jueves, agosto 25, 2016

Bertolt Brecht, el dramaturgo incómodo



A 60 años de su muerte.

“Escriba usted que yo era incómodo, así debo ser recordado después de mi muerte”, le dijo Bertolt Brecht a un periodista días antes de morir en Berlín oriental el 14 de agosto de 1956.
Fue incómodo desde sus tiempos de adolescente brillante. Nacido en Augsburgo en 1898, a sus 14 años lo expulsaron del colegio secundario por una crítica que le hizo al poema Dulce et decorum est pro patria mori (dulce y honorable es morir por la patria), de Horacio (65-8 aC). Aquel jovencito alemán, cuando en 1912 se preparaba la gran carnicería de 1914-18 y la publicidad patriotera era reguero en Europa, escribió que la de Horacio no era más que “propaganda dirigida, en la que sólo pueden creer los tontos”.
Fue un provocador, mujeriego y pedante hasta lo insoportable, creador del teatro épico o dialéctico, de estilo directo, llano, orientado a estimular la conciencia crítica del espectador y nunca el simple entretenimiento y menos el sentimentalismo lacrimoso, del que se declaró enemigo mortal.
Entre 1918 y 1920 escribió una pieza sobre la revolución alemana dirigida por el grupo Espartaco, Tambores en la noche, cuyo final apunta a producir un impacto hasta entonces inédito en el teatro, cuando su personaje central dice: “Todo esto no es más que puro teatro, simples tablas y luna de cartón. Pero los mataderos que se encuentran detrás, esos sí que son reales”. El teatro de Brecht establece con sus espectadores un vínculo novedoso, libre de cualquier simulacro de imparcialidad: toma partido y lo dice.
Las obras de Brecht son, entre otras cosas, una crítica demoledora a la “respetabilidad del burgués”; el teatro brechtiano muestra a una clase dominante compuesta por prostitutas, delincuentes, criminales de todas las especies, vividores y mendigos lujosos. Eso es, por ejemplo, La ópera de los cuatro cuartos o La ópera de los tres centavos, puesta en escena en 1930 con música de Kurt Weill.
En contra de las posturas de clásicos como Thomas Mann, que veían con recelo los nuevos medios de comunicación de su tiempo, Brecht se obsesionó con las posibilidades que le ofrecían la radio, el cine y la nueva industria gráfica para difundir sus ideas y llegar con ellas a un público masivo.
Fue, también, un gran perseguido. A comienzos de 1933, la representación de su obra La toma de medidas fue interrumpida por la policía, que lo acusó de alta traición. El 28 de febrero de ese año, un día después del incendio del Reichstag por los nazis, huyó con su familia a Praga, luego a Viena y después a Zurich. Finalmente se ocultó en Dinamarca, donde vivió cinco años. Fueron años duros, de grandes apuros económicos, en los que trabajó de granjero en Suecia y luego en Helsinki. También fue para él una época de gran creatividad: muchas de sus obras fueron escritas entre 1937 y 1944.
En 1941 atravesó la Unión Soviética, poco antes de la invasión alemana, y por esa vía llegó a California. Intentó trabajar en la industria cinematográfica norteamericana, pero Hollywood rechazó sus guiones. En 1947 fue detenido e interrogado por el Comité de Actividades Anti Norteamericanas dirigido por el senador Joseph McCarthy. Después de eso, solo Suiza le permitía el ingreso y en la República Federal Alemana las autoridades de ocupación, los aliados, también le prohibieron entrar. Nacionalizado austriaco, finalmente pudo radicarse en Berlín oriental, donde entró con pasaporte checo en 1948.
Allí trabajó intensamente, creó una versión alemana de Antígona y dirigió el Deutsches Theater. Pero no podía llevarse bien con el estalinismo. En 1971, al cumplirse el 15° aniversario de su muerte, el diario alemán Tagasspiegel publicó las grabaciones completas de una declaración reservada de Erich Mielke, director de la Stasi, la policía política del régimen alemán oriental. En ellas, Mielke explica que Brecht “quería hacer una denuncia contra un dirigente de Seguridad del Estado… (pausa) después, Brecht murió de un infarto”. De ese modo, el policía estalinista sugiere que a Brecht se le habría suministrado un tratamiento mortal para tratarlo de la afección coronaria que sufría.
Fue el autor llevado más veces a escena en lengua alemana después de Schiller, y uno de los más importantes dramaturgos del siglo XX. Dejó 48 piezas teatrales, 2.300 poemas y muchísima prosa. Fue un alegato anticapitalista y el creador de un lenguaje teatral sorprendente.

Alejandro Guerrero

León Trotsky: carta a la juventud trabajadora



Fue escrita y dirigida especialmente a la juventud. León Sedov, hijo de Trotsky y militante de la Oposición de Izquierda, fue un ejemplo de joven revolucionario.

Esta carta fue escrita por Lev Davidovich Bronstein (León Trotsky) en Coyoacán, México unos días después de que se enterara de que su hijo, León Sedov, fuera asesinado por el estalinismo. Un mensaje apasionante dirigido a los jóvenes revolucionarios de todos los países.
Ambos mantuvieron una relación que fue mucho más allá de la continuidad biológica que da la categoría padre e hijo. Los unía un lazo intenso, sostenido por una convicción común, en su afinidad de ideas y definiciones políticas. De todos los hijos de Trotsky y Natalia Sedova, “Liova” fue el único que abrazo con pasión la causa revolucionaria.
León Sedov falleció el 16 de febrero de 1938 en la ciudad de París dejando un vacío enorme en los corazones de sus padres; fue asesinado por agentes de la GPU, como luego también sería el destino de Trotsky. Transcurrían los Juicios de Moscú organizados por Stalin, que terminaron de liquidar la vieja generación de dirigentes del Partido Bolchevique que habían llevado a la clase obrera al poder en octubre de 1917.
La niñez de Liova transcurrió entre grandes tensiones políticas y desde muy joven jamás aceptó los privilegios que poseía la burocracia estalinista. Su talento para las matemáticas lo puso al servicio de los trabajadores y estudiantes que no habían tenido la posibilidad de instruirse. Amigo de los jóvenes panaderos a quiénes llevaba la propaganda, participaba de los “Sábados Rojos”, barriendo la nieve de las calles de Moscú, combatiendo el analfabetismo, descargando el pan y la leña de los camiones y más adelante como estudiante de Ingeniería reparando las locomotoras.
Él, como toda una generación de jóvenes que vivieron en forma militante la época, se sentía parte activa del espíritu de transformación que había traído la revolución. Su personalidad y temperamento se formó al calor de los grandes acontecimientos políticos en lo que también estuvieron inmersos los hechos más importantes de su vida personal y familiar.
A los 17 años comenzó su vida de revolucionario consciente. Fue militante del Komsomol, las juventudes comunistas soviéticas. Se unió a las filas de la Oposición de Izquierda desde su formación y fue responsable de la “sección rusa” de esta organización y del Biulletin Oppszitsii. Su principal obra literaria fue El libro rojo de los Procesos de Moscú dedicado al proceso de los dieciséis (Zinoviev, Kamenev, Smirnov y otros).
Mientras Trotsky se encontraba en Noruega sin poder defenderse de las difamaciones del estalinismo, Liova asumió la defensa de su padre en esas páginas:
“León escribía igual como hacía todo, es decir, a conciencia, estudiando, reflexionando, revisando. Desconocía la vanidad del ’ser autor’. La declamación agitativa no lo atraía. Al mismo tiempo cada línea que escribía ardía con una fuerza viva, que brotaba de su auténtico temperamento revolucionario”, diría Trotsky.
El asesinato de Sedov a manos del estalinismo fue un ataque calculado contra el principal colaborador de León Trotsky en la lucha por poner en pie la Oposición de Izquierda en Europa y la pelea contra la burocratización del Estado soviético.
Liova tuvo un papel central en la preparación del Congreso fundacional de la IV Internacional –cuya fundación se realizó posterior a su muerte–, demostrando la enorme capacidad y la perseverancia del internacionalismo revolucionario que caracterizaba a todas sus secciones. Se había transformado para Trotsky en el continuador de su causa común cuando el gran dirigente de la Revolución Rusa ya no estuviera vivo:
“Vivíamos firmemente convencidos de que mucho tiempo después de que nos hubiéramos ido serías tú el continuador de nuestra causa común. Legamos tu recuerdo irreprochable a las generaciones más jóvenes de los obreros del mundo. Con justicia tú vivirás en los corazones de todos aquellos que trabajan, sufren y luchan por un mundo mejor ¡Jóvenes revolucionarios de todo los países¡ ¡Acepten de nosotros el recuerdo de nuestro León y dejen que a partir de ahora participe invisible de sus batallas, ya que el destino le ha negado la dicha de participar en su victoria final¡”, escribiría Trotsky concluyendo su carta.
Para Natalia y León su muerte sumó un nuevo golpe a sus vidas, como había sido con sus demás hijos. Con Liova habían compartido una gran parte de su tiempo y militancia; solo su extraordinaria capacidad de resiliencia y su fe en el destino comunista de la humanidad, les permitió transformar su irreparable pérdida en bandera de lucha para las nuevas jóvenes generaciones de revolucionarios del mundo.
En la página del Centro de Estudios e Investigaciones “León Trotsky” (CEIP) se puede leer la Carta escrita por Trotsky en homenaje a León Sedov.

