miércoles, abril 17, 2024

🔴 La Lucha Palestina, 100 años de conflicto / Charla-Debate

El poder y la elocuencia terraplanista


En 2005, no sin perplejidad, descubrí que para algunos de mis estudiantes en la Universidad de Georgia el argumento más sólido e incontestable consistía en que algo “es verdad porque yo lo creo”. La perplejidad se multiplicaba por varias razones. Las razones del origen de semejante argumento y su actual y devastador efecto en las sociedades del Norte y del Sur, también. 
 Por entonces, yo era un asistente de cátedra y, a su vez, estudiante de posgrado que había llegado con su esposa y sesenta dólares en el bolsillo un par de años antes, golpeado por la masiva crisis neoliberal del Cono Sur. Con un salario mínimo, pero con los estudios cubiertos por la universidad, vivimos varios años por debajo del nivel oficial de pobreza, pero nuestra austeridad natural, el descubrimiento permanente (desde el salón de clase hasta las reuniones en los parques del campus con decenas de estudiantes de todos los continentes) habían convertido esas limitaciones, el exilio económico, la intemperie psicológica y la ausencia de cualquier ayuda económica en una experiencia más bien agradable e inolvidable. Lo mismo el placer por el estudio y la investigación, sin condiciones y sin la obsesión monetaria, que cada vez escasea más en las nuevas generaciones, según lo observo en mis nuevos estudiantes y en muchos jóvenes que encuentro en otros países.
 Por entonces, veníamos de un país pequeño, sin posibilidades de dictar ni imponerle nada a ningún otro (afortunadamente), pero todavía con una sólida tradición intelectual y pedagógica proveniente de la Ilustración, por lo cual el contraste con Estados Unidos fue evidente en todos los aspectos. Al menos por entonces, en Uruguay no era necesario ser universitario para poseer una sólida formación intelectual. La cultura y el ejercicio civilizado de la discusión crítica solían estar en los cafés, en los bares y las librerías callejeras. Para mí no hay dudas: eran muy superiores a lo que es hoy la educación comercializada y banalizada de las universidades más caras del mundo capitalista y postcapitalista. 
 Como anotaba al comienzo, uno de esos descubrimientos que me mantuvieron perplejo desde principios del siglo y por mucho tiempo fue el mecanismo dialéctico de los jóvenes que vivían en la potencia mundial (“es verdad porque yo lo creo”) y que se parecía mucho más al fanatismo político y religioso (supongamos que son cosas diferentes) que a alguna excelencia por el pensamiento crítico, científico e ilustrado al que, desde el Sur, yo asociaba con gente como Carl Sagan. Desde entonces, sospeché que este entrenamiento intelectual, esta confusión de la física con la metafísica (aclarada por Averroes hace ya casi mil años) que cada año se hacía más dominante (la fe como valor supremo, aun contradiciendo todas las pruebas objetivas) provenía de las majestuosas y millonarias iglesias del sur de Estados Unidos. Ya escribí sobre esto hace muchos años y no quisiera repetirme aquí.
 Ahora, los hábitos adictivos de las nuevas tecnologías, como mirar cada día cien micro videos y responder a cien opiniones antes de terminar de comprenderlas o de leerlas, pese a su brevedad y simpleza, ha destruido las capacidades intelectuales más básicas, desde la simple memorización de un poema o de un hecho histórico, desde la concentración serena en el intento de comprender algo con lo cual discrepamos, hasta el razonamiento de principios matemáticos básicos, como de proporción, de probabilidades o la ecuación más simple como una regla de tres.
 Es más, ya no sólo el estudio de la filosofía, eso que nos permite un diálogo civilizado con siglos anteriores de la humanidad, sino también las matemáticas son cuestionadas como “conocimiento inútil”. No generan dopamina ni dinero fácil e inmediato. No se considera que ambas disciplinas son un ejercicio intelectual insustituible para evitar convertirnos en plantas, en insectos dando vueltas en torno al fuego donde van a morir, en sanguijuelas pegadas a una pantallita luminosa esperando eternamente a que sangre un poco. 
 Pero sí se matan en el gimnasio para sacar músculos que se desinflan en dos semanas o afirmar las nalgas (muy bonitas, eso sí) para sacudirlas delante de un teléfono y ejercitar así su narcisismo en Instagram o TikTok. Ejercitar el músculo gris con un poco de lectura compleja es desacreditado como una pérdida de tiempo. Naturalmente, lo dicen porque lo creen y, además, tienen toda la fuerza del convencimiento del fanático―en este caso, laico. 
 Una forma que tiene el Narciso de las redes para defenderse del esfuerzo intelectual es etiquetándolo como “lavado de cerebro”. Es decir, acusar a los demás de lo que se sufre de forma objetiva y radical. Nos estamos aproximando a la realidad política de nuestro tiempo ¿no? Aún nos falta otro elemento central. 
 Debido a la cultura de la competencia y con el propósito de “elevar la autoestima” del niño que se revuelca en el piso porque no le compraron lo que quería, la psicología Disney se ha encargado de convencer a los hijos desde la tierna infancia de que son todos genios, de que sus opiniones son respetables por el hecho de ser suyas y que, por si fuese poco, tienen el derecho de no fracasar nunca. Que alguien los ayude a comprender que están equivocados se convierte en una ofensa intolerable que responden con una nueva pataleta. 
 Luego, como muchos nunca maduran en sociedades infantilizadas como las nuestras, responden con violencia. Primero violencia verbal, luego electoral y, finalmente, fascista. Como tampoco pueden hacerse cargo de su tan mentada libertad, culpan a los padres por haber sido padres en algún momento, en lugar de psicólogos y proveedores incondicionales de entretenimiento y felicidad eterna. Las opiniones de los Bambi y de los Tribilin (como que la Tierra es plana y el progreso del mundo se debe al infinito esfuerzo de individuos multibillonarios como Elon Musk) no solo deben ser respetadas, sino además deben ser consideradas verdades, verdades alternativas.
 Así, no sólo llegamos a una nueva Edad Media donde la verdad se basa en la fe, sino que hasta los terraplanistas han invadido como hordas la esfera pública y han tomado por asalto la política y los gobiernos. Ahora también van por las universidades, con ciertas posibilidades reales de éxito, sino por la destrucción vandálica de la privatización for profit, al menos por el desangrado a través del desfinanciamiento y de la pérdida de autonomía académica. 
 Argentina, por mencionar un solo caso. Las Lilia Lemoine, los Ramiro Marra y el mismo presidente Javier Milei son personajes que treinta años atrás ni siquiera hubiesen calificado para un casting de un programa humorístico como No toca botón. Todos hablan con elocuencia (Psicología Disney del hijo genio) porque su nivel de vacío e ignorancia es tan abrumador que ni siquiera les da para adoptar una mínima actitud de modestia (“Es verdad porque yo lo creo”). 
 Los otros de su especie espantapájaros que no alcanzan su visibilidad (otra palabra adoptada que me sorprendía en 2005), los votan los defienden a muerte, porque se sienten representados. Al menos en esto tienen razón: están más que bien representados en la dictadura del lumpeado.

 Jorge Majfud | 09/04/2024

George Orwell, de combatiente y cronista de la guerra civil española al escritor intempestivo


El autor de las novelas “Rebelión en la granja” y “1984” peleó en la guerra civil española enfrentando al fascismo entre 1936 y 1937. De esa experiencia nació su obra “Homenaje a Cataluña”, una crónica de los días de la revolución, de un escritor cada vez más vigente y contemporáneo. 

 “Al igual que cualquier otra persona que estuviera en Barcelona en aquellos momentos, sólo vi lo que ocurría en mi entorno inmediato, pero vi y oí lo suficiente como para poder contradecir muchas de las mentiras que han estado circulando”. [“Homenaje a Cataluña”, George Orwell] 

 George Orwell nació en la India el 25 de junio de 1903, que en ese entonces era una colonia británica, y ése fue el pseudónimo elegido por Eric Arthur Blair con el que pasó a ser conocido en la literatura política, tal como le gustaba llamar a sus obras. 
 En su adolescencia, siguiendo la tradición familiar, ingresó en la Policía Imperial y fue enviado a Birmania, colonia Británica, entre los años 1922 y 1927. Renunció a la fuerza real porque no soportaba la injusticia ni el colonialismo que imponía el Reino Unido a la población local. Volvió a Inglaterra y allí adoptó el nombre de George Orwell para no avergonzar a su familia, dando paso a las primeras armas del escritor. 
 Entre sus obras se encuentran Días en Birmania (1934), que es a la vez una obra autobiográfica y una crítica al imperialismo británico. Luego publicó La hija del Reverendo (1935), centrada en la historia de una mujer que encuentra su lugar en el mundo viviendo entre campesinos. 
 El autor, con un largo recorrido, peleó en la guerra civil española entre los años 1936 y 1937. Allí nació “Homenaje a Cataluña”(1938), en base a su experiencia en las Brigadas Internacionales de las que formaron parte miles de trabajadores que acudieron a luchar y dar su vida por la revolución de los trabajadores y campesinos pobres. 
 Por otra parte Orwell, fue el creador de dos de las más brillantes obras literarias del siglo XX: la fábula “Rebelión en la granja” (1945) y la distópica “1984” (1949), por lo indeseable de la sociedad autoritaria que describe. 

 La revolución obrera que inspiró al escritor intempestivo 

Como decíamos más arriba, George Orwell se alistó en las Brigadas Internacionales, en las milicias que dirigía el POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista), peleando del bando republicano que enfrentó a las tropas fascistas a cargo de Francisco Franco en el frente de Aragón, entre 1936 y 1937. Tales milicias constituían la llamada “División Lenin”. 
 Vale aclarar que el bando “republicano” estaba dirigido por el gobierno del Frente Popular que promovía la colaboración de clases, generando expectativas entre el pueblo de que la burguesía liberal iba luchar en defensa de la “democracia” y la “república”. Tal estrategia, de subordinación de la clase obrera a la burguesía, fue impulsada por la burocracia encabezada por Stalin desde la URSS. La burocracia soviética hablaba en nombre de la Revolución de Octubre de 1917 pero distorsionando su esencia. Así, impuso al Partido Comunista español la orientación de colaborar con la burguesía liberal dando por resultado el desarme de las milicias obreras y la devolución de la tierra que los campesinos habían tomado de los grandes terratenientes. En su “Homenaje a Cataluña” estos elementos van apareciendo de a poco en su crónica. Dice que las novedades políticas llegaban muy tarde y de forma muy superficial al frente de combate. Sin embargo, en uno de los permisos que le otorgaron para ir a descansar a Barcelona, logró captar las intenciones del gobierno “republicano”. La burguesía había levantado cabeza en 1937, había fortificado los recursos de la policía que no hacía otra cosa que realizar detenciones ilegales, clausurar periódicos de izquierda y perseguir a los anarquistas que a través de la CNT-FAI (Central Nacional de Trabajadores - Federación Anarquista Ibérica) controlaban la central de telefónica. En ese aspecto, su sensibilidad política no dejó lugar a dudas:  La situación era bastante clara: de un lado la CNT, del otro, la policía. No experimento ninguna simpatía particular por el ‘obrero’ idealizado, tal como está presente en la mente del comunista burgués, pero cuando veo a un obrero de carne y hueso en conflicto con su enemigo natural, el policía, no tengo necesidad de preguntarme de qué lado estoy.
 Fue testigo y protagonista de las jornadas de mayo en Barcelona, cuando el facismo parecía levantar cabeza y fue derrotado por el proletariado. Luego volvió al frente de Aragón y cuando menos lo esperaba, recibió un tiro en la garganta que casi termina con su vida. En su “Homenaje a Cataluña”, previo a ese drama, describe que pasó largas semanas y meses sin entrar en combate y cuenta que “cinco cosas son importantes en la guerra de trincheras: leña, comida, tabaco, velas y el enemigo” ya que ambos ejércitos permanecían estáticos, combatiendo más el frío que luchando entre sí.

