni reconciliación con los genocidas. Basta de represión; liberación inmediata de los detenidos por manifestarse y cese de las causas armadas contra luchadores y militantes. 

 Marcelo Mache