Claudia Añazco San Martín
Delegada SUTEBA Ensenada

El cambio climático podría dejarnos sin Juegos Olímpicos en el futuro cercano

Fuera de juego

Cuenta la leyenda que la primera maratón tuvo lugar en la Grecia antigua, en el año 490 A.C. Los atenienses habían impedido la invasión de los persas y enviaron a un mensajero a que fuera corriendo a llevar la noticia de la victoria desde el lugar de la batalla, la ciudad de Maratón, hasta la capital, Atenas. Corrió alrededor de 40km, entregó el mensaje y, acto seguido, se desplomó y murió al instante. Los historiadores cuestionan la veracidad de la leyenda, pero sigue siendo un mito fundacional del popular acontecimiento. Ahora, el futuro de la maratón en particular, y de los Juegos Olímpicos en general, podría estar en peligro. Un informe que acaba de publicar la revista médica británica The Lancet da a entender que para el año 2085 casi todas las ciudades que podrían ser anfitrionas de los Juegos Olímpicos serán demasiado calurosas para realizar eventos al aire libre.
Kirk Smith, catedrático de salud ambiental mundial de la Universidad de California, Berkeley, encabezó el equipo que redactó el artículo para The Lancet. Smith escribió: “La maratón es la actividad que exige mayor resistencia y, por consiguiente, da una buena idea de si las condiciones serán seguras para otras disciplinas olímpicas”. El científico observó que las temperaturas extremadamente elevadas ya han provocado que se cancelaran maratones, como ocurrió con la maratón de Chicago en 2007. Durante las pruebas de clasificación para elegir al equipo olímpico estadounidense que iría a los Juegos Olímpicos de Río este año, realizadas en Los Ángeles, el 30% de los corredores abandonaron la carrera debido al calor. El informe señala que: “En 2085, solamente 8 de las 543 ciudades fuera de Europa Occidental con capacidad de ser anfitrionas de los Juegos entrarían dentro de la categoría de bajo riesgo. Es decir, sólo el 1,5 por ciento”.
Los investigadores de The Lancet aprovecharon que las miradas de todo el mundo están puestas en los Juegos Olímpicos para plantear un hecho más importante: “Después de 2050, el mundo afrontará graves dificultades debido a que el grado y la velocidad del cambio climático podrían exceder la capacidad de adaptación de la sociedad”, escribieron los científicos. La mitad de los trabajadores del mundo trabajan al aire libre, acotaron, y los espacios exteriores, al igual que los espacios interiores sin refrigeración adecuada, son cada vez menos seguros. Advierten que “los golpes de calor tras realizar esfuerzo físico y sus consecuencias negativas, incluida la muerte, se volverán una parte fundamental del trabajo al aire libre en todo el mundo”. Si tomamos el ejemplo de otro deporte, miles de trabajadores están trabajando en condiciones de calor extremo en Qatar, construyendo estadios para el Campeonato Mundial de Fútbol de 2022 que se realizará en ese país. La Confederación Sindical Internacional estima que “más de 7.000 trabajadores morirán antes de que se patee la primera pelota de la Copa del Mundo de 2022”.
Estas terribles condiciones refuerzan la necesidad urgente de abordar la amenaza del problema climático. El Acuerdo de París alcanzado en diciembre aspira a poner un límite máximo de 1,5 a 2 grados Celsius al aumento promedio de la temperatura mundial. La ciencia sugiere, cada vez con mayor contundencia, que el clima está cambiando más rápido de lo previsto y que es necesario adoptar medidas en forma urgente. Cada día que pasa en que se debate este problema y se adoptan soluciones a medias, el problema se vuelve cada vez más difícil, sino imposible, de resolver.
Estados Unidos ha sido el mayor emisor de gases de efecto invernadero en la historia de la humanidad. Hemos quemado combustibles fósiles en forma desenfrenada durante siglos. Según la Administración de Información Energética del país: “Más del 80% del consumo total de energía en Estados Unidos durante los últimos 100 años han provenido exclusivamente de tres fuentes de combustibles fósiles: pétroleo, gas natural y carbón”. Si bien el uso de fuentes renovables, principalmente la energía solar y eólica, están aumentando, siguen representando una pequeña porción de lo que deberían para cumplir las promesas realizadas durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático celebrada en París.
El Presidente Barack Obama acaba de anunciar lo que probablemente será su última orden sobre estándares de vehículos eficientes. Su legado climático es considerablemente limitado (teniendo en cuenta, por supuesto, que tuvo que enfrentar en estos asuntos la firme oposición de los negadores del cambio climático del partido Republicano). Pero, ¿qué hay de los dos posibles sucesores de Obama? Hillary Clinton reconoce que el cambio climático es un problema urgente, pero ha dado una señal contraria al anunciar, esta semana, que su equipo de transición estaría encabezado por Ken Salazar, ex Secretario del Interior y ex senador de Estados Unidos por Colorado. Salazar ha promovido con entusiasmo la fracturación hidráulica y apoya la construcción del oleoducto Keystone XL y el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica ( TPP , por sus siglas en inglés).
Por su parte, Donald Trump ha descrito el cambio climático como un “engaño”. Mientras Trump asistió esta semana a su primera reunión informativa sobre información clasificada de seguridad nacional de Estados Unidos, el Golfo de México está siendo azotado por lluvias torrenciales e inundaciones. Al menos 11 personas han muerto y más de 20.000 fueron evacuadas de sus hogares en Baton Rouge y las zonas aledañas. En el sur de California, siguen los incendios forestales provocados por las graves sequías consecuencia del cambio climático, que han obligado a más de 82.000 personas a abandonar sus hogares. Julio fue el mes más caluroso de la historia desde que se llevan registros. Como parte de la información clasificada, a Trump le deberían mostrar las conclusiones del Pentágono, que durante años ha identificado el cambio climático como una de las peores amenazas a la seguridad nacional.

Amy Goodman y Denis Moynihan
Democracy Now!

© 2016 Amy Goodman

Traducción al español del texto en inglés: Mercedes Camps. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español.
Amy Goodman es la conductora de Democracy Now!, un noticiero internacional que se emite diariamente en más de 800 emisoras de radio y televisión en inglés y en más de 450 en español. Es co-autora del libro "Los que luchan contra el sistema: Héroes ordinarios en tiempos extraordinarios en Estados Unidos", editado por Le Monde Diplomatique Cono Sur.

miércoles, agosto 24, 2016

El maratón, la represión en Etiopía y las imágenes vibrantes



Feyisa Lilesa lo sabía: todas las cámaras, todos los destellos de los flashes, lo estaban enfocando. El deportista etíope trotaba a metros de la meta tras recorrer, en 2:09:54, los 42,195 kilómetros del maratón de los Juegos Olímpicos de Río. Entraba en segundo lugar, a poco más de un minuto del ganador, el kenyata Eliud Kipchoge (2:08:44).
Entonces sí: Lilesea, sin dejar de correr, levantó los brazos, miró al frente, luego a los costados, y los alzó en forma de cruz como si estuviera esposado. Más tarde, el medallista de plata le pondría voz a la denuncia: “Tengo familiares en prisión en mi país. Si hablas sobre democracia te matan. Si vuelvo a Etiopía, tal vez me maten o me metan en prisión”.
"Realicé ese gesto por la actitud del gobierno de mi país contra los oromos. Desde hace nueve meses, un millar de personas han resultado muertas", expresó Lilesa, en una rueda de prensa, posterior a la carrera. Se pronunció, así, en defensa de la etnia oromo, mayoritaria en su país, y contra el gobierno del Primer Ministro Hailemariam Desalegn. Durante la semana pasada, esta gobierno encabezó una represión a una protesta pacífica, que culminó con 100 muertos (Télam, 21/08).
Precisó Feyisa Lilesa, nacido en el segundo país más poblado de África: “En Etiopía hay 15 millones de oromo y el Gobierno nos obliga a dejar nuestras tierras, nos encarcela, nos mata. Les pido a los periodistas que hablen de la democracia que no existe en mi país, y de los intereses económicos que apoyan la represión. Es muy peligroso vivir en mi país. Tal vez tenga que irme a otro".
La etnia a la que pertenece Lilesa es una de las más numerosas de África, y también de las más castigadas. Se estima en 2,5 millones la cantidad de refugiados oromo en países vecinos como Somalia y Eritrea. La coalición del Frente Democrático Revolucionario de los Pueblos Etíopes (EPRDF, por sus siglas en inglés) gobierna el país desde 1991. De los 547 diputados que forman el Parlamento etíope, solo uno pertenece a un partido de la oposición.
Human Rights Watch (HRW) denunció, en junio, que las fuerzas de seguridad de Etiopía mataron más de 400 personas, en su mayoría manifestantes, y han detenido a miles de ellos. Fue durante la represión de las protestas registradas en Oromia desde el pasado noviembre, producidas contra un proyecto oficial de apropiación de tierras. Un informe emitido por New World Wealth reveló que el número de millonarios ha aumentado en este país más que en cualquier otro lugar del continente (El País, 06/11/14).
“El Congreso Federal de Oromo, que representa al mayor grupo étnico de Etiopía, está en contra del ‘plan maestro’ que maneja el Gobierno para ampliar Addis Abeba (la capital), y asegura que 150.000 agricultores oromo se ven obligados a abandonar sus tierras sin ninguna indemnización. Mientras millonarios como Tesfakiros se enriquecen gracias al boom inmobiliario” (Ídem anterior). Mulugeta Tesfakiros es el propietario de la inmobiliaria Muller, creador de un imperio comercial compuesto por empresas de logística, transporte y fabricación de productos alimenticios. “Es sencillamente una usurpación de las tierras de las tribus indígenas, que perderán su cultura y su identidad”, se denunció.