 El día después de la guerra civil 

De una u otra manera, lo vivido en plena guerra civil española aparece reflejado en las obras “Rebelión en la granja” y “1984”, su experiencia quedó muy marcada en ambas producciones. En la primera los cerdos tienen muchas similitudes con la burocracia estalinista mientras que en “1984” notamos que la “Policía del pensamiento” junto a personajes que se dedican a destruir el lenguaje para que la mente de las personas no pueda “fallar” es decir para que directamente no puedan pensar, pasando por una maquinaria inmensa de falsificaciones de noticias. 
 En “Homenaje a Cataluña”, por ejemplo, notamos cómo la traición del estalinismo se va desarrollando con el correr de las páginas en los capítulos finales. Mientras que en Barcelona y las grandes ciudades el POUM había sido ilegalizado y disuelto por la fuerza por un supuesto “complot facista”, sus líderes y militantes eran encarcelados bajo la acusación de “Trotskismo”. Por otra parte, el POUM seguía combatiendo en las trincheras contra el verdadero facismo. En simultáneo George Orwell aún no se recuperaba de su herida en la garganta y de manera urgente tuvo que hacer los preparativos para volver a Inglaterra, en parte porque estaba inválido y en parte porque la represión política no parecía tener buenos augurios. En su “Homenaje a Cataluña” describe con asco, el afiche publicado por el estalinismo, donde se ve que una máscara que tiene la leyenda “POUM” es arrancada para dejar ver el rostro fascista donde se ve la cruz esvástica que usaban los nazis. Ese fue el nivel de calumnias que agobiaba en la retaguardia de Barcelona.
 Luego, con una pizca de suerte, tal como lo describe en su crónica, llegó a escapar junto a su esposa y otros militantes de las garras del estalinismo y del facismo. Sin embargo, muy a pesar de la traición estalinista a la revolución española, no opacó su deseo de luchar por una sociedad socialista. 
 Lo interesante, entre otras cuestiones del autor, es que tanto en “1984” como en “Rebelión en la granja” aparece el verdadero enemigo en común, tanto del imperialismo como del fascismo: León Trotsky. El imperialismo -sea en su versión “fascista” o “democrática”- y el estalinismo identificaban al compañero de Lenin en la insurrección bolchevique en algo así como “el gran Diablo”, el verdadero espectro de la revolución. ¿Por qué? Porque el programa de Trotsky implicaba desarrollar la revolución mundial como un medio para terminar con toda forma de opresión y explotación en el mundo. El estalinismo representaba lo opuesto; se erigía en una burocracia que solo defendía sus privilegios cuando estos se veían amenazados y para ello estaba dispuesta a negociar con los países imperialistas de rostro “democrático”, pero tal estrategia empujó a Europa al baño de sangre que implicó la Segunda Guerra Mundial. 
 Todo, o para ser claros, casi todo lo que podemos leer en “Homenaje a Cataluña” hace recordar al gran film “Tierra y libertad” de Ken Loach. La moral con la que se pelea, la camaradería, los viejos fusiles que andan tan mal al punto que el tiro sale por la culata hiriendo a quien lo porta, la participación de la Iglesia en forma activa del bando facista disparando contra los obreros, la acusación de “trotskismo” y “fascista” a todo aquel que no esté alineado a la burocracia estalinista y la mentira, una montaña de mentiras y calumnias que llevaron al autor a escribir sus últimas tres obras cumbres antes de morir: “Homenaje a Cataluña”, “Rebelión en la granja” y “1984”. 
 George Orwell murió el 21 de enero de 1950, de tuberculosis. Dejó este mundo sin ver lo influyente que resultaron sus obras en la literatura universal e incluso en el ámbito de la música ya que hace poco Roger Waters afirmó que el disco "Animals" de Pink Floyd es un homenaje a "Rebelión en la granja".
 Más que una serie de escritos y novelas, George Orwell dejó un legado que desafía al escepticismo y la resignación de que nada se puede cambiar. Así, se mantuvo vigente una de las máximas de un escritor intempestivo:
En tiempos de engaño universal, decir la verdad se convierte en un acto revolucionario. 

 Daniel Lencina
 @dani.lenci

martes, abril 16, 2024

La policía de Berlín prohíbe un Congreso Palestino


Este fin de semana la organización Voz Judía para una Paz Justa en Oriente Medio, habìa planificado junto con otras organizaciones un Congreso Palestino con el objetivo de visibilizar el genocidio en Gaza y denunciar la responsabilidad de Alemania por ser uno de los principales aliados del gobierno israelí.
 Entre los principales expositores estaban el ex ministro de Finanzas griego Yanis Varoufakis, el diputado irlandés Richard Boyd Barrett, el médico británico-palestino y rector de la Universidad de Glasgow Ghassan Abu-Sitteh, el experto en Palestina de 86 años Salman Abu Sitta, antiguo miembro del Consejo Nacional Palestino, el cineasta judío Dror Dayan y el periodista palestino Hebh Jamal. Antes de comenzar el Congreso, a Yanis Varoufakis y a Abu-Sitteh, quien trabajó en el hospital Al-Shifa de Gaza tras el comienzo de la guerra, se les denegó la entrada en el aeropuerto de Berlín. 
 El mismo viernes en que debía comenzar el congreso, 900 policías rodearon el lugar y solo dejaron pasar a 250 personas a pesar de que el espacio estaba habilitado para albergar a 1.000. Los que quedaron afuera fueron dispersados, e incluso resultaron detenidos judíos antisionistas que portaban inconfundibles quipás.
 El Congreso sólo pudo comenzar tras un largo retraso, con policías armados dentro de la sala. El pretexto para su disolución fue entonces una videoconferencia de Salman Abu Sitta, palestino expulsado en el 48, a quien también se había negado la entrada al Congreso. 
 Entonces la policía irrumpió violentamente en la sala de control y cortó la electricidad y las luces para interrumpir la retransmisión en directo desde el Congreso. Media hora después ordenó a los participantes que desalojaran sin dar explicaciones. Más tarde, justificaron su arbitrariedad argumentando el peligro de que los oradores pudieran negar el Holocausto o glorificar la violencia. 
 En los días previos los medios de comunicación y un amplio arco político habían operado contra "el congreso antisemita".
 Una 'Alianza contra el Terrorismo Antisemita' de todos los partidos, que abarca a políticos desde la derechista Unión Demócrata Cristiana/Unión Social Cristiana hasta el partido La Izquierda, declaró que se esperaba que el Congreso 'difundiera el odio antisemita' y que Berlín no debería convertirse en 'el centro de la glorificación del terrorismo'. 
 En Alemania están prohibidas las movilizaciones contra Israel, todo aquel que se manifieste contra el genocidio de los palestinos en Alemania es denunciado como antisemita. Se detiene a los manifestantes, se censuran arbitrariamente las consignas. Se cancelan las invitaciones a artistas, se despide a académicos como a Nancy Fraser y se expulsa a estudiantes de las universidades. La mayoría de ellos son judíos, ya que son de los pocos que se animan a desafiar al macartismo prosionista. Sin embargo, la resistencia crece. Según una encuesta, el 69 por ciento de la población alemana rechaza la ofensiva militar de Israel en la Franja de Gaza. 
 La condena histórica al Holocausto es utilizada para equiparar el antisionismo al antisemitismo en una maniobra pérfida que utiliza a las víctimas de un genocidio, el perpetrado por los nazis, para encubrir y promover otro, perpetrado por el sionismo, hoy día. Y el argumento es doblemente pérfido cuando, en Alemania, los partidos de extrema derecha realizan sus mítines libremente pregonando el odio por los inmigrantes, mientras, hacía afuera, el gobierno sigue financiando a los nazis ucranianos, quienes no tienen reparos en mostrar sus esvásticas en su guerra contra Rusia.
 Esta operación, que en Alemania puede llegar más lejos debido a su responsabilidad en el Holocausto, se lleva a cabo en muchos países con diferentes niveles de éxito. Se trata de una operación impulsada por la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto (IHRA) con el objetivo de lograr un velo de impunidad sobre las violaciones sistemáticas realizadas por Israel al derecho internacional. En Argentina lograron que la Legislatura portera y la Legislatura de Entre Ríos asumieran la definición de "Antisemitismo" de la Alianza, la cual incluye cualquier denuncia contra el Estado de Israel. 

 Alemania es responsable 

A pesar de su retórica antigenocida, el gobierno alemán no puede escapar de las nuevas acusaciones que le caben en la materia. El 8 y 9 de abril, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en La Haya celebró las audiencias sobre el caso presentado por Nicaragua acusando al Gobierno alemán de violar la Convención sobre Genocidio de Naciones Unidas y otros tratados internacionales de los que Alemania es signataria. 
 Según la demanda, Alemania no ha hecho nada para evitar el genocidio en Gaza. En cambio, ha suministrado ayuda a Israel, incluyendo equipo militar, que se ha empleado en perpetrarlo. Se ha rehusado a procesar o castigar a personas que han cometido crímenes graves contra el derecho internacional, y en una violación aún mayor de sus obligaciones bajo el derecho internacional humanitario, ha dejado de apoyar financieramente a la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA, en inglés). 
 Según un nuevo estudio de la agencia de investigación Forensis, Alemania es el segundo proveedor de armas de Israel, por detrás de Estados Unidos. En los últimos cinco años, ha representado el 30 por ciento de todas las importaciones de armas israelíes, y el año pasado incluso el 47 por ciento.
 La venta de armas a Israel aumentó al mismo ritmo que la escalada en Gaza, aun cuando las Naciones Unidas ya se habían pronunciado por un alto al fuego. 
 Alemania también es el segundo vendedor de armas a los nazis ucranianos y les envió dos batallones de apoyo. 
 Si bien las sentencias de la CIJ son vinculantes para Alemania, el tribunal no tiene medios para hacerlas cumplir, e Israel ha dado varias pruebas de que el derecho internacional no es igual para todos. 
 Ni a los gobiernos de Alemania ni de Israel les importa el bienestar de los judíos, como lo demuestran los judíos antisionistas que son reprimidos en ambos países en nombre de la lucha contra el antisemitismo. De lo único que se trata, es de lograr algún acompañamiento de la opinión pública mundial para reprimir la reacción popular mientras se pertrecha al imperialismo para una guerra de escala mundial. 

 Luciana Diaz 
 16/04/2024

Dengue: a pesar del brote histórico de contagios y muertes, no habrá vacuna ni tampoco otras salidas


Desde EE. UU., Milei fue tajante. En tres meses no va a haber mosquito, por lo tanto, no va a haber vacuna. Esta declaración se produce luego de conocerse las últimas cifras que marcan el récord histórico de contagio y muertes producida por dengue y luego de reiteradas declaraciones efectuadas por su ministro de salud, Mario Russo, quien sostuvo que se iba a esperar las recomendaciones de los expertos. 
 Precisamente la Comisión Nacional de Inmunizaciones (Conain), el 7 de marzo ya había concretado una reunión extraordinaria. En esa oportunidad, dedicada íntegramente a la vacuna del dengue, participaron tanto expertos independientes como referentes técnico políticos del Programa Ampliado de Inmunizaciones del Ministerio de Salud. 
 En esa oportunidad, los expertos recomendaron al Gobierno avanzar con la vacuna del dengue de manera focalizada por región y segmentada por edad. Posteriormente, dos semanas después, cuando se reunió el 25 de marzo el Consejo Federal de Salud (Cofesa), el ministro de Salud, Mario Russo, informó desvirtuando las conclusiones de la CONAIN y ocultando que la vacuna era valiosa de manera focalizada, como herramienta sanitaria contra el dengue.
 Estos hechos se hicieron públicos el 26 de marzo, cuando se publicó en la Web de la CONAIN el acta en cuestión, con fecha 7 de marzo. A pesar de publicarse la recomendación de la CONAIN, el Gobierno siguió diciendo que había que seguir juntando información y más datos antes de avanzar con la vacuna. Desde el Ministerio de Salud plantearon esperar una nueva reunión del COFESA, para que nuevos datos se hayan reunidos respecto a la epidemia y a la vacuna. 
 Uno de los expertos, integrante de la CONAIN, sostuvo que “decir que no hay datos o que faltan datos para poder aplicar la vacuna es una excusa. Tenés que jugártela como se hizo con el Covid. El dato principal es que la vacuna fue aprobada por la ANMAT en abril de 2023, incluso para mayores de 60 años. Y lo primero que mira la ANMAT es la seguridad”. 
 Uno de los argumentos que manifestó el Gobierno es que no sirve inmunizar en pleno brote porque la vacuna no lo frena. La respuesta del experto fue contundente: “Vos no vas a vacunar para frenar un brote, sino para proteger a determinada población todo el año, Brasil, por ejemplo, vacunó durante el brote”. 
 A medida que los contagios y muertes se multiplicaban, desde distintos sectores comenzaron a surgir cuestionamientos porque no se avanzaba con la vacuna. 
 La respuesta del Gobierno fue que eran críticas y “presiones mediáticas, políticas y de los laboratorios”. 
 Las últimas declaraciones de Milei han despejado cualquier expectativa en relación a si se va a producir una campaña de vacunación preventiva a lo que puede ser la epidemia en el 2025, a pesar de que los expertos señalan que todos los indicadores marcan que va a superar tanto en contagios como en muertes a la de este año.

 ¿El mosquito va a desaparecer en tres meses? 

La idea de que el mosquito y, por lo tanto, la epidemia se van a disipar simplemente por obra y gracia del frío aparece desmentido por los estudios de los científicos. 
 Los expertos manifestaron que el dengue llegó para quedarse. No se termina con el frío. Incluso, provincias del norte del país como Misiones, Formosa y Chaco tienen mosquitos todo el año. Lo que en todo caso puede bajar es la población del vector en distintas zonas del país. 
 El entomólogo Walter Almirón destacó que por debajo de los 17 grados no hay actividad de vuelo de las hembras como para oviponer (expulsar huevos), pero aclaró que si la temperatura está por encima de esos grados perfectamente pueden estar volando. 
 “De todos modos, eso es a temperatura ambiente, al aire libre. Si en los hogares hay calefacción, la temperatura adentro será más alta y van a volar adentro, y ahí buscarán alimentarse”, afirmó.
 A su vez, científicos del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) alertaron que el mosquito del dengue, Aedes aegypti, no se irá con la llegada de las temperaturas más bajas. Indicaron que aun persistirán las probabilidades de contraer dengue. Si bien se espera que con la llegada del invierno disminuyan los casos de personas infectadas con dengue, investigaciones del CONICET informaron que las variaciones en la temperatura no aseguran que el Aedes aegypti desaparezca. Una de las causas es el cambio climático y otra, el comportamiento de los insectos y su reproducción, dos causas vinculadas entre sí. 
 Por otro lado, mediante estudios experimentales en campo y laboratorio, el Grupo de Estudio de Mosquitos (GEM) del Instituto de Ecología, Genética y Evolución de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y del CONICET comenzó a evaluar las variaciones a corto y largo plazo de las abundancias del mosquito Aedes aegypti en la Ciudad de Buenos Aires y los factores ambientales que favorecen su persistencia interanual, tanto en temporada cálida como en la fría. Luego, los especialistas analizaron la supervivencia, el tiempo de desarrollo y el tamaño de los mosquitos adultos para cada tratamiento. 
 El trabajo, publicado en la revista de la Sociedad Americana de Entomología, indica que la población del Aedes aegypti en CABA tiene una mayor tolerancia a las bajas temperaturas que las poblaciones de otras regiones geográficas evaluadas en estudios anteriores.
 Los huevos de este mosquito, son capaces de sobrevivir hasta un año sin agua y también resisten temperaturas bajas. Pero las investigaciones del grupo GEM de la UBA pusieron en duda que los huevos permanezcan en estado latente a lo largo de todo el invierno, para eclosionar a partir de la primavera, es decir, cuando la temperatura y la humedad aumentan.
 Los investigadores observaron que la eclosión de los huevos del mosquito y el desarrollo del insecto no se detienen y que, de alguna manera, la población local de estos mosquitos estaría adaptándose a las condiciones invernales de la Ciudad de Buenos Aires. Se estima que, durante el invierno, puede eclosionar más del 45 % de los huevos y una gran parte de las larvas puede desarrollarse y alcanzar el estado adulto. 
 Asimismo, investigadores indicaron que los efectos del cambio climático, las variaciones más abruptas del clima, con cortos periodos de frío, intercalados con días de calor en épocas imprevistas, lluvias torrenciales, modifica el comportamiento de animales, insectos y su sobrevida.

 Una experiencia pública brasileña y sus resultados 

En medio de la peor epidemia de dengue en la historia de Brasil, un grupo de investigadores anunció que ha puesto en marcha un método para luchar contra el mosquito transmisor del dengue, que utiliza al mismo insecto como “caballo de Troya” para diseminar un larvicida. El método fue desarrollado por el laboratorio público Instituto Fiocruz y consiste en un recipiente lleno de agua en el que colocan una tela impregnada de larvicida que, si bien no mata a los mosquitos adultos, acaba con las larvas de los criaderos. 
 "Atraído por el agua y el color negro del recipiente, el insecto va y se contamina con un larvicida que esparce por todas partes. ¿Quién mejor para encontrar los criaderos?", afirma el profesor Rodrigo Gurgel, coordinador del laboratorio de la Universidad de Brasilia. Brasilia es la ciudad que tiene un mayor índice de contagios en la histórica epidemia que vive Brasil. Gurgel piensa que "conseguirán controlar el mosquito" con la misma eficacia que otro estudio que realizaron en 2017 en la región de San Sebastián, ubicada también en Brasilia, donde se redujo un 66 % la presencia de los mosquitos. 
 Una ventaja clave de este método es su bajo costo, explican. Según explica Gurgel, "su ventaja sobre otras tecnologías, como mosquitos modificados genéticamente, es que no hay necesidad de grandes laboratorios. Cualquier servicio sanitario puede producir un bote así a muy bajo costo". Dada su efectividad, el Ministerio de Salud recomendó su utilización en municipios para controlar la población de la especie Aedes aegypti y ya ha sido implementado en ciudades de cinco estados brasileños. 
 Una vez más, la conclusión que permite extraer la experiencia que se está atravesando por la epidemia, con el gobierno libertario, es que la lucha contra el dengue solo será efectiva si se emprende una lucha a fondo contra el conjunto de su política criminal al servicio de los grandes capitales nacionales e internacionales. Eso se logrará únicamente con una lucha a fondo del pueblo trabajador y demás sectores populares víctimas de su política. 