Una imagen vibrante

El maratonista Lilesa le restó importancia a la posibilidad de que su gesto le cueste una sanción del Comité Olímpico Internacional (COI), cuya regla 50 de la Carta Olímpica prohíbe manifestaciones o protestas políticas.
En 1968, los corredores afroamericanos Tommie Smith y John Carlos fueron expulsados después de que ambos hicieron en el podio el saludo del poder negro (“black power”) tras recibir las medallas de oro y bronce, respectivamente, en los Juegos Olímpicos en México.
Los deportistas, en una ardiente imagen grabada en la memoria histórica, bajaron las cabezas y levantaron en alto los puños bien cerrados y enfundados en guantes negros. En 1936, el comité olímpico no tomó ninguna medida de sanción contra los deportistas alemanes que durante los Juegos de Berlín desfilaban haciendo el saludo nazi.
Decía el ensayista alemán Walter Benjamín que la imagen es aquello en donde lo que ha sido se une al ahora (el presente), como un relámpago, en una constelación. En otras palabras, resumía, toda imagen es la dialéctica en reposo. Feyisa Lilesa ha usado la reproducibilidad de la imagen como herramienta de denuncia: una fotografía, que en estas horas está dando la vuelta al mundo, invocando el presente de un régimen represor y la fuerza de un pasado de lucha contra la invasión de las potencias europeas.

Daniel Mecca

Adiós a Carlos Terribili



El gran muralista e ilustrador falleció el 21 de agosto.

Nacido en 1936 en Caballito, Carlos Terribili egresó de la Escuela Superior de Bellas Artes Manuel Belgrano y también de la Prilidiano Pueyrredón, donde forjó sus saberes y mantuvo sus primeras polémicas con la Academia. En sus comienzos se volcó a la pintura abstracta, no figurativa, con influencias en el arte precolombino. Su atracción por la cultura americana lo condujo hacia la búsqueda de una idiosincrasia propia de su pueblo, y hacia allí dirigió su obra y su pensamiento. Sin olvidar los valores de Picasso o Miró, su consigna fue retratar la América que conocía y vivía, y definitivamente adoptó la figura humana en su obra.
Proveniente de una familia radical, sus inquietudes lo acercaron tempranamente al peronismo. Su adolescencia en Boedo, los carnavales, las fiestas populares, el tango y la expresividad que encontró en las clases oprimidas lo definieron como artista. A lo largo de su extensa obra jamás participó en salones competitivos o concursos con premios. No abandonó esta postura jamás.
En los últimos años de su vida se acercó al Partido Obrero con sus muestras en los Pic Nic y la participación en el FELCO, donde se autodefinió como ‘de corazón peronista y cerebro marxista’. Resistió así las tentaciones del americanismo vacuo del nacionalismo burgués y la cooptación del Estado.
Como orador, en una charla del FELCO 2010, nos dijo, ‘he hecho muchos amigos, algunos me han abandonado y ahora tengo nuevos amigos de izquierda’. No fueron palabras al viento. Carlos Terribili fue uno de los artistas que se pronunció públicamente por justicia por Mariano Ferreyra y realizó un retrato de él.
Marx, Engels, las madres, el Che, también están en su obra y ‘La indiferencia mata’, que nos regaló para que guardemos su memoria.

Juan M. (Frente de Artistas)

García Lupo: Un escrutador de su época



Fue un testigo activo de su tiempo. Estuvo en la reunión de la OEA en Punta del Este, en 1961, acreditado por la agencia Prensa Latina que él fundó con Jorge Masetti, Rodolfo Walsh y Gabriel García Márquez. Y no sólo hizo allí una cobertura que debería estudiarse en las escuelas de periodismo (las que no existen), fue además un protagonista de aquella historia. Rogelio había trabajado en el semanario desarrollista Qué, dirigido por Rogelio Frigerio y en el que escribía también Raúl Scalabrini Ortiz. Esos contactos con el desarrollismo le permitieron ser un gestor de la entrevista al comandante Ernesto Guevara, representante de Cuba en aquel encuentro, con el entonces presidente argentino, Arturo Frondizi.
Muchos años después, García Lupo escribió sobre esa entrevista con una pluma de exquisitez, con ese ritmo de novela policial que sabía, como pocos, darle a sus relatos periodísticos.
La agencia Prensa Latina fue uno de los grandes (e inaugurales) medios de prensa que hoy se llamarían “alternativos”. Con una calidad literaria superlativa difundía las ideas, los logros, las dificultades y los propósitos de la Revolución Cubana, manteniendo un rigor informativo de altísima profesionalidad. No duró mucho: el devenir de la revolución hizo que surgieran internamente fuertes corrientes contra “los argentinos”, denominación que incluía al colombiano García Márquez y tal vez, por lo que ocurrió con él rápidamente, también al Che Guevara. García Lupo volvió a la Argentina.
Sobre aquella experiencia el gran periodista dijo en una entrevista con Clarín (21/04/14): “El trabajo de Gabo (por Gabriel García Márquez), nuestro trabajo, todo el periodismo de los años 59 y 60 fue destruido cuando salimos de Prensa Latina, bajo sospecha ideológica. Quienes pasaron a dirigir la agencia eran del más cerrado estalinismo. Muchos años después, Gabo reunió sus escritos de prensa y no hay entre ellos un solo despacho de la agencia. Fueron destruidos”.
García Lupo fue un maestro de periodistas de investigación. Él y Walsh hicieron época en ese renglón y son, tal vez, irrepetibles; al menos por el momento, porque la precarización y la súper-explotación de los trabajadores de prensa, junto con la definitiva transformación de los grandes medios en enormes pulpos oligopólicos que defienden sus propios intereses de grupo (antes incluso que los intereses generales de la burguesía), hacen que la investigación periodística tienda a extinguirse.
García Lupo era un buscador de pistas y las encontraba hasta en los clasificados de los diarios o en los avisos fúnebres y desarrollaba, a partir de ellas, investigaciones filosas, muchas veces demoledoras. Vaya como ejemplo su hallazgo de los vínculos entre el banquero Gaith Pharaon -socio de Carlos Menem en mafioserías profundas- y el narcotráfico y el tráfico de armas a escala internacional. Escribió libros que son y serán material de consulta, no sólo acerca de los temas puntuales que tocan, sino sobre los métodos de la investigación periodística.
Rogelio, además, gustaba de que lo llamáramos, que le hiciéramos consultas, y las respondía con una pedagogía penetrante. Fue un extraordinario cronista, un escrutador de un tiempo que es también el nuestro.
Hasta siempre, maestro.

Alejandro Guerrero

Peras y manzanas



Lecciones de economía en Plaza de Mayo

La Plaza de Mayo ha sido, desde siempre, el escenario de grandes crisis políticas y pronunciamientos populares. La mañana de hoy no fue una excepción: muy cerca de la Pirámide, no sólo quedó retratado el impasse completo del programa económico del macrismo, sino también el de un régimen social.
Por una punta de la plaza, vimos llegar a los productores de peras y manzanas, con su mercadería invendible en las condiciones presentes. Esos productores celebraron, en diciembre pasado, la devaluación de un 50% de la moneda nacional, esperando que ello les significara una reducción de sus costos en dólares y la reapertura de los mercados internacionales. Del lado de los mercados, el derrumbe de la economía brasileña y el agravamiento general de la crisis mundial continuaron abatiendo la demanda. Al mismo tiempo, la depreciación del peso elevó a precios astronómicos el valor de la fruta en el mercado local, volviéndolos prohibitivos para el consumidor que vive de un salario.
Del lado de los costos, la devaluación sirvió para licuar el salario de los trabajadores de la cosecha y el empaque. Pero la parte del león se la llevaron los monopolios acopiadores y el capital financiero, al calor de los altos intereses que impone la refinanciación de la deuda pública.
Al mismo tiempo, llegaban a la Plaza jefas de hogar desde todos los rincones de la Capital y el conurbano. Seguramente, son parte de las 150.000 familias que perdieron su trabajo en estos meses. O, sin llegar a este extremo, de quienes vieron caer su salario al calor de una inflación del 45%. Al 28% de pobres que dejó la “década ganada”, el macrismo le viene agregando unos tres puntos porcentuales.
Así las cosas, la Plaza de Mayo se convirtió en una enorme lección de economía y de política. Quedó de manifiesto una crisis capitalista en su forma más contundente: esto es, cuando esta organización social es incapaz de unir a través de su metabolismo característico –el mercado– a los productores y a quienes demandan los productos del trabajo humano. Los primeros tienen aptitud para producir bienes que satisfacen necesidades humanas (valores de uso) y los segundos necesitan esos alimentos. Sin embargo, y como productos que deben ser sometidos al intercambio (valores de cambio), hay peras y manzanas en exceso, por relación a la demanda solvente. En otro ámbito del mercado, los que no pueden comprar las frutas, a su turno, tampoco consiguen vender su fuerza laboral, e ingresan al ejército de desocupados.
La unión entre unos y otros, en estas condiciones, sólo puede producirse a través de una ruptura de la condición mercantil –en este caso, de una manifestación política. Ello es lo que han protagonizado hoy, en la Plaza de Mayo, los que llevaron peras y manzanas y quienes fueron a buscarlas.
La clase obrera y la izquierda deben imprimirle una conciencia y un programa a este impasse enorme que se expresó hoy: la salida al derrumbe económico y social que han dejado quienes gobiernan y han gobernado el país para los intereses capitalistas exige una transformación social y una lucha.

Marcelo Ramal

Sacco y Vanzetti a 89 años de su muerte



El 23 de agosto de 1927 fueron ejecutados en Massachusetts, Estados Unidos, dos obreros anarquistas de origen italiano: Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti, condenados por un crimen que no cometieron.

Culpables de ser anarquistas y trabajadores, Sacco y Vanzetti fueron ejecutados por electrocución en la silla eléctrica el 23 de agosto de 1927.
En un contexto mundial conmocionado por el triunfo de la Revolución Rusa y el fin de la Primera Guerra Mundial, donde la burguesía asustada por el “terror rojo” fomentaba la xenofobia y el odio general por los extranjeros, comunistas, anarquistas y socialistas. Nicola y Bartolomeo eran acusados de cometer un presunto robo a mano armada y el asesinato de dos personas en 1920 en South Braintree, Massachusetts. Luego de 7 extensos años de juicio, con escasas pruebas y falsos testimonios, fueron encontrados culpables.
Su encarcelamiento y ejecución generaron comités pro Sacco y Vanzetti y protestas masivas de trabajadores en Nueva York, Londres, Buenos Aires, Ámsterdam, Tokio y huelgas en distintas ciudades del mundo.
Semanas previas a la ejecución, el 9 de agosto de 1927 en Chicago, la huelga general es seguida por 16.000 obreros. En Nueva York, por 150 mil personas según la policía. En Montevideo, Uruguay la huelga de 24 horas fue multitudinaria, al igual que en Asunción, Paraguay. En Argentina también, miles de trabajadores fueron reprimidos por manifestarse, pidiendo la justicia que las instituciones burguesas se negaban a otorgar.
La clase obrera unida y sin fronteras para defender a los suyos, protestando para que no se ejecute a los que luchan. Eso, que querían erradicar de la faz de la tierra, que era un martirio para los capitalistas, una “peste revolucionaria”, fue producto de la ejecución del pescador Vanzetti y del zapatero Sacco.
La sangre obrera es sangre y es bandera. Aquella ejecución injusta e infame no generó más que protestas y huelgas por todo el mundo. Sus nombres, aún causadores de polémica en Estados Unidos, resuenan cada vez que una injusticia es cometida sobre la clase obrera, como en el caso de los petroleros de las Heras por ejemplo.
Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti, presentes en el consciente colectivo, ardiendo en el tiempo.

Luca Ermili

Pompeya y la furia del Vesubio



El 24 de agosto del año 79 d.C entraba en erupción el volcán Vesubio, sepultando a las ciudades de Pompeya y Herculano.

Durante más de 1500 años, las ciudades de Pompeya y Herculano permanecieron bajo gruesas capas de cenizas solidificadas luego de una gigantesca erupción volcánica. Siempre se especuló sobre su existencia, incluso se tenían mapas del Imperio Romano que la ubicaban con bastante precisión pero no fue hasta un día de 1550, cuando los trabajadores del arquitecto Dominico Fontana, que realizaban un acueducto, descubrieron por casualidad parte de la antigua metrópoli. Se dice que Fontana, al encontrar algunos frescos eróticos de los muros de la ciudad, se escandalizó tanto, debido a la estricta moral de la época, que volvió a enterrarlos, en un vano intento de ocultamiento arqueológico.
No fue hasta 1738, en que se redescubrió Herculano y avivó la búsqueda de esta ciudad perdida y diez años después se daba con algunas estructuras de Pompeya enterradas en la falda de volcán. Durante ese tiempo, Carlos III de España envió expediciones de saqueo pseudocientíficas en búsqueda de tesoros que rapiñar, que hasta hoy descansan en Madrid. Desde entonces, Pompeya y Herculano, no dejaron de fascinar a los arqueólogos, y público en general, porque, como ningún sitio arqueológico, ofrece un cuadro de la vida cotidiana bajo el Imperio Romano en el siglo I.

Un poco de historia. Su origen

Como gran parte de las ciudades del golfo de Nápoles, la zona estaba ocupada desde el siglo IX a.C., aunque el asentamiento de Pompeya es mucho más nuevo. Para el siglo VII a.C., ya existía la ciudad. Los oscos probablemente hayan sido sus fundadores. Pompeya era un paso obligado entre las colonias de la Magna Grecia, al sur de la Península Itálica y las poderosas ciudades etruscas. Esto le permitió crecer como un centro de comercio.
Durante el siglo V a.C. fue ocupada por los Samnitas, otro pueblo de habla osca. En el año 89 a.C., Pompeya participó de una guerra contra Roma, pero el cónsul Lucio Cornelio Sila logró su rendición tras nueve años de sitio, convirtiéndose en una colonia romana bajo el nombre de Colonia Cornelia Veneria Pompeianorum. Su sitio estratégico en la confluencia de las rutas comerciales, le permitió reponerse y crecer rápidamente.
En el año 59 d.C. se produjeron serios disturbios en el anfiteatro de la ciudad entre los pompeyanos y unos visitantes de Nuceria. El enfrentamiento fue de tal magnitud que el emperador Nerón prohibió los juegos en la ciudad durante 10 años.
Alrededor del año 62 d.C., un fuerte terremoto sacudió a Pompeya que tuvo que reconstruir varios de sus edificios. Para el momento de la erupción todavía se seguía con estos trabajos.

La erupción

Existen muy buenos registros sobre la erupción, sobre todo de primera mano, ya que Plinio el joven, un abogado, escritor y científico, fue actor de la catástrofe. En una carta a Cornelio Tácito (55-120 d.C.), historiador, senador, cónsul y gobernador del Imperio romano, se refirió sobre los acontecimientos. Estando en la cercana Miseno, sobre el golfo de Nápoles, donde estaba el asiento de la Flota imperial y cuyo tío era el prefecto, su homónimo Plinio el Viejo, pudo observar la extraña nube en forma de pino. Seguramente el Vesubio habría “avisado” con repetidos temblores. Ya en el año 62 d.C, Pompeya había sufrido un gran terremoto que preanunciaban la acumulación de roca fundida en la cámara de magma del volcán. Pero ninguno de sus habitantes supo interpretar esos designios y prosiguieron sus vidas. Incluso la mayoría creían que el Vesubio era una montaña.
Pero el 24 de agosto del año 79 d.C., las entrañas del volcán estaban por estallar debido a la presión del magma, bloqueadas por las rocas de la cúspide. Cerca de la 1 de la mañana un tremendo estampido despertó a los habitantes de Pompeya. Columnas de gases de más de 15 km se alzaron sobre sus cabezas. En pocos minutos, una intensa lluvia de piedra pómez se precipito sobre las calles y templos de la ciudad. Sus incrédulos habitantes comenzaron a alarmarse al no detenerse. Algunos trataron de huir, otros se refugiaron en sus hogares, rogando a los dioses por sus vidas. Recordemos que para esa época, Pompeya estaba habitada por unas 15000 almas. Cerca de 100 millones de rocas pómez se depositaron sobre los crujientes techos. Algunos edificios no soportaron tamaño peso y colapsaron.
A la 1 de tarde, Plinio el viejo, desde Miseno, era alertado sobre la extraña nube negra que salía del Vesubio. En su calidad de comandante de la flota, alistó a sus hombres y embarcaciones para prestar ayuda. A mitad de su recorrido, la espesa nube de cenizas no les dejaba ver la costa, donde algunos refugiados esperaban en vano su llegada. El flujo piroclástico los alcanzó y fulminó. La gente de la playa no se quemó, se carbonizó. Sin posibilidades de ver y corridos por la nube, carraspeando los calientes gases, los esforzados marineros enfilaron sus galeras hacia Estabia, hoy Castellammare di Stabia. Su comandante encontraría allí la muerte por asfixia.
Por esos momentos, la cámara de magma del vólcan se desbordó y una segunda nube piroclástica se precipitó sobre Pompeya. Los que huían por las calles caían envenenados, otros se refugian en sus casas esperando que pase todo.
Durante las excavaciones, se hallaron unos 2000 cuerpos. Estaban enterrados bajo ceniza solidificada, que durante la erupción había consumido los tejidos, formando huecos que contenían los restos humanos. En 1860, el arqueólogo italiano Giuseppe Fiorelli rellenó estos huecos con yeso, y obtuvo moldes de los cuerpos de las víctimas que mostraban el último momento de su agonía. Algunos de ellos, exhiben la expresión de terror en sus caras. En posiciones fetales, se tapan la boca o cubren a sus niños tratando de evitar la inhalación de los gases tóxicos. Otros se aferran a sus joyas y ahorros. En el Domus de Julio Polibio (sabemos su nombre porque en el frente de la casa hay un grafiti que llama a votarlo en las próximas elecciones) se encontraron 13 esqueletos, uno de ellos de una joven en avanzado estado de gestación. Sabemos que eran una familia por el análisis del ADN, así que probablemente estos no huyeron en los primeros momentos de la erupción, por la situación de la joven embarazada. 19 horas esperaron encerrados, pero los techos no resistieron el peso de las rocas depositadas y uno a uno se derrumbaron.
Algunos tienen el cráneo quebrado, un indicio de una fuerte lesión probablemente por un golpe. El resto se refugiaron en las habitaciones del fondo. En la casa había tres varones adultos, tres mujeres adultas de distintas edades, cuatro niños, una niña, un bebé y un feto en el último mes de vida intrauterina. Uno de los varones prefirió ahorrarse el tormento quitándose la vida. Junto a su cuerpo se hallaron unas pequeñas botellas que contenían veneno. Incluso los perros guardianes siguen encadenados a las paredes de las casas de sus amos, al igual que los gladiadores del anfiteatro, en este último caso, sus cuerpos están acompañados de una misteriosa mujer cargada de joyas.