Daniel Blanco 
 15/04/2024

CABA: El “voucher Macri” para el salvataje de las patronales privadas de la educación


Luego del lanzamiento del Programa de Asistencia “Vouchers Educativos”, por parte del Gobierno Nacional, el Gobierno de CABA anunció que cubrirá una parte de la cuota de los alumnos que estudian en escuelas privadas subvencionadas. La asistencia, llamada “Ayuda cuota escolar”, se prolongará durante tres meses (a partir de mayo) y alcanzará hasta el 50% de la cuota programática, con un tope mensual por cada hijo de $30.000.
 A diferencia del programa nacional, que se tramita vía Anses y que se acredita directamente en la cuenta bancaria de los beneficiarios, el gobierno porteño girará los fondos directamente a cada escuela, no a las familias. Así, sumados los dos aportes, el de la Nación (hasta $27.000 por hijo) y el de la Ciudad, (hasta $30.000, con tope al equivalente del 50% de la tarifa básica), las patronales educativas recibirán hasta 57 mil pesos por alumno. 
 A diferencia de los “vouchers” anunciados por la Nación, los requisitos para solicitar la ayuda del Gobierno porteño no prevén un tope de ingresos familiares. Además, el beneficio estará disponible para los alumnos de escuelas privadas de nivel inicial, primario y secundario con cualquier porcentaje de subvención estatal (desde del 40% hasta el 100%). El beneficio no tiene restricciones por cantidad de hijos: en caso de tener más de un hijo, las familias podrán solicitar el beneficio para cada uno que se encuentre en edad escolar, informaron desde el Gobierno porteño. 
 En total, detalló Macri, el beneficio cubrirá a unos 212.000 alumnos de los tres niveles y contemplará una partida de casi 11.000 millones de pesos. “Abarcará unos 36.000 alumnos de nivel inicial, desde sala de 4; otros 99.000 de primaria y unos 77.000 de secundaria, de unas 854 escuelas subvencionadas”, detalló la ministra de Educación porteña, Mercedes de Miguel. Una de las diferencias con el programa de vouchers educativos, es que a los padres no se les solicitará que aporten datos sobre sus niveles de ingresos o si son beneficiarios de algún plan social. 
 Con respecto al origen de los fondos para esta asistencia “Ayuda cuota escolar”, Grindetti explicó que también se ajustaron los números de partidas asignadas a viáticos, viajes y que se redujo la dotación de personas que trabajaban para la Ciudad, entre otras medidas. Esos ajustes y reducciones tienen nombres y apellidos, no son en lo absoluto cifras, ya que recientemente decenas y decenas de trabajadores administrativos pertenecientes al Ministerio de Educación en la Ciudad de Buenos Aires quedaron desvinculados de sus tareas mediante un correo electrónico a partir del 1 de abril. Entre las trabajadoras despedidas, hay una atravesando un tratamiento oncológico, otra con licencia psiquiátrica, hay personal con certificado de discapacidad, a una delegada sindical de ATE Capital y de la CTA, entre otras. 
 En esta medida de “asistencia” para pagar las cuotas de los colegios, no fueron alcanzados los colegios privados sin subvención como tampoco los jardines maternales (en ellos asisten alumnos de 45 días a dos años de edad). En este último caso, De Miguel explicó que los jardines maternales no están cubiertos porque no están incorporados a la enseñanza obligatoria. Sin embargo, la cantidad de escuelas de jardines maternales de gestión pública en CABA es escasa, situación que lleva a que la inmensa mayoría de las familias trabajadoras deba llevar a sus hijos a jardines maternales privados, afrontando elevadísimas cuotas y matrículas (considerando que lo enfrentan trabajadoras jefas de familia, en un muy alto nivel).
 “La cobertura en jardines maternales es escasa, es fragmentaria, desigual. Según los distritos del país, hay una oferta muy dispar. No hay una regulación a nivel nacional para la oferta de servicios de educación y cuidado de menores de 2 años. Entonces, cada jurisdicción del país lo hace como se le ocurre. Hay provincias que tienen algo más organizado, otras menos, depende mucho de los municipios”, explica Gabriela Fairstein, coautora del libro “Educación y cuidado en la primera infancia. Pedagogía desde el jardín maternal”.
 Este escenario, responsabilidad de quienes gobiernan y gobernaron, retrata un nuevo salvataje a las patronales privadas de la educación, las mismas que forman parte de la clase capitalista, la que pretende abortar la educación pública y gratuita para convertirla en un nuevo coto mercantil y con nuevas concesiones al clero. Para enfrentar dicho escenario, construyamos el camino hacia la huelga general educativa. 

 Sergio Escalas
 16/04/2024

La deuda pública llega a 700 mil millones de dólares


Sin contar la de las Provincias y del Banco Central. 

 “Por el ajuste de la deuda en pesos atada a la inflación (…), en marzo el stock de deuda pública bruta aumentó en el equivalente de 16.507 millones de dólares”. 
 La información que brinda hoy el diario Clarín es notable por varios motivos. En primer lugar, porque no incluye a la deuda del Banco Central con los bancos ni la deuda pública provincial. O sea que el aumento de la deuda pública de un mes a otro ha sido incluso mayor, en lo que hace a su equivalente en dólares. Esta deuda ha hecho metástasis en el sistema bancario. De acuerdo a La Nación, “Los bancos ya tienen más bonos del Estado en moneda local (por 54.5 billones de pesos) que depósitos en pesos”. Los títulos del Banco Central en poder de los bancos alcanzan los 32.1 billones de pesos, o sea el equivalente a 32 mil millones de dólares. Esta cifra demuestra que “la limpieza de la hoja del Banco Central”, que se adjudica el gobierno, es un caso flagrante de ‘fake news’. Este pasivo, sumado a la deuda con China por los llamados ‘swaps’, por 18 mil millones de dólares, es mayor al aumento que registraron las reservas en dólares por alrededor de 8 mil millones de dólares, en los últimos meses. El Central ha contraído, además, una deuda con importadores (Bopreal), que alcanza una módica suma de 4 mil millones de dólares. El gobierno ha fracasado en obtener un mayor monto de suscripciones de esta deuda, destinada a dilatar la entrega de dólares físicos en concepto de compras extranjeras. Por otro lado, el Central tiene en su activo un pagadiós de 100 mil millones de dólares constituido por “letras intransferibles”, que han servido para hacer adelantos irrecuperables al Tesoro, tanto en dólares como en pesos. Estas letras no tienen cotización de mercado. 
 El aumento de la deuda del Tesoro nacional desmiente la pretensión del Gobierno, como de una mayoría de economistas, de que el déficit fiscal se esté efectivamente reduciendo. Hay una sustitución de pagos por deuda, o sea una “inflación reprimida”. Una deuda más elevada del Tesoro incrementa el gasto financiero del Estado, incluso si la tasa de interés de esta deuda nueva es en algunos casos negativa. Como el peso se ha venido apreciando con relación al dólar, ofrece un rendimiento excepcional. Los intereses de la deuda del Banco Central producen una emisión (que el diario llama “maquinita”) de 2 billones de pesos por mes. Los tenedores de deuda del Tesoro gozan de un seguro que obliga al Central a adquirir esa deuda con independencia de la fecha de su vencimiento.
 El otro punto relevante es que la deuda del Tesoro en pesos ha alcanzado al equivalente de 402 mil millones de dólares. Pero ella es solamente el 65% de la deuda total, la que en su conjunto se acerca a los 700 mil millones de dólares –sin contar, de nuevo, la deuda del Central y las provincias. Ese 35% restante, unos 280 mil millones de dólares, incluye diversas clases de deuda, por sentencias jubilatorias, deuda flotante, etc. pero el grueso corresponde a la deuda externa en dólares, legislación Nueva York. Milei y su cortejo liberticida pretenden que la población se haga cargo del pago de esta deuda monstruosa, incluido un inevitable refinanciamiento. 
 “Los números muestran, dice La Nación, que la suerte del sistema bancario local ha quedado atada al sector público”, o sea a un Estado quebrado. Para evitar una quiebra bancaria, dice el diario, el Gobierno procura alcanzar el superávit fiscal. El rescate de los bancos ha quedado a cargo de los jubilados, de los empleados del Estado y del corte completo de la obra pública. El gobierno pretende también consolidar (o sea no pagar) la deuda del Tesoro con el propio sector público –lo que llama deuda interestatal. Pero esto significa el vaciamiento de empresas del Estado y de los tan mentados fideicomisos oficiales. Asimismo, pretende apropiarse de los recursos del Fondo de Sustentabilidad del Anses. En las últimas licitaciones de deuda del Tesoro ha alargado el plazo de pago de esa deuda interestatal para privilegiar a la que está en poder de bancos y fondos de inversión. El Estado enfrenta vencimientos de 5 billones de pesos en octubre próximo y en febrero de 2025. Pero todas las triquiñuelas para evitar el default confrontan con la recesión, que ha provocado una caída de la recaudación impositiva en moneda constante. El impuestazo de mayor peso, después del IVA -el Impuesto País- vence a finde de año. En este contexto, la agroindustria ha advertido que no exportará si no obtiene una devaluación del peso. Una devaluación aumentaría considerablemente la deuda del Tesoro en moneda nacional, el déficit fiscal y la emisión monetaria. En el radar se dibuja una desestabilización de Milei, por parte de los mayores grupos capitalistas. 
 Es altamente probable que en los próximos días se revierta la compra de títulos públicos en pesos para lucrar con su valorización en dólares. Terminaría una ‘bicicleta empobrecedora’, para inaugurar otra de características diferentes. Sería el detonante de una supercrisis cambiaria. 

 Jorge Altamira 
 16/04/2024

lunes, abril 15, 2024

Reino Unido: la guerra agrava la crisis social


El nivel de pobreza más alto en 30 años.