El sitio arqueológico

En la actualidad, millones de visitantes recorren las calles de Pompeya, maravillándose con sus obras de arte. En el sitio arqueológico podemos ver el Foro, centro cívico y comercial. Un amplio espacio abierto en forma rectangular rodeado de una columnata y edificios públicos, como el templo a Jupiter. También está el mercado de alimentos, el edificio de Eumaquia, que albergaba a los tintoreros y lavanderos, la Basílica y los templos de Apolo, de Vespasiano, el de Isis, el de Venus, las termas Estabianas, instalaciones deportivas, teatros, anfiteatros, lupanares y residencias privadas.
El Vesubio sigue dominando la Bahía de Nápoles. Sus fértiles tierras atraen a personas de todas partes, como en el pasado, solo que ahora 3.5 millones de personas viven a su sombra. Este volcán no tuvo otra erupción de esta magnitud pero según los expertos, las erupciones plinianas, bautizadas en honor a Plinio el joven, solamente ocurren cada 2000 años… se aproximaría la siguiente.

Iván Moya

Juegos Olímpicos: Medallas afrodescendientes para la “supremacía blanca”

1 . Fueron los deportistas afrodescendientes los que ganaron la mayor cantidad de medallas para EEUU y los países europeos donde las élites “blancas” -que digitan a sus presidentes y controlan sus gobiernos- humillan a los negros y negras, los desprecian y mandan que los desaparezcan.
Sobre todo en EEUU donde el “Ku Klux Klan” (KKK) sigue imponiendo la ley del exterminio de las razas inferiores (negros, indios latinos, asiáticos, árabes). Total, “surgió para fundar el imperio blanco y para protegerlo” tal como anticipara Woodrow Wilson ex-presidente estadounidense (1913-21), con ocasión de la “refundación” de la organización en 1915. Impulsor del Nuevo Orden Mundial Capitalista de la mano con la masonería judío-sionista Wilson, fiel a su racismo contra América latina, ordenó las invasiones de México, Panamá, Haití, Santo Domingo.
El origen del KKK, se remite al tiempo de la Guerra Civil estadounidense (1861-65) que enfrentó a los usurpadores del norte del territorio norteamericano (“Los unionistas”) con los usurpadores del sur (“Los confederados”).
El KKK nació para prolongar la guerra de exterminio de todo aquél que se negara a reconocer la “supremacía blanca” por encima de cualquier otra raza. Similares versiones las hay en Canadá, Alemania, Francia, Holanda, Gran Bretaña, Italia, España, Australia y otros. Todas hunden sus raíces en el colonialismo.
2. Alguien puede pensar que “esto es historia” (en el sentido lineal) y que ahora vivimos tiempos distintos, pues incluso EEUU tiene un presidente negro. Puede acusarme de retrógrado o de racista. Lo cierto es que esto compromete cuestiones sobre qué entender por historia, por histórico, por racismo.
Aquí y ahora, permítanme decirle a los medalleros olímpicos afrodescendientes de Estados Unidos, de Canadá y de Europa que si algo de respeto por ellos mismos y de vergüenza deportiva les cabe, lo que deberían hacer es entregar sus medallas a las respectivas comunidades afrodescendientes a las que pertenecen por origen ancestral.
Para competencias futuras, deberían asumir la representación afrodescendiente y no la de quienes, aduciendo el mito de la “superioridad blanca”, masacraron a sus ancestros sometiéndolos a las más crueles prácticas de explotación y de castigo. Dejen ya, de ser utilizados como estadísticas para ostentar una superioridad deportiva que los “blancos” no tienen.
3. Los afrodescendientes deben dejar de prestarse al juego sucio de una supuesta superioridad que sirve a intereses geopolíticos. Deben igualmente sustraerse a la mercantilización de sus fortalezas, su disciplina, su entrega y sus capacidades. Deben decirle no, al rédito mercantil que puedan representar individualmente para las grandes comercializadoras del talento físico. Decir no a la genuflexión y a la obsecuencia. Es un mandato de identidad, de autoestima y de respeto por vuestros ancestros.
Los gobiernos racistas de EEUU, de Francia, Gran Bretaña, Canadá no tienen ningún derecho de ostentar medallas que ganaron quienes son considerados de “raza inferior”. Tampoco a las ganadas por deportistas “comprados” para asegurarse un lugar en las estadísticas. Cierto que aquí pesa mucho la decisión personal de quien “se vende”. No importa en nombre de lo que sea, pero traicionando elementales principios de identidad y de pertenencia. De amor propio y de respeto consigo mismo. Pero, el mercado lo puede todo. Al menos, mientras la “supremacía blanca” lo controle.

Rubén Ramos

martes, agosto 23, 2016

Chile se subleva contra el sistema de jubilación privada



La segunda jornada de movilizaciones contra las AFP (sistema de jubilación privada semejante a lo que fueron las AFJP argentinas) sumaron, según sus organizadores, cerca de 600 mil personas en Santiago y más de un millón de personas en todo el país. Las protestas se inscriben en la línea de las movilizaciones multitudinarias de julio y fueron que organizadas por el Movimiento No + AFP.
Por ley, los trabajadores chilenos deben destinar entre el 10 y el 12% de su sueldo mensual a las AFPs (cuyos orígenes se remontan al pinochetismo y que han continuado bajo los sucesivos gobiernos democráticos), que invierten a la vez esos recursos en acciones y bonos, tanto en Chile como en el extranjero. Un verdadero robo al salario puesto a disposición de la especulación financiera y del capital bancario. Los aportes salen del bolsillo de los laburantes, pero hoy, el 91% de las pensiones pagadas bajo el mecanismo de retiro programado apenas alcanzan el 61% del salario mínimo. Este mega negocio fue emparchado por Bachelet en 2008 con el llamado “pilar solidario”, una supuesta reforma al sistema jubilatorio mediante la cual el Estado se hizo cargo de las pensiones que quedaban por fuera del sistema privado, dejando intacto el negocio de los bancos y poniendo el Estado a cargo de las jubilaciones que no fueran rentables.
Hace pocos días, una investigación realizada por la radio Bío Bío reveló que 104 políticos han sido o son parte del negocio de las AFP y que 40 ex ministros (incluyendo dos actuales) han sido o son miembros de los directorios de estas empresas (La Nación, 22/8).
Las movilizaciones multitudinarias –a lo que deben añadirse las protestas estudiantiles por la gratuidad educativa- prueban los límites de la política de contención de Bachelet, cuya imagen está en un piso histórico (15%). En función de estos propósitos de regimentación popular, la Concertación devino en Nueva Mayoría e incorporó al PC al gobierno.

Salida

El Partido Obrero Revolucionario, que intervino en las movilizaciones y participó de la reciente Conferencia Latinoamericana convocada por el PO de Argentina y el PT de Uruguay, levanta como planteo una pensión del 83% móvil, por la restitución inmediata de los aportes patronales con su respectiva eliminación de las contribuciones salariales y por la transferencia de todos los cotizantes y sus ahorros a un nuevo organismo estatal de fondo de pensiones, el cual esté bajo el control y administración de representantes de trabajadores activos y pasivos.
En Chile comienza a abrirse una nueva etapa política, donde el agotamiento de la experiencia concertacionista –como señalan las tesis de la Conferencia Latinoamericana desarrollada en Montevideo- abre un campo de acción para construcción de una alternativa obrera y socialista.

Martin Sanchez

Indios Kilme: nacidos para ser rebeldes



Detrás de los festejos de los 350 años de la fundación de Quilmes se esconde una historia terrible de opresión y desarraigo pero también de rebeldía y resistencia del pueblo Kilme. Otro "pozo" de la historia que no se puede "tapar" con globitos amarillos.

A pesar de la pretendida objetividad que el ideal Positivista intentó imprimirle a la reconstrucción del pasado, el análisis histórico está atravesado por el ojo (y los intereses) de las clases en pugna en el presente y, a su vez, en el pasado. Esta operación da como resultado un relato histórico que legitima, "autoriza" (o desautoriza) el accionar de esas mismas clases en el presente. Este es el caso de la fundación de la ciudad de Quilmes, que tiene en sus orígenes el intento por parte de la gobernación de Tucumán, de dominar y sojuzgar a los pueblos originarios de la región Calchaquí, en el oeste de Tucumán y trasladarlos compulsivamente al sur de la provincia de Buenos Aires.

Nacidos para ser rebeldes

En las punas (sobre los 2500 metros), sierras, valles y quebradas del NOA, somos desde hace alrededor de 15000 años. Cuando hace 450 años los hispano-europeos, guiados por "Yana" (mercenarios o gentes sin comunidad) de los Inka, llegaron al noroeste argentino, florecía la cultura pre-incaica de los Kiilme (que significa "entre cerros"). En el noroeste de Tucumán y el este de Catamarca los Kilme desarrollaron una cultura agrícola-ganadera con una tecnología bastante desarrollada, puesta de manifiesto en excelentes formas de regadío.
Si bien la conquista española se produce alrededor de 1536 con la llegada de Diego de Almagro, casi un siglo le cuesta a los españoles dominar la región. Cuando los españoles creen que a sangre y fuego habían logrado "pacificar" la región Calchaquí, en 1630 se produce una rebelión general que dura más de treinta y cinco años. Según testimonian distintos cronistas, la resistencia a la dominación y a los ritmos de explotación españoles fue tenaz por parte de los pueblos Kilme. En ella participaron mujeres y niños, tanto es así que después de haber sojuzgado al resto de los pueblos del valle, la gobernación colonial de Tucumán doblega a los Kilme por hambre y los confina cautivos desde las tierras altas y secas del noroeste a la húmeda llanura rioplatense después de una cruel marcha en condiciones infrahumanas a través de casi 1500 km.
En 1666 se crea la Reducción de la Exaltación de la Santa Cruz de los Quilmes donde el pueblo Kilme fue sojuzgado. El 14 de Agosto de 1812, acorde a la política post revolucionaria el Triunvirato declara extinta la Reducción y se declara a los indios Quilmes "iguales" al resto de los "ciudadanos". Luego de un siglo y medio de explotación y opresión, el pueblo Kilme consigue una libertad que nunca pudo ser gozada en toda su plenitud.
Durante los años 1806 y 1807 estas mismas tierras "quilmeñas" serán escenario de los intentos de invasión por parte de la Inglaterra industrial, que a fuerza de explotar obreros y obreras británicos necesitaba inundar al mundo colonial con sus manufacturas. Ya las costas y las calles de la incipiente ciudad serían recorridas por esclavos negros ingresados desde la Banda Oriental, era el momento de establecer el "manto de la igualdad ciudadana" a indios, negros y mulatos (aunque la mayoría de ellos fueran después los principales reclutados en la guerras de la Independencia). "Igualdad" que ocultaría hacia el futuro la verdadera desigualdad material a la que fueron sometidos los pueblos originarios.