 El alarmante nivel de empobrecimiento generalizado de la población trabajadora en el Reino Unido ocupó, desde el comienzo de la guerra de la OTAN contra Rusia en Ucrania, la tapa de la prensa internacional.
 Las cifras ofrecidas por el Departamento de Estado y Pensiones (DWP) son brutales: “el 25 por ciento de los niños en el Reino Unido en 2022-23 vivían en pobreza absoluta, frente al 23,8 por ciento del año anterior”. Estos niveles, según la autora de la nota, sería el salto interanual más alto desde que comenzaron las mediciones en 1994-95.
 Desde el año 2017/18, como parte de la política del Brexit, Reino Unido comenzó una reducción y limitación a las prestaciones sociales. Lo que ha impactado en un nivel más alto de empobrecimiento en las familias denominadas “numerosas” (3 o más hijos). Esto se debe al límite de asignaciones por hijo a solo 2 y a la eliminación de otra gran cantidad de prestaciones que se sustentaban con fondos provenientes de la Unión Europea. Ya en 2018, un experto de la ONU en Derechos Humanos, Phillip Alston, relator especial en pobreza infantil, había advertido que la implementación del Brexit haría crecer en un 7% la pobreza infantil para 2022. 
 Estás políticas resultaron en un recorte de fondos del 49% destinados a los Ayuntamientos de Reino Unido, junto con el cierre de librerías, clubes sociales y otra gran cantidad de centros especiales orientados a solventar, parcialmente, las carencias hogareñas de las familias más pobres. El relato de Alston, en 2018, resultaba rotundo: “gente que depende de los bancos de alimentos para su próxima comida”, gente “que ha vendido sexo por dinero o refugio” y jóvenes “que sienten que las bandas son la única forma de huir de la miseria” (news.un.org, 16/11/18). 
 En estos años, la escalada de la pobreza infantil ha confirmado todas las advertencias realizadas y la guerra de la OTAN solo ha empeorado todas las predicciones anteriormente realizadas. La crisis inflacionaria resultante del conflicto bélico ha convertido la cuestión en una crisis humanitaria. Las familias trabajadoras, ocupadas, han comenzado a engrosar las filas de los comedores comunitarios.
 El cierre de estas instituciones comunitarias ha llevado la presión a escuelas y organizaciones benéficas. Pero el abrupto crecimiento de la pobreza infantil lo vuelve una tarea imposible. Según el Grupo de Acción contra la Pobreza Infantil (CPAG), para fines de 2023, 4,2 millones de niños y niñas crecían en la pobreza. Esto trasladado a la realidad cotidiana de la escuela significa la presencia de 9 alumnos pobres por aula en un curso de 30 (https://cpag.org.uk/child-poverty/poverty-facts-and-figures). 
 Un informe especial del periódico The Guardian - retomado por WSWS - señala, “el director de una escuela primaria en una zona desfavorecida del noroeste de Inglaterra dijo: "Tenemos un niño al que metemos en la ducha un par de veces por semana". El periódico informó: “Su escuela lavaba rutinariamente uniformes para niños cuyas familias no tenían lavadora”. Una “escuela intervino recientemente para ayudar después de descubrir a un alumno mendigando afuera de un supermercado”. 
 Se calcula que actualmente el Reino Unido destina 2,5 mil millones de libras esterlinas en programas de ayuda a las hijas de las familias más pobres. Los informes del CPAG muestran que 7 de cada 10 niños pobres tienen un padre con trabajo formal remunerado. Según el mismo portal, de eliminarse los límites en pensiones a las familias, más de 300 mil niños y niñas saldrían de la pobreza. Otro tanto se lograría con la recomposición de programas y fondos comunitarios y educativos recortados. En contrapartida, las fuerzas armadas han visto incrementar su presupuesto hasta superar los 50 mil millones de libras. 
 El aumento espiralado de la pobreza, principalmente entre los hijos de las familias obreras, muestra la decadencia de las potencias imperialistas y su incapacidad para garantizar ya las condiciones mínimas de subsistencia de los explotados. Ante las elecciones generales de este año, el Partido Laborista ha garantizado el sostenimiento de la guerra y su profundización, una línea de continuidad con los gobiernos conservadores de la última década. El régimen político británico en su conjunto se encuentra alineado a esta política belicista y anti-obrera. 
 La lucha contra la guerra se enmarca en la lucha más general por eliminar todas las privaciones, miserias y vejaciones a las que son expuestos los hijos de los trabajadores del mundo desde su nacimiento. 

 Joaquín Antúnez
 15/04/2024

El bufón de la OTAN invita al embajador de Israel a una reunión del gabinete para tratar acerca de la seguridad nacional de Argentina


Javier Milei encubre con bufonadas el alineamiento de Argentina en la guerra mundial que han lanzado la OTAN, en Europa y con Israel en el Medio Oriente. En definitiva, se ha convertido en un bufón de la Corte del imperialismo. 
 La invitación al embajador de Israel en Buenos Aires es otra bufonada. Llama la atención que el estado sionista se haya prestado al espectáculo, cuando sabe que estas acciones de servilismo provocan un repudio generalizado entre los pueblos. El Mossad, sin embargo, que tiene despacho en la Rosada y en las secretarías y ministerios de Seguridad y Defensa, tiene una agenda de escalada represiva, advertido de que el ‘ajuste’ económico brutal impulsará luchas crecientes de la clase obrera y los sectores medios a lo largo y ancho del país. La diplomacia sionista quiere acentuar la grieta política entre Argentina y Brasil (incluso Colombia) ante el alineamiento de Lula con la expansión comercial de China y la oposición a la escalada de Israel contra Siria, Líbano y por sobre todo Irán. Esta política pro-guerra mundial es funcional al tándem Milei-Caputo, que busca volver a los mega prestamos del FMI para elevar la cotización de la deuda externa con mayor endeudamiento internacional.
 Si es cierto, como sostienen algunos, que Milei se mira en el espejo de Carlos Menem, lo que en su momento fue el envío de tropas a la guerra del Golfo, el tráfico de armas con Croacia para acelerar la división de Yugoslavia, el contrabando con Ecuador y la voladura de Fabricaciones Militares, esta vez el resultado sería aún más trágico para los trabajadores. Milei se ha comprometido con el Pentágono en instalar una base binacional en Tierra del Fuego y convertir al Atlántico sur en un coto de la OTAN (Estados Unidos-Gran Bretaña). Milei está inscripto en la corriente internacional que aboga en favor de una guerra comercial y armada con China.
 ¿Alguien planteará esta sumisión internacional como causal de un juicio político en el Congreso? La totalidad de los bloques parlamentarios, a excepción claro del FITU, se encuentran alineados con el sionismo. 

 Política Obrera
 15/04/2024

A enfrentar un ataque que pretende ser imparable

La clase dominante y el elenco de gobierno desarrollan una ofensiva de magnitud y alcance nunca visto, se necesita oponerle una acción colectiva de potencia creciente y amplitud sin precedentes. 

 A menudo se tilda al gobierno de Javier Milei de ser una reedición de la misión destructiva de la última dictadura. Otras veces se lo equipara a la presidencia del caudillo riojano, incluso se lo llama un “segundo Menem”. Asimismo se enuncian puntos de contacto con la gestión de Mauricio Macri y es frecuente que se denomine a la actual gestión “el gobierno Milei-Macri”. 

 No hay precedentes de este nivel. 

 Ninguna de estas comparaciones es del todo incorrecta pero sí son insuficientes. La velocidad, la audacia y la profundidad de la reestructuración regresiva de la sociedad argentina que ha emprendido el gobierno “libertario” superan a todos los precedentes. 
 El ajuste es feroz, sin duda. Comenzó con una devaluación desmesurada y continúa con la drástica reducción del gasto público; los despidos generalizados, la libertad para aumentar los precios en cualquier proporción y la consiguiente brusca reducción del poder adquisitivo de trabajadores, jubilados y receptores de prestaciones sociales. 
 El impulso ajustador dista de agotar el repertorio de la regresividad y la agresión hacia las clases populares y la amplia mayoría de la sociedad. Además están las disposiciones que tienden a modificar el conjunto de las relaciones sociales. 
 Actúa en ese campo un afán desregulatorio con potencialidad de generar enormes beneficios al gran capital y que cercena derechos y conquistas, algunas de las cuales parecían inamovibles. Asistimos contra una ofensiva contra el derecho laboral, a la plena libertad de los propietarios para someter a los inquilinos, facilidades de todo tipo para los grandes inversores, destrucción de la legislación de protección ambiental, etcétera. 
 El manifiesto propósito de Milei es iniciar una nueva etapa, con un régimen signado por la preeminencia absoluta de las relaciones mercantiles y un sistema en el que las grandes corporaciones sustituyan al Estado como regulador de la vida en sociedad. Allí están las grandes líneas del llamado “megadecreto” en vigencia en su mayor parte. Y de la “ley de bases”, rechazada por el Congreso pero con la que el ejecutivo vuelve a la carga.
 Un papel fundamental que se reserva para el Estado es el de la represión: Mayores facultades para las fuerzas armadas y de “seguridad”, desincriminación de los delitos que cometan, reglamentaciones que facilitan disolver a palos, gases y balas de goma cualquier movilización en el espacio público. 
 En la política exterior se despliega el alineamiento completo con EE.UU y la solidaridad ilimitada con Israel y el genocidio que comete en estos días. Ubicación que se profundizará si los próximos comicios en el país norteamericano derivan en el regreso al gobierno de Donald Trump, anhelado en público por el presidente. 
 Se completa el cuadro con una “batalla cultural” que busca arrasar con las políticas feministas, la defensa de los derechos humanos, el castigo a los genocidas, la protección ambiental, el reconocimiento a las comunidades indígenas y a los migrantes. Y hace blanco en las manifestaciones culturales y científicas y el sistema educativo público, que se hallan en trance de quita de financiamiento y reducción o disolución de los organismos estatales que actúan en esos campos.
 Asistimos además al derrumbe del perenne “pacto democrático”, que se conjeturaba que ponía coto por anticipado a actitudes antidemocráticas, a hechos de violencia cometidos o tolerados por el Estado, al regreso a políticas de la impunidad. 
 Sobra decir que el empresariado local e internacional, los organismos financieros y las fuerzas de la extrema derecha de todas las latitudes apoyan ese programa con entusiasmo, más allá de observaciones y dudas acerca de algunas exageraciones del mismo.

 No esperar nada y confiar en las propias fuerzas.

 
 Es un grave error la confianza en que el gobierno encuentre sus propios límites en la desorganización e improvisación que lo caracterizan, o que el padecimiento generalizado le inspire alguna compasión que modere la ínsita crueldad de sus acciones. 
 Su reacción ante hostigamientos y obstáculos está decidida y proclamada: Acelerar la marcha y colmar de amenazas e insultos a quienes considera adversarios, así lo sean de modo parcial e inconsecuente.
 Tampoco cabe esperar que lo llamen a sosiego los representantes parlamentarios, los gobernadores provinciales o el poder judicial. Son instituciones degradadas, sin ninguna voluntad de contrapesar con seriedad las peores demasías de quienes tienen hoy el mando. 
 Además comparten en gran parte la ideología de preeminencia sin disputa de la organización capitalista de la sociedad, aún en sus aspectos más dañinos, como el extractivismo desenfrenado. A lo sumo negociarán algunos puntos y rescatarán menguados beneficios en el restringido “toma y daca” que se les ofrece. 
 Así las cosas marchamos al “Pacto de Mayo”, un contrato de adhesión en el que el propósito es ratificar los principios generales que sostiene el gobierno en un acuerdo que abarque a los principales factores de poder. 
 La única respuesta eficaz estará en la lucha del movimiento obrero y las organizaciones sociales de todo tipo. Y en los impulsos de la democracia desde abajo, tales que puedan construir una suerte de gran asamblea popular que ocupe las calles y presione sin tapujos para que todos los sectores se sumen a la organización y la movilización. 
 La independencia frente a los partidos del sistema y respecto a toda la institucionalidad pública y privada que respalda o al menos acata las relaciones reales de poder , serán un requisito irrenunciable para emprender no sólo la resistencia sino preparar la contraofensiva. Al odio de clase que avanza y se acrecienta desde arriba habrá que responder con intransigencia en la defensa de todas las conquistas y con propuestas programáticas que tracen una alternativa social, política y cultural. A las coerciones materiales e ideológicas para imponer el individualismo autista sólo cabe contraponerle las más variadas y enriquecedoras formas de la construcción colectiva. 
 Vivimos una época aciaga y se preanuncian momentos igual o más arduos. Se requiere unidad en la acción y amplia disposición a no dejar pasar ningún atropello. La sociedad argentina tiene una trayectoria de combate contra la injusticia y de movilización masiva para ponerle freno a las tropelías cometidas desde el poder. Se necesita sostenerla y desarrollarla más que nunca.