Emanuel Casas
Graciela Monje Docente | Comisión Directiva SUTEBA Quilmes

lunes, agosto 22, 2016

Jean-Guy Allard, el Periodismo por la verdad (1948-2016)



Un amigo se fue

Hace un par de noches tuve un sueño. Andaba por La Habana con mi viejo amigo Jean-Guy Allard. Él estaba de buena forma, alegre y sonriente como siempre, contando cuentos en su estilo animado y apasionado, con un toque de humor del bueno. No recuerdo los detalles exactos del sueño, como suele suceder después de despertarse, pero fue vívido y coherente, hasta que algo me levantó de repente. En la oscuridad de la madrugada, medio despierta, el agradable sueño de andar paseando por una ciudad tan hermosa con un buen amigo se había convertido en una preocupación: algo le había pasado a Jean-Guy. Si les digo que no es primera vez que he soñado sobre alguien y al despertar, esa persona resulta muy grave o fallecida, a lo mejor no me van a creer. Pero Jean-Guy, él, sí me hubiese creído.
A Jean-Guy Allard le fascinaba la intriga, las conspiraciones, lo encubierto, lo clandestino y el lado oculto de la política y los seres humanos. Tenía una fuerte convicción de justicia, un corazón puro y alegre y un amor incondicional por la vida. Esa vida que tanto gozaba, que vivió hasta el máximo y último minuto, se le fue el pasado martes, 16 de agosto.
Unas horas después de despertarme del sueño donde él aparecía, le escribí un correo preguntando por su salud, pidiendo que me contara como seguía. La última vez que hablé con él fue a finales de julio cuando me encontraba en La Habana. No alcancé a verlo porque mi viaje fue relámpago, pero lo llamé y hablamos un rato. No se escuchaba bien, me dijo que había estado muy mal de salud, todo había empeorado. Estaba con unos amigos en su nuevo apartamento en Vedado, su casa de 'soltero', como él bromeaba. Recién se había separado de su esposa cubana, la linda y cariñosa Tamara, madre de su bello hijo Sebastian, de 12 años. Jean-Guy me dijo que de pronto se iba a un lugar para recibir terapia especializada para su artritis, desde hace meses estaba en una grave crisis de salud.
Lo vi en noviembre pasado en La Habana y estaba en silla de ruedas. Su condición médica ya no le dejaba caminar, andaba con mucho dolor. Típico de Jean-Guy, aún andaba manejando su carro. Nos encontramos en un restaurante en la punta de Vedado y Miramar, él llegó con Sebastian en su carro. Al salir, pedimos ayuda de los señores que cuidaban los carros para buscar el de Jean-Guy, y cuando nos lo trajeron pasaron un rato intentando meter la silla de ruedas en la pequeña maleta. Después nos miraron con tremenda sorpresa cuando vieron a Jean-Guy posicionándose en el asiento del conductor. "¡Sí! Este viejo enfermo va a manejar", se reía con esa sonrisa que lucía su cara entera. ¡Cuánto le encantaba sorprender a la gente, romper los estereotipos y prejuicios! Siempre decía de mí que lo que más le gustaba era cómo denunciaba los crímenes de la CIA y sus colaboradores, cosas tan serias y fuertes, con mi cara de niña y mi acento gringo. "De una película Hollywood", me bromeaba.
En realidad, así era Jean-Guy Allard. Quienes lo conocíamos sabemos de su increíble sentido de humor, sus constantes chistes y risas. Cómo veía el lado cómico de todo para que la tragedia no nos consumiera. No obstante, su trabajo era duro y fuerte y corría peligro siempre. Una vez durante sus investigaciones sobre el terrorista cubano Luis Posada Carriles y sus vínculos con la CIA, Jean-Guy lo encontró en Panamá durante su juicio por haber intentando asesinar a Fidel Castro en el 2000. Estar cara a cara con el asesino de los 73 pasajeros del vuelo de Cubana de Aviación, no es poca cosa.
También fue a Miami varias veces para indagar sobre las andanzas de la comunidad anticastrista y sus planes criminales contra Cuba. Jean-Guy no le temía a nada. Sus cientos de artículos publicados alrededor del mundo hacen denuncias contundentes y fundamentadas, con nombre y apellido, sobre las conspiraciones, planes, acciones y complots contra Cuba. Su libro 'Posada Carriles, cuarenta años de terror', publicado en Venezuela en el 2006, es el texto referente sobre la historia del terrorista más nefasto de América Latina, hoy protegido por Estados Unidos.
A Jean-Guy le habían amenazado múltiples veces desde Miami, pero a él no le importaba para nada. Más bien, le daba más ánimo y razón para hacer su trabajo.
Jean-Guy hacía un trabajo estelar desnudando a las supuestas ONG que utilizaban la fachada de defender los derechos humanos o la libertad de expresión mientras en realidad hacían un trabajo de subversión, injerencia y desestabilización. En el 2008, publicó una investigación integral sobre Reporteros sin Fronteras, destapando sus vínculos con las agencias de inteligencia de Estados Unidos y su agenda contra Cuba y Venezuela. El texto fue dedicado a los Cinco Héroes Cubanos, hombres admirados por Jean-Guy. Él siempre utilizó todo a su disposición para luchar por la libertad de Los Cinco. El año pasado llevé a Antonio Guerrero, uno de los Los Cinco liberado en diciembre 2014, a la casa de Jean-Guy en Vedado para saludarlo. Estaba sobre la luna de emoción y felicidad.
Desde su trinchera en La Habana, Jean-Guy me propuso colaborar en un libro sobre nuestras investigaciones, que coincidían en muchos temas y objetivos. Nuestro bebé, 'La agresión permanente: USAID, NED y CIA', nació en 2009, una compilación de ensayos y textos sobre los métodos y estrategias de subversión y desestabilización contra los Gobiernos progresistas en América Latina. Lo presentamos en las ferias del libro en Caracas y La Habana, siempre un placer compartir un escenario con él.
Jean-Guy Allard había dejado su vida cómoda en Canadá, donde fue reportero del tabloide 'Le Journal de Montreal' y 'Le Journal de Québec' durante casi 30 años. Fue a Cuba por primera vez en los años sesenta y se enamoró del encanto de esa hermosa isla revolucionaria. Regresó muchas veces y fue el amor verdadero lo que le llevó a quedarse. Conoció a su esposa Tamara un día antes de pedirle matrimonio. Ella, igual de apasionada que él, aceptó su propuesta. Y así vivía Jean-Guy, gozando de cada momento, no dejando pasar las oportunidades, viviendo cada día como si fuera el último.
El martes cuando Jean-Guy no respondió a mi correo ni a mis llamadas, escribí a su hijo mayor, Thierry, que vive en Montreal. Poco después me respondió, su papá nos había dejado esa misma mañana.
Por más tristeza que sintamos por su partida, yo sé que la vida que él llevó durante los últimos meses no era como él quería, ni como él necesitaba vivir. Ya no podía escribir, la artritis no le dejaba. Y en las últimas semanas, tampoco podía leer. Jean-Guy vivía para escribir, vivía para investigar, indagar y denunciar, era una parte integral de su alma, era su pasión, su amor más profundo.
Además de ser mi amigo, Jean-Guy Allard era un periodista comprometido con la verdad, la justicia y la ética. Nos toca llevar su nombre en alto y continuar su trabajo. Busquen sus libros, lean sus artículos. Nos dejó un tesoro que no podemos menospreciar.

Eva Golinger
RT

Pajarito de alto vuelo



Rogelio García Lupo (1931-2016) in memorian.

El periodista y escritor Rogelio Carlos García Lupo falleció el pasado viernes a los 84 años. En estas líneas, el compañero Eduardo Lucita, integrante de Economistas de Izquierda, lo recuerda y traza una semblanza como colaboración para nuestro sitio web.