 Daniel Campione | 26/03/2024

Los peligros de una pandemia permanente


Los peligros de una pandemia permanente 

Existe una correspondencia multidireccional entre el despojo del pensamiento crítico –entendido como la posibilidad de cuestionar y trastocar la realidad y lo establecido– y la irradiación de la desinfodemia digital. El triunfo reciente de la post-verdad coincide plenamente con el retraimiento de los procesos cognitivos, la entronización de las emociones y con la inoculación del odio en la nueva plaza pública. Es el terreno de la lucha en torno a la construcción de significaciones, así como del relativo a la apropiación y privatización de la conciencia 

 A su vez, una paradoja se generaliza en la era de la información: ante la exponencial irradiación de datos e información, no siempre verdadera, se impone una limitada capacidad humana para procesarla o asimilarla y se abren senderos para germinar a un individuo desinformado y sujeto al engaño y a la manipulación de las emociones. Para llegar a ello, dos tendencias se imponen: la lapidación del pensamiento crítico como posibilidad de plantear la duda, por un lado; y, por otro, no sugerir siquiera la existencia de la mentira por considerarse políticamente incorrecto. 
 El ataque masivo de desinformación y de mensajes preñados de odio no es nuevo. En la Roma antigua el futuro César Augusto mandó crear las llamadas monedas de Marco Antonio para difamar con ellas a este adversario político colocándolo como alguien manipulado por Cleopatra. En la Europa feudal circulaban noticias falsas en torno a los judíos y sus supuestas prácticas de sacrificar a niños para ofrecer su sangre. Incontables guerras estuvieron precedidas o se desplegaron al influjo de noticias falsas jamás verificadas (el supuesto ataque por parte de España al acorazado de Maine y que detonó la guerra entre Estados Unidos y el país ibérico; la supuesta fábrica de cuerpos alemana esgrimida por diarios británicos en 1917, etc.). El Tercer Reich también ejercía esas noticias falsas para justificar el Holocausto. En las décadas recientes destaca la niña kuwaití que declaró en 1990 ante el Congreso de los Estados Unidos una supuesta atrocidad respecto a niños recién nacidos que eran sustraídos por los militares iraquíes de los hospitales de Kuwait; o, bien, las supuestas bombas de destrucción masiva endilgadas al gobierno iraquí en el 2003 por parte del gobierno de los Estados Unidos para justificar una segunda invasión militar. El caso, en 2016, de Cambridge Analytica, o del Pizzagate, que incidieron en las elecciones estadounidenses de ese año. Generalmente, se parte de la identificación de un “enemigo” falso, se le atribuyen rasgos negativos que incentivan las emociones primarias de los receptores, y finalmente se influye sobre su percepción para formar opinión pública desdibuijada. Se pretende escandalizar a la audiencia con esas noticias falsas creadas deliberadamente para, por lo regular, ensalzar, desprestigiar o ningunear a alguien o a algo. La gran diferencia con las epidemias de desinformación de antaño es la instantaneidad y la simultaneidad que signa a los flujos masivos de información actuales, así como la relevancia inédita que asumen las redes sociodigitales hasta gestar un vértigo de celeridad (des)informativa que se torna incontrolable. A este carácter inédito se suma la emergencia y expansión de una industria mediática de la mentira, que opera de manera transnacionalizada y global.
 En medio del maremagnum de información, se torna complicado distinguir entre la realidad y lo que es falso, manipulado y/o distorsionado. Ello abre riesgos y desafíos en los asuntos públicos; sin embargo, el mayor de ellos es la nulificación de la capacidad del individuo para creer en el otro. Abriéndose así una era de la desconfianza masiva que cercena el ejercicio de la ciudadanía y distancia a unos individuos respecto a sus semejantes. Si la praxis política está mediada por el sentido colectivo de la confianza y la deliberación sobre lo común, pero las espirales desinformativas dinamitan dicha confianza, entonces toda posibilidad de abrir cauces de cohesión social y de edificación de proyectos de nación se diluyen. 
 La celeridad de la (des)información se torna incontrolable incluso hasta para los propios Estados. Las posibilidades de verificarla o contrastarla escapan a toda capacidad individual. Frases, imágenes, libelos, audios o videos circulan sin que existan posibilidades de mediación y procesamiento por parte de las audiencias no pocas veces pasivas e indefensas. El sensacionalismo ataca el neocortex y opaca toda voluntad de razonar por el golpe de efecto inmediato. Si en ello las emociones desempeñan un papel crucial, tanto líderes como audiencias pueden ser presas de esa pandemia desinformativa. 
 El sistema de esa industria mediática de la mentira opera de la siguiente forma: la noticia falsa se elabora en las mesas de redacción o en las oficinas de las editoriales, se difunde de manera masiva incluso recurriendo a las multiplataformas y se instala como sentido común a medida que la comentocracia o los falsos intelectuales o predicadores que opinan de todo se encargan de extender ideas sin sustento y que no soportarían el fuego de la contrastación empírica. 
Se trata de un sistema monopolico global regido por la calumnia y la difamación respecto al supuesto “enemigo” imaginario. Sin embargo, también pueden ser individuos aislados que disponen de un teléfono móvil y de una cuenta en alguna red sociodigital quienes difunden afirmaciones infundadas que proliferan en el ciberespacio. Se trata de dispositivos de control de la mente, las emociones y la conciencia. La (des)información es un proceso de inmovilización de los cuerpos y un estado de sitio psicológico que empequeñece o nulifica la capacidad de discernir, procesar y decidir. En ello juega un papel crucial el incentivar el miedo al exponer a los individuos a un estado de vulnerabilidad permanente que minimiza su autoestima. 
 Programas de entretenimiento, telediarios o noticieros, encabezados de periódicos, mesas de opinión, ejércitos de bots y trolls en el ciberespacio, entre otros, conducen y controlan el debate público a partir de la manipulación simbólica y el ataque y ninguneo indiscriminado al “enemigo” en turno. No pocas veces sus predicadores recurren a participaciones teatralmente incendiarias fundamentadas en la banalidad y en el tono alarmante. En tiempos electorales se activa toda una maquinaria de difamación para embestir a diestra y siniestra, sin más fin que la aniquilación semiótica del otro. 
 Esta industria mediática de la mentira se fundamenta en mensajes que apuestan a lo efímero; de tal manera que se trabaja para que triunfe la desmemoria y el olvido, la indiferencia y el anestesiamiento mental. Ello se observó con la sobrecargada de (des)información en los momentos más álgidos de la pandemia del Covid-19. El dogmatismo se mezcló con el histrionismo, la fatalidad con la ausencia de referentes sistematizados, la misericordia con el catastrofismo, el social-conformismo con la crisis de esperanza. De tal manera que con la pandemia se apostó por una desestructuración de la memoria y de las identidades en el concierto de una nueva religión en busca de feligreses: el higienismo y su consustancial dictadura de la obsesión compulsiva por el dato. El Johns Hopkins Coronavirus Resource Center fue la muestra clara de ello. 
 Las guerras de hoy en día se despliegan, sobre todo, en la mente. Son guerras mediático/digitales y, por tanto, son guerras simbólicas para dominar la construcción de significaciones y el sentido mismo de lo público. Se trata de una cruenta disputa por la conciencia y la hegemonía de narrativas. 
 El objetivo último de la viralización de la mentira es preservar el statu quo al instalar la resignación, maniatar la conciencia y al emboscar todo indicio de pensamiento crítico. Instalar el desahucio mental como estilo de vida es una prioridad de los poderes fácticos que hasta los totalitarismos del siglo XX envidiarían con desmesura. Odio, miedo, indignación controlada, resentimiento, sectarismo, chantaje, terror, negacionismo y escepticismo, le dan forma a la ideología supremacista dotada de una perspectiva del mundo que se pretende como única e incuestionable. De tal manera que la mente es el nuevo escenario donde fincar la derrota y postración de las masas atomizadas. 
 El ataque de los mass media a la conciencia es también un ataque masivo contra las clases sociales depauperadas y excluidas. A su vez, el sensacionalismo y la nota roja son un espectáculo exhibicionista y un negocio. Los asesinatos, los crímenes y las tragedias son transmitidos en tiempo real, incluso con participación de los internautas que viralizan algún video sangriento en segundos. 
 Esta invasión mediática de la mente es ya un problema de salud pública que no es atendido ni regulado. El colapso de las emociones y los imaginarios de las audiencias pasivas es un asunto que no es atendido por los Estados pese a los altos grados de morbilidad. Cuando se cuestiona la mentira, la banalidad, la denostación y el negocio mediático de la muerte, los empresarios criminales de los mass media alegan ataques a su derecho sagrado de la libertad de expresión. Si un gobernante osa en contener o cuestionar a esta jauría mediática y digital, de inmediato es acusado de dictador. La verdad es dinamitada y reducida a rescoldos humeantes del pasado; en tanto que los hechos y la realidad no cuentan ante lo efímero de las narrativas post-factuales. Se trata de mercenarios de la desinformación que trafican con la subjetividad como divisa de sus opiniones desorbitadas. Más todavía: en medio del nihilismo postmoderno, los poderes fácticos que controlan los mass media y los sistemas multiplataforma instalan toda una furibunda epistemología de la mentira teatralmente construida con ejércitos de comentócratas, francotiradores que conducen telediarios y demás sicarios que deambulan por el ciberespacio y las redes sociodigitales. 
 La trivialización mediática solo evidencia el páramo intelectual en el cual está instalado el debate público. La misma mercadotecnia empleada para la promoción de mercancías es usada para posicionar mesiánicamente a algún político, generalmente sin proyecto de nación. Entonces, la ideología de la democracia es reducida a un botín expoliado por la voracidad de los oligarcas y el desencanto de los ciudadanos. 
 Las ruinas y escombros dejados a su paso por el huracán del fundamentalismo de mercado de los últimos cuarenta años muestran a una sociedad fracturada, fragmentada y carente de referentes ideológicos y de fe en las instituciones. Abriendo ello el terreno propicio para el extravío de la vocación ciudadana y la acción colectiva proactiva. Dinamitadas instituciones como la familia y reducidos al mínimo los mecanismos de protección y seguridad social, la orfandad ideológica y la ausencia de conciencia de clase solo son síntomas de una sociedad colapsada y expuesta a la tergiversación semántica y a la desconfianza. El asalto a la razón no solo fue azuzado por las filosofías nihilistas, sino también por quienes instalaron y potenciaron al homo digitalis en medio de la intriga, la conspiración y la barbarie mediática. Al unísono de la entronización del individualismo hedonista, la razón y la palabra fueron lapidadas. El espectáculo mediático no es mediado por el ejercicio del pensamiento entre las audiencias; por tanto, cuanto circula por las pantallas de televisión o de teléfonos móviles, sea descarnado, sujeto a exageraciones y regido no pocas veces por la ira y el sinsentido. De ahí que se llegase al extremo de suplantar el razonamiento colectivo en la praxis política y en el abordaje de los problemas públicos. Al exaltarse las emociones desde las pantallas, se achican los márgenes para la razón. Mentira, desinformación, demagogia y tonos bufonescos y rabiosos se combinan en la plaza pública para asfixiar todo sentido de comunidad y para consolidar una atomización solo movilizada por el voto sexenal. 
 Si la desinfodemia y la pandemia digital campean a sus anchas con total impunidad es porque el individualismo echó raíces en una sociedad deshilvanada, desconfiada y sin suficientes mecanismos de cohesión. Son ya varias décadas de dominación ideológica inoculada desde la familia, la escuela, la empresa, la mercadotecnia, la música, el cine, la estética, las organizaciones estatales, las iglesias, los mass media, la Internet, el anestesiamiento de las universidades, etc. La racionalidad de la competitividad a ultranza y la ideología de la meritocracia condujo a una lucha sin cuartel de todos contra todos y a un callejón sin salida donde el aparente éxito, prestigio y confort individuales no se traducen automáticamente en un sentido comunitario que posibilite a los individuos contener las oleadas desinformativas cuya finalidad es el mercadeo de intereses creados y de la sangre ajena y derramada por obra y gracia del crimen. Es el triunfo del pragmatismo, del hedonismo y del escepticismo exacerbados. Ese fundamentalismo de mercado impregna, salvo honrosas excepciones, a casi todo aquel individuo que se posiciona desde los medios convencionales y desde allí difunde algo que denomina noticia. Financistas no faltan y la pluma y el papel en blanco se venden al mejor postor. No importa reivindicar la verdad; importa el sensacionalismo y someter el pensamiento a un régimen empresarial totalitario que explota al periodista y lo hace traicionar al sentido común y apartarse de la realidad. 
 La realidad social y la verdad en torno a ella es patrimonio de las sociedades, pero son expoliadas por la monopólica industria mediática de la mentira que denigra la conciencia humana. Al trapicheo desinformativo y a las injurias tiiene que oponerse la reivindicación de la dignidad humana y del sentido común para que la desciudadanización no se agrave.
 La desinformación y la pandemia digital son piloteadas por seres patológicos que hacen de la mentira una obsesión, un modus operandi y un modus vivendi. Se trata de un estilo de vida fundado en la injuria y el clasismo; en una guerra frontal contra las clases populares y empobrecidas que consiste en criminalizarlos, ningunearlos, invisibilizarlos y silenciarlos. El terreno es el de la simbólica y en ella se construye y entreteje el poder y los dispositivos de control del cuerpo, la mente, la conciencia y la intimidad. Lo lamentable de esto es que no pocos individuos aceptan esta dominación simbólica, la consienten, la legitiman y la asumen hasta con resignación y desenfado. Esa es la batalla ganada a través del social-conformismo. Por ello es importante que las sociedades se cuestionen a sí mismas respecto a su capacidad para construir y procesar narrativas alternativas que brinden una racionalidad y un sentido distintos a los que se pretenden hegemónicos. 
 Trasladados los antagonismos y conflictividades sociales al terreno de las ideas, las plutocracias comprendieron que el desarrollo tecnológico puede llevar consigo una difusión e imposición de narrativas, cosmovisiones, racionalidades y sentido en tiempo real y con una alta capacidad de diseminación y penetración. De ahí que las tecnologías no sean neutrales, sino que las conversaciones son conducidas a partir de criterios pre-establecidos. 
 Romper esta lógica de la dictadura de las narrativas hegemónicas supone construir narrativas alternativas que subviertan las significaciones predominantes. El cultivo del pensamiento crítico es una primera condición, la segunda es la regeneración de la cohesión social. Pero el círculo no se cerrará sin la construcción de movilizaciones que se apropien creativamente de las tecnologías de la comunicación y la información desde los márgenes. Para ese conjunto de mínimas condiciones se precisa de una universidad pública que salga del ostracismo y de la falta de imaginación creadora.

 Isaac Enríquez Pérez | 15/04/2024

Martha Argerich denuncia al gobierno


Martha Argerich, pianista argentina, exponente a nivel internacional, denunció mediante una carta pública el fin del programa nacional de becas bianuales para capacitación intensiva de jóvenes que participan del programa de orquestas infantiles en las villas y barrios carenciados. 
 Las becas, que llevan su nombre, están destinadas a músicos de entre 18 y 26 años de todo el país que forman parte de las orquestas Andrés Chazarreta y Celia Torrá. Fueron fundadas por Rolando Goldman, ex director nacional de música y ex miembro del sindicato de músicos (SADEM), junto al Ministerio de Cultura de la Nación en el año 2021. Eduardo Hubert, Gustavo “Popi” Spatocco y Lucía Zicos, referentes de la música clásica local, fueron el jurado que evaluó a los 63 aspirantes de las 35 becas. 
 Sin el nombramiento de un director a cargo, ante la renuncia de Goldman, a la mitad de los profesores del programa no les renovaron el contrato. El nuevo funcionario a cargo de Cultura, Leonardo Cifelli, atribuyó la demora a la “transición administrativa”. (La Nación, 8 de abril). 
 Pero los contratos laborales “que no renovaron” son despidos encubiertos. El desguace de las estructuras culturales públicas son el resultado de un cuadro terminal de precariedad laboral, avalado por las burocracias sindicales de UPCN, ATE, SUTECBA y sus distintas expresiones provinciales. “Boccato di cardenale” para el ajuste fiscal de Milei. 
 La banda sinfónica de la Ciudad de Buenos Aires tiene un 30 % de personal fuera de planta permanente cobrando la mitad. La dirección del sindicato SUTECBA defiende la precariedad laboral a cambio de despidos, una extorsión patronal que solo conduce a la inestabilidad laboral y posterior despido. Algo que pasa también en las orquestas infantiles de los barrios “populares” de los programas de Ciudad, que dependen del Ministerio de Educación. Pero los contratos precarizados abundan hasta en el Teatro Colón dependiente del presupuesto nacional, que ha sufrido despidos los últimos años en sus talleres y sostiene el vaciamiento de los elencos estables. 
 Con 600 despidos en el sector Cultura del ministerio nacional, incluyendo 170 despidos en el Instituto de Cine (INCAA), amenazan con su cierre. Sus salas de cine como el Gaumont, la escuela nacional de cine (ENERC), las bibliotecas populares, son un blanco contra el acceso a la cultura de todas y todos. En los estatales de Nación, donde los despidos se cuentan en más de 15.000, la burocracia de UPCN armó las listas con el gobierno y la de ATE desorganiza la lucha colectiva.
 En enero las autoridades de la Subsecretaría de Cultura de Pilar, provincia de Buenos Aires, desarmaron la Orquesta Sinfónica Municipal mediante el despido de los 31 músicos y músicas que integran el organismo. Fue el punto final, según expresan en un comunicado, de un año de violar acuerdos salariales, pago de aguinaldo, bonos y cancelaciones de conciertos. 
 Mientras los sindicatos estatales se acomodan a los tiempos que corren es necesario organizar de forma autoconvocada en los lugares de trabajo. Tomar en nuestras manos la organización colectiva y trabajar por la unidad de todos los sectores de la cultura junto al resto de la clase obrera en un único plan de lucha y huelga general. 
 Con un programa de base: pase a planta y defensa del salario mínimo igual al costo de la canasta familiar, podemos enfrentar los despidos, la precarización de contratos de planta transitorios, interinatos, monotributo y salarios de miseria que condenan al obrero a correr de un trabajo a otro para sobrevivir. 
 Marta Argerich fue becada a muy temprana edad por el Estado bajo el segundo mandato de Perón. Pudo viajar con su familia que también recibió ayuda y logró formarse en Europa, donde vive desde entonces. Todos los años brinda un programa de conciertos. Cerró su denuncia afirmando: “Si el Estado no apoya y contribuye a la cultura, el futuro es muy peligroso”. 

 Eugenia Cabral y Maxi S. Cortés 
 11/04/2024

Corte de la 9 de Julio: los piqueteros enfrentamos la emboscada policial


Con centro en la Avenida 9 de Julio, el pasado miércoles 10 de abril el movimiento piquetero llevó adelante acciones de lucha en todo el país. Para llevar adelante este desafío al Protocolo Antipiquetes, se coordinó la acción con una serie de reuniones entre las organizaciones para discutir todos los detalles, la modalidad y como comunicar y darle difusión a la medida. Evaluando que para lograr la masividad es vital impedir operativos y razzias sobre las estaciones de trenes y colectivos
.Llegando a superar los 50.000 manifestantes, durante varias horas el corte fue total, ocupando desde el propio ministerio de calle Moreno y 9 de Julio hasta pasada la altura de Av. Rivadavia. Las organizaciones presentes fueron UTEP, CCC, Polo Obrero, Barrios de Pie, MST Teresa Vive, la Coordinadora por el Cambio Social, Fenat, CTA, La Poderosa, entre las organizaciones y reagrupamientos principales. Una columna de los barrios del conurbano y CABA del Polo Obrero Tendencia estuvo presente. 

 Emboscada en la 9 de Julio 

Llegando al mediodía desde la oficina de Pablo De la Torre se contactaron con las organizaciones para pautar una reunión por los reclamos. De los cuales el más urgente es la cuestión de los alimentos. En esos momentos, las organizaciones empiezan a convocar a sus dirigentes, donde algunos con expectativas y otros con escepticismo decidieron asistir a la reunión. La policía se proponía de nexo con las autoridades para acelerar las negociaciones. Las columnas empezaron a preparase para marchar hacia la oficina de Juncal y Carlos Pellegrini. 
 Es en esos momentos, sin mediar contacto, empieza una represión sobre el conjunto de la columna, avanzando con una línea de gendarmes a lo ancho de la 9 de Julio con carros hidrantes, motos, drones y dos helicópteros. La policía federal y de la ciudad tenían la orden de desalojar a como dé lugar, avanzando con gases, balas de goma y palazos sobre las primeras líneas de la movilización. Sin importar la presencia de personas mayores, embarazadas y niños. Las organizaciones empezaron a retroceder hacia el sur de la ciudad. A la altura del ex Ministerio de Desarrollo Social las columnas pudieron desconcentrar sin mayores altercados. 
 Hubo 11 detenidos de diversas organizaciones incluyendo tres del Polo oficial donde uno fue herido de gravedad, dos del MTR 12 de abril, un fotógrafo y un periodista. Las imágenes televisadas hablaron por si solas, los detenidos eran rodeados prácticamente por decenas de policías, reducidos violentamente, golpeados y arrastrados por el suelo. En el caso de Edwin Capquia (Polo Obrero) terminó hospitalizado en el Ramos Mejía. Los heridos y golpeados entre las organizaciones son decenas; gracias a la rápida acción de repliegue se evitó una estampida que podría haber terminado en tragedia. Un conocido movilero de Crónica TV, Diego Ricardi, recibió un balazo en la cara a la altura del mentón, mostrando que estaba la orden de disparar a los rostros. 
 La dureza y prolongación de los enfrentamientos muestra también la bronca contra el gobierno acumulada en la base de las organizaciones. Era evidente para todos que el llamado a la reunión era una farsa para montar una provocación contra el movimiento piquetero. Más allá de la saña represiva durante esas horas estaba claro entre los manifestantes que por primera vez desde que asumió el gobierno de ‘La Libertad Avanza’ el protocolo se transformó en un concepto inaplicable. 