A los 84 años falleció Rogelio García Lupo, más conocido en el ambiente de prensa como "Pajarito". Estudiante de derecho, historiador, conocedor de la historia latinoamericana, periodista de raza. Formado en el viejo estilo –pulido/culto/certero/implacable/irónico). Era dueño de un archivo tan vasto como prolífico, construido pacientemente durante muchos años y de una memoria que hacía juego con ese monumental archivo. Fue fundador y el principal exponente de una corriente de periodismo de investigación inédita hasta entonces, cuyo centro fue la denuncia de los monopolios el imperialismo y las dictaduras en el subcontinente.
Investigaciones muy diferentes por su orientación y contenidos con las burdas y superficiales que actualmente se presentan periódicamente en forma televisiva y que están más orientadas a justificar la concentración económica y el propio imperialismo que a la búsqueda de la verdad.
Entre sus principales investigaciones que tomaron forma de libro se destacan: "La rebelión de los Generales" (1962), "Mercenarios y Monopolios –de Onganía a Lanusse" (1972), texto de consulta obligatoria por aquellos años para quiénes queríamos adentrarnos en el conocimiento de los entresijos de aquella dictadura, y "Contra la ocupación extranjera" (1968). También merecen mencionarse "Ultimas noticias de Perón" (2006) y "Ultimas noticias de Fidel Castro y El Che" (2007).
Siendo apenas un quinceañero se sumó a las filas del nacionalismo antiimperialista, y se incorporó a la Alianza Libertadora Nacionalista, por ese entonces "…un hervidero de pasiones" como la caracterizara el historiador y periodista Rubén Furman, en la que se vinculó con Rodolfo Walsh y Ricardo Masetti, unos años mayores que el. Experiencia que no duró mucho ya que al poco tiempo la ALN fue cooptada por el peronismo en el gobierno perdiendo toda independencia, y su nacionalismo se fue derechizando con tintes y figuras cada vez más facistoides.
Trabajó en diversos medios, entre ellos Noticias Gráficas, Qué, Primera Plana, aquí con pseudónimo porque estaba oficialmente prohibido por la dictadura de Onganía, Marcha de Montevideo, El Periodista y Clarín. También supo ser empleado público, siendo despedido por negarse a llevar luto por la muerte de Evita.
En 1958 su amigo Masetti fue enviado por radio El Mundo a Cuba a entrevistar a Fidel Castro y a Ernesto Guevara en Sierra Maestra. Un año después Masetti fue encargado por el Che de armar un organismo de difusión que expresara claramente las ideas y el accionar de la Revolución Cubana ya en el poder. Ni lerdo ni perezoso Masetti aceptó el desafío y convocó a García Lupo y a Walsh a que junto con otras figuras notables del mundo de las letras fundaran la Agencia Prensa Latina (PreLa), primera agencia latina independiente destinada a informar al mundo con una visión diferente a la dominante. "Somos objetivos pero no imparciales" era su lema distintivo. Allí conoció y se hizo amigo del Che, principal impulsor de la agencia, quién, según el mismo contó, lo llamaba en horas de la madrugada para que le informara de los diversos cables del día.
Pero ya en 1961 la agencia comenzó a ser parte de la disputa por la ocupación de espacios y a ser condicionada por los miembros del PSP, antecedente del PCC, que en sus embates contra el accionar de PreLa escondían la vocación de controlar al Che, a quien consideraban un aventurero. Era parte de la sovietización de la revolución. Masetti renunció, García Márquez también, Walsh volvió a Buenos Aires y Pajarito fue destinado a Guayaquil y a Santiago de Chile como corresponsal. Siempre mantuvo su amistad con el Che.
Hace unos años en una de las últimas entrevistas que diera al diario Clarín se sinceró "El trabajo de Gabo, nuestro trabajo de los años 59-60 fue destruido cuando salimos de PL, bajo sospecha ideológica. Quiénes pasaron a dirigir la agencia eran del mas cerrado estalinismo".
Ya en 1969 junto con Walsh, Horacio Verbitsky y el diseñador gráfico Oscar "Oso" Smoje funda el periódico de la CGT de los Argentinos, orientada por Raymundo Ongaro, recientemente fallecido. Allí lo conocí y tuve oportunidad de tratarlo algunas veces, un hombre muy respetuoso y gentil.
Por alguna razón que desconozco tenía relaciones con José "Joe" Baxter del Movimiento Nacionalista Tacuara y luego de una escisión, el MNRT. Según me contara el propio Baxter él se hizo trotskista en Cuba y a su regreso al país se incorporó al PRT-ERP, por mi militancia de ese entonces hice varias veces de nexo entre los dos, y ahí volví a ver a Pajarito.
En 1955 estuvo preso, fue perseguido, también prohibido por las dictaduras, tuvo que irse a España por las amenazas de la Triple A. El mismo decía que en los últimos años le habían dado un premio a su trayectoria cuando toda su vida había tenido prontuario.
Pajarito, aún cuando vueles alto será difícil olvidarte. Y serás siempre ejemplo para los jóvenes que se inicien en el periodismo.

Eduardo Lucita
Agosto 22 de 2016.

Entre héroes y mito, Éxodo Jujeño



En la década de los bicentenarios, el Éxodo jujeño, está cumpliendo 204 años de aquel 23 de Agosto, es cuando parte del pueblo jujeño abandonaba su territorio.

En estas líneas queremos hacer unas reflexiones sobre el verdadero sentido de este momento histórico, a través de unas preguntas que desarrollamos a continuación.
Diremos en primer lugar, que para 1812 Jujuy era parte de la Intendencia de Salta, de la cual la conformaban diversas poblaciones, recién en 1834 los jujeños lograrían la autonomía política como provincia. Entonces el Bando que era una orden militar, no estaba solo dirigido para los habitantes de San Salvador de Jujuy sino para un amplio territorio que abarcaba toda la Intendencia de Salta. Al hacernos referencia del Bando diremos que Belgrano como General en Jefe, tuvo que obligar a numerosas familias a abandonar la zona cuestión, por medio de este documento, obligando sobre todo a Hacendados y Comerciantes a retirarse de estas tierras, para que no sirvan como base de sustento para las tropas realistas que avanzaban desde el Alto Perú (hoy Bolivia).
Y en dicho Bando, podemos leer “Que los que inspirasen desaliento estén revestidos del carácter que estuviesen serán pasados por armas con solo la disposición de dos testigos” y continua “Que serán tenidos por traidores a la patria todos los que a mi primera orden no estuvieran prontos a marchar (…) y (…), sean de la clase y condición que fuesen”1. A pesar de esta amenaza, al cumplirse la partida del pueblo jujeño, y con la llegada de los realistas, éstos con la complicidad de las familias tradicionales que no se habían ido, conformaron un nuevo cabildo que respondía a los realistas contrarrevolucionarios.

¿Por qué hablamos de Éxodo?

Siguiendo a la historiadora Viviana Conti, que en el bicentenario del llamado Éxodo Jujeño, puso en discusión sobre dicha denominación y nos dijo “en la terminología de la época –lo que se lee en la documentación oficial y privada- se habla de exilio, destierro, ostracismo, abandono (y no de Éxodo). Nuevamente es la historia oficial decimonónica quien le adscribió un carácter mítico y sagrado”, y concluyo de esta manera, “No era suficiente explicar que la gente de Jujuy había padecido en carne propia la Guerra de la Independencia durante 15 años, que había entregado hombres y riquezas por la revolución; la historia oficial necesitó endiosar el acontecimiento, construir una gesta épica (…)”2. Entonces, la denominación que hoy se reivindica fue una construcción histórica, por los historiadores que ayudaron a edificar del Estado-Nación-Burgués, que han creado de los acontecimientos innumerables mitos a su favor.

¿Hubo un solo Éxodo Jujeño?,

La respuesta es no, ya que se sabe que hubo dos retiradas más, una para 1814 y otra en 1817, éste ultimo según la documentación de la época fue desbastador, “durante 5 meses de ocupación por las fuerzas realistas, la ciudad fue arrasada, los edificios públicos y las iglesias se utilizaron como cuarteles para la tropa, las haciendas saqueadas y cualquier pertenencia que hubiese quedado de los exiliados, fue requisada”2. Y por qué se reivindica mucho más el exilio de 1812, y paso a la historia como el “Éxodo Jujeño”; una primera respuesta que podemos dar, es que en medio de la exaltación del acontecimiento, también hay que endiosar al “héroe”, y cuando empezaron a construir la gesta histórica del Éxodo, era más significativo escoger el año 1812 porque aquí está presente la figura del Gral. Manuel Belgrano, quien será el brillante conductor del éxodo, según los historiadores oficiales.
Y como reflejamos estos historiadores, en todo momento se han encargado de encumbrar a los héroes y acontecimientos, dejando de lado la participación de los sectores populares, y por más que no eran sus proyectos los que estaban en pugna, la intervención popular fue real, y los padecimientos fueron cruentos, ya que no solo perdieron sus pocas pertenencias, sino hasta llegaron a dar sus vidas. Es así como manifestaba el historiador Milcíades Peña para este proceso histórico, “el movimiento que independizó a las colonias latinoamericanas no traía consigo un nuevo régimen de producción ni modificó la estructura de clases de la sociedad colonial. Las clases dominantes continuaron siendo los terratenientes y comerciantes hispano-criollos, igual que en la Colonia.”3
Y cuando hablamos del éxodo jujeño, debemos contextualizarlo en esta caracterización, por más que hubo participación de las masas, éstas fueron parte de proyectos políticos que no respondían de fondo a sus verdaderas necesidades.
Por eso, es importante hacer conocer a los trabajadores y los sectores populares de hoy, lo que realmente sucedió en lo que se conoce como la guerra de la independencia, para que en la actualidad, no se repita esta historia, en el cual los trabajadores y el pueblo pobre deban seguir proyectos que tampoco responden a sus intereses, y en busca de un camino totalmente diferente, para que realmente podamos construir nuestro propio gobierno, y dejar de conmemorar gestas en donde el pueblo fue parte, pero que el beneficio político-económico-ideológico fue a parar a otro lado. Y así, poder tomar al Éxodo Jujeño como un hecho histórico propio, sin la mediación de aquellos que hoy ostentan el poder político, en detrimento de las necesidades del conjunto de los oprimidos.