 Escalada represiva y repercusiones 

El secretario de seguridad porteño Diego Kravetz festejó el operativo e intentó mostrarlo como exitoso: “Tuvimos dos oficiales heridos y ocho detenidos. Trabajando fuerte se logró despejar la calle”. Sobre la sorpresa ante la jornada se excusó “no era prevenible. Sabíamos que iba a haber un corte, pero ellos no quisieron dialogar”. Según funcionarios de Patricia Bullrich en Seguridad de la Nación, el problema fue que la Policía de la Ciudad era quién debía evitar los cortes de arterias y la Federal solo custodiar el edificio. 
 Jorge Macri, en un enfrentamiento con Bullrich, llamó a conferencia de prensa para las 16 horas: "Nadie en la Ciudad está por encima de la Ley. Fue un operativo que marca un antes y un después sobre cómo se plantea y cómo se defiende el orden y la libertad de circular". A través de la red social X Javier Milei likeaba publicaciones en donde se golpeaba a los detenidos. 
 De emergencia, una reunión de las organizaciones se realizó en el local de la UTEP del barrio de Constitución, en donde las organizaciones pasamos en limpio lo sucedido, se emitió un comunicado de prensa y se llamó a una presencia en la Alcaldía de calle Zabaleta donde se encontraba parte de los detenidos. Se sumaron organismos de Derechos Humanos y organizaciones políticas que llevaron solidaridad y una asistencia legal. En la puerta de la Alcaldía 4 llamó la atención el gran operativo policial que recibió a los dirigentes, que realizaron una conferencia de prensa en el lugar. 
 Durante el jueves, junto a la ronda de las Madres de Plaza de Mayo se realizó una concentración para reclamar la liberación de todos los detenidos. Por estas horas 5 de los detenidos ya fueron liberados. Mientras, avanzan las reuniones de todo el arco de organizaciones para preparar una nueva movilización multitudinaria por la libertad de los compañeros y por todos los reclamos. 

 Nuestros reclamos 

Reciéntenme Christian Hooft de ACIERA (Iglesias Evangélicas) que viene de firmar un millonario convenio de alimentos confesó: “Nos metimos en un lío”, "¿Y qué vamos a decir que la iglesia no puede ayudar? Ahora el tema es ¿y los recursos, el equipo de gente y los voluntarios? ¿De dónde salen?". Mostrando que empieza a fracasar el esquema de los funcionarios liberales para sustituir la red de comedores populares. 
 Mientras los reclamos llevados adelante el 10 de abril siguen sin respuesta. En particular para los comedores que se encuentran en una situación de abandono sin asistencia ni ayudas, también repercute el congelamiento de montos en planes sociales. La situación del nuevo esquema del ministerio es asociada por diferentes especialistas como un desmantelamiento de las políticas sociales nacionales.
 Hoy el gobierno dio difusión a su nueva regulación: “se quitará el plan social a que aquellos que corten calles” y también para aquellos que “incurran en actos de violencia que importen la alteración del orden público”, algo repetido por Sandra Pettovello desde que asumió. Entre la normativa firmada aparece el límite hacia aquellos que obtenga un trabajo en blanco que pasa del anunciado de tres salarios mínimos a solamente poder percibir un salario mínimo. También se amenazó con una judicialización masiva a los dirigentes que llaman a movilizar y reclamar. 
 Esta movilización muestra que entramos a una nueva etapa en donde la preparación y la coordinación serán vitales. El protocolo de Bullrich no será desechado alegremente por el gobierno y menos aún por Jorge Macri, que consideró lo de ayer “un punto de inflexión”. 
 Para recuperar el alimento para los comedores, revertir las bajas discriminatorias y conquistar el aumento en los montos hay que confluir con los sectores que están en lucha del movimiento obrero como los estatales, docentes, metalúrgicos y del transporte.

Leonardo Perna
12/04/2024

domingo, abril 14, 2024

¿Y si Venezuela hubiera asaltado La Embajada de España para capturar al prófugo Leopoldo López?

CON FILO | Ecuador

Retroceso ucraniano y escalada de la Otan con Rusia


La posibilidad, más que cierta, de un colapso del ejército ucraniano, disparó una crisis al interior de la Otan. Las consecuencias internacionales de la derrota de la contraofensiva ucraniana, todavía se hacen sentir. Es que lo invertido y lo perdido por la alianza atlántica, en materia de equipo y suministros, fue mucho. Ucrania, claro está, puso la carne de cañón y ahora falta críticamente el personal. 
 Es en este cuadro que surge la iniciativa del presidente galo, Emmanuel Macron, respecto del envío de tropas francesas a Ucrania. El plan, según medios de ese país, es que los galos envíen un contingente de 2 mil tropas de fuerzas especiales, sea para cubrir la frontera de Ucrania y Bielorrusia y liberar así a reservas ucranianas para luchar en el este, o bien para apostarse en la margen occidental del Dnieper.
 Macron, además, declaró que sus líneas rojas eran Odessa y Kiev. Resulta entendible pero llamativo, porque si bien es cierto que Rusia se está imponiendo en la línea del frente, también lo es que las tropas de Putin están muy lejos aún de esas ciudades. 
 Pero el presidente francés también prometió el envío de tropas francesas a Moldavia. Ya hemos referido en la revista En Defensa del Marxismo, en un artículo de balance de dos años de guerra, sobre la penetración de la Otan en Moldavia y cómo se viene procesando una política de cerco sobre la región prorrusa de Transnistria y la autonomía, también prorrusa, de Gagauzia. La cuestión es que Rusia no necesita invadir Moldavia, pues conquistando Odessa directamente tendría frontera inmediata con Transnistria, lo cual a su vez le daría acceso al arsenal de munición de artillería más grande de la época soviética.
 Detrás de Macron y la posibilidad del envío de tropas, se apuntan Inglaterra, Polonia, República Checa y los Estados bálticos. Sin embargo, “su controvertido comentario sobre las tropas en el terreno obtuvo una recriminación instantánea y muy pública del canciller alemán Olaf Scholz y enfureció a los funcionarios estadounidenses que en privado dicen que tal medida podría incluso correr el riesgo de fomentar un enfrentamiento con Moscú, según un alto funcionario familiarizado con las discusiones entre los aliados” (Bloomberg, 27/3). 
 Incluso, recientemente, el Bundestag se pronunció por amplia mayoría respecto a que el envío de tropas francesas a Ucrania sería un acto individual de Francia, que no daría razones para la invocación de la defensa colectiva del artículo 5 del tratado de la Otan. Esto no quiere decir que Alemania no se prepara la guerra; por el contrario, ha resuelto una reforma integral de su ejército y evalúa la reinstauración del servicio militar obligatorio. Rusia ha respondido por distintos medios que la introducción de tropas de la Otan en Ucrania implica un causus belis para Rusia, por lo que dichas unidades francesas serían un objetivo militar legítimo. 
 Es claro que la Otan ya tiene tropas en Ucrania. La conversación de generales de la fuerza aérea de Alemania, obtenida por los servicios secretos de Putin, no solo da cuenta de la implicación directa de la alianza atlántica en las operaciones, principalmente para el manejo de sistemas de armas complejos, sino también que allí se dijo explícitamente que Francia e Inglaterra tienen personal para garantizar el funcionamiento de los misiles Storm Shadow/Scarlp (mismo misil, que cambia de nombre según se produzca en Inglaterra o Francia). 
 En ese orden, es claro que Ucrania no podría realizar un céntimo de sus operaciones sin la designación de objetivos obtenidos por los satélites de la Otan. Las operaciones contra la flota del Mar Negro, o los ataques a las refinerías del oeste ruso, serían imposibles sin la logística y la inteligencia de Estados Unidos. 
 La defensa antiaérea ucraniana, hoy muy menguada por los bombardeos rusos y la falta de provisión de munición, no podría actuar sin los operadores de los países de la Otan que envían los sistemas y sin los aviones de reconocimiento temprano que operan desde Rumania buscando a la aviación y los misiles rusos en el espacio aéreo ucraniano. 
 Sin embargo, el envío de tropas regulares, adjuntas al ejército ucraniano, significaría una escalada cualitativamente superior. Porque si bien un contingente de 2.000 tropas no tiene perspectiva ni capacidad de combate en el frente ucraniano, lo cierto es que su eventual eliminación también podría ser tomado por la Otan como un causus belis para escalar las hostilidades. 
 La perspectiva de la guerra mundial, y por lo tanto su escalada en un conflicto nuclear, es lo que genera contradicciones al interior del campo de la Otan y las presiones de algunos Estados hacia Ucrania para que capitule o abra una negociación con Moscú. 
 La falta de una dirección clara para la Otan claramente se traslada a las elecciones que se realizarán este año para el Parlamento Europeo, así como, claro está, en relación a las elecciones presidenciales de Estados Unidos de noviembre. Es claro, también, que la disputa electoral está delimitada en parte por las posiciones que hay en torno a la guerra. 
 Habrá que ver, además, si finalmente el partido republicano afloja algo del paquete de ayuda a Ucrania ya votado en el Senado de mayoría Demócrata. Hay indicios de que ello podría ocurrir en el marco de las sesiones de la Cámara de Representantes. En ese caso, dependiendo del tiempo que tome el suministro, Ucrania podría aguantar un tiempo más. 
 Es necesario que la clase obrera intervenga en rechazo de esta guerra imperialista reaccionaria. El enemigo está en el propio país. Guerra a la guerra. Por gobiernos de trabajadores y la confraternización de los pueblos. 

 Facundo Miño