Raúl Barba

1- Carrillo, Joaquin: “Jujuy. Apuntes de su Historia Civil”. Bs. As. 1877
2- Conti, Viviana: “Éxodo Jujeño: 200 años”. San Salvador de Jujuy UNJu-Secretaria de Turismo y Cultura. 2012
3- Peña, Milciades: Historia del Pueblo Argentino. Bs. As. Emece. 2012

Los guardias rojos mexicanos de Trotsky



El final de "El planeta sin visado" para León Trotsky fue México. Aquí, la historia de sus guardias mexicanos.

A la memoria de Octavio y Carlos Fernández, y Félix Ibarra
A Olga Fernández y Esteban Volkov, y a Gabriel García Higueras

«La vida es hermosa. Que las futuras generaciones la libren de todo mal,
opresión y violencia y la disfruten plenamente.»

León Trotsky

El final de El planeta sin visado para León Trotsky fue México. El único asilo tan anhelado durante años por el revolucionario bolchevique se lo otorgó este país con la autorización del presidente Lázaro Cárdenas, a petición de Diego Rivera y Octavio Fernández Vilchis, quienes para lograr tal propósito tenían todo el apoyo del general Francisco Múgica, titular de las secretarías de Economía Nacional y Comunicaciones y Obras Pública.
Trotsky y Natalia Sedova arribaron a Tampico el 9 de enero de 1937. El creador del Ejército Rojo fue expulsado de la URSS en 1929 por Stalin, quien lo persiguió implacablemente hasta asesinarlo con su sicario el 21 de agosto de 1940.
La casa en la calle de Viena 19 se convirtió en una pequeña fortaleza que no fue suficiente para protegerlo de la amenaza mortal de Stalin y sus gangsters. Ni los muros protectores, ni los guardias extranjeros pudieron impedir el fatal desenlace de una cacería obsesiva. A 76 años de la muerte de Trotsky, su pensamiento marxista revolucionario esencial sigue vigente.
El propio LT escribió que desde su llegada a este país estuvieron “rodeados de atención y hospitalidad”. Esa hospitalidad y una lealtad incondicional se mantuvieron por los guardias mexicanos hasta su muerte.
Trotsky sintió cobijo en la familia de los hermanos Fernández. Esteban Volkov da testimonio de ello: “Trotsky llegó a un país completamente desconocido, pero tuvo la fortuna de encontrar a la familia Fernández que fue la primera en hacer guardia en la casa de Diego y Frida Kahlo para protegerlo… Octavio se transformó en la propia familia del revolucionario ruso en México, por la colaboración con la causa revolucionaria y la ayuda que le brindó en todos los terrenos”.
Tanto Octavio Nicolás Fernández Vilchis [1914–2003], como Félix Ibarra Martínez [1911-2007] ya tenían una sólida militancia revolucionaria a la llegada de Trotsky. Octavio fue fundador del trotskismo en México; perteneció al Partido Comunista Mexicano y miembro fundador y líder de la Liga Comunista Internacionalista (LCI), de la IV Internacional. Dirigente, con Félix Ibarra y Diego Rivera, del sindicato de trabajadores de la construcción. Fue de los más allegados colaboradores de Trotsky. Octavio escribía y editaba artículos. Así mismo, se encargaba de imprimir y distribuir Clave, revista que fue un “faro político y teórico en el preludio de la Segunda Guerra Mundial para el trotskismo latinoamericano”. Octavio organizó la primera guardia mientras el líder revolucionario y Natalia vivieron en la Casa Azul de Frida Kahlo y Diego Rivera en Coyoacán; la segunda cuando vivieron en la casona de la calle de Viena y finalmente, la custodia frente al féretro de León Trotsky.
Félix Ibarra Martínez también fue un revolucionario desde temprana edad. A los 17 años entró en la Juventud del Partido Comunista Mexicano [PCM] y después simpatizó con la Oposición de Izquierda, que apoyaba a LT. Conoció y fue amigo del gran revolucionario cubano Julio Antonio Mella. Según Félix, Mella fue asesinado –el 10 de enero de 1929, en la ciudad de México– por el gánster estalinista Vittorio Vidali, amante de Tina Modotti. En 1996 Félix llevó a Cuba la mascarilla mortuoria de Mella. Julio Antonio fue simpatizante trotskista e integrante de la Oposición de Izquierda, y eso, entre otros motivos, orilló a Ibarra a incorporarse a las filas trotskistas en los primeros años treinta.
Su primer encuentro de Carlos Fernández Vilchis [1920–2011] con Trotsky ocurrió por la admiración que en ese entonces, como adolescente, tenía por su hermano Octavio. “Leí Mi vida, de León Trotsky, y su vida y trágica trayectoria me apasionaron”. “Desde el principio Trotsky hizo amistad personal con toda mi familia, incluidos mis padres y mis hermanas. Yo llegué a ser el único guardia mexicano permanente por poco más de un año. Conviví con él y Natalia, los acompañé varias ocasiones al Pedregal a recoger cactus. Estuve con él cuando comenzaron los problemas con Diego Rivera, a fines de 1938; también cuando arreció la campaña contra Trotsky y, con ayuda de Sánchez Flores, ayudante de Diego, fabricamos bombas lacrimógenas para desbaratar un mitin en su contra en el Teatro Abreu”.
Carlos, a nombre del Sindicato de Trabajadores de la Construcción, le dio la bienvenida, en idioma alemán, a León Trotsky a su llegada a la ciudad de México. Los guardias mexicanos no solamente protegían al marxista revolucionario de la persistente amenaza de los esbirros estalinistas extranjeros sino de los gangsters estalinistas mexicanos del PCM y del principal agente de Stalin: Vicente Lombardo Toledano.
Carlos inició a los 17 años como leal guardia de Trotsky, junto con su hermano Octavio. A los tres días de haber llegado el gran revolucionario a México, Carlos se incorporó a los guardias rojos. Él fue el último guardia mexicana trotskista hasta junio de 1938, cuando se decidió que los guardias fueran estadounidenses.
Por razones políticas del asilo [el presidente Cárdenas solamente había puesto la condición de que no hubiera ninguna injerencia de Trotsky en política mexicana], León Trotsky consideró que no era conveniente tener visiblemente a su lado a guardias mexicanos y empezó a formar un nuevo grupo con militantes extranjeros a quienes les tocó el primer atentado –mayo de 1940– organizado por David Alfaro Siqueiros, del PCM.
Cuatro meses después acontece el atentado fatal realizado por Ramón Mercader. Se apagaba una luz brillantísima revolucionaria en la oscuridad de la Medianoche del Siglo.
Félix Ibarra, fue uno de los fundadores de la Liga de Unidad Socialista [LUS], y Carlos Fernández fue miembro honorario de LUS y participó en uno de los Congresos Nacionales realizados en la Casa Museo León Trotsky.

Román Munguía Huato

Los Juicios de Moscú: la falsificación más grande de la historia



Un recorrido por los juicios y las purgas del estalinismo a los dirigentes revolucionarios de Octubre del 17. Trotsky los denuncia mientras que, a la vez, defiende las conquistas de la revolución.

“Estos procesos no han sido llevados adelante por el comunismo, ni por el socialismo, si por el Stalinismo, es decir, por el despotismo irresponsable de los burócratas contra el pueblo”, León Trotsky.
La Revolución Rusa de 1917 llevo a los trabajadores a la toma del poder, y a la liberación de las cadenas de la explotación capitalista. Sin embargo, tuvo que enfrentar grandes dificultades económicas, un país devastado por la guerra y un régimen soviético revolucionario aislado del resto de Europa. Esta situación fue el caldo de cultivo para que en el lapso de una década se fuera gestando una burocracia en el seno del Estado Obrero.
Este proceso de burocratización para 1934 había adquirido proporciones magnificas: anulando a los soviets, bajo la dictadura del partido único, ahogando la crítica interna; la burocracia logra reinstalar la desigualdad social. Apoyada en el prestigio del Partido Bolchevique, y la confianza que este inspiraba a los trabajadores europeos, la burocratización se traslada también a la Internacional Comunista (Cominter).
La camarilla gobernante en defensa de sus privilegios, le tenía un miedo mortal a la movilización de la clase obrera en la URSS pero también a escala internacional. Stalin inaugura la tristemente célebre teoría del “Socialismo en un solo país”.
Las consecuencias de los zig- zags de la Comintern bajo la dirección estalinista serán nefastas para el proletariado internacional: En Alemania se niega a impulsar el Frente Único Obrero para la defensa de los ataques fascistas que permite el ascenso del nazismo. En España y Francia, haciendo frente con la burguesía, empantanan la revolución en el lodo de la derrota. Lo que prefiguraba una nueva guerra interimperialista en el horizonte, que podía desatar nuevos procesos revolucionarios.

En la URSS: Las grandes purgas

Para fines de 1934, el asesinato de Kirov, aliado de la burocracia estalinista, será la excusa para desatar una brutal represión. Se impusieron expulsiones masivas del partido y de la Comintern; deportaciones y más de un millón y medio de opositores terminarán en los campos de concentración mientras que 700.000 serán directamente ejecutados.
Es que el malestar empezaba a acrecentarse por la imposición del trabajo a destajo que implicaba el modelo stajanovista (que impuso el obrero Stajanov con sus ritmos de trabajo), qué terminará provocando accidentes que serán considerados sabotajes, producto de conspiraciones y revueltas, castigadas como actos de traición. Mientras se imponía un proyecto de constitución que eliminaba el carácter revolucionario de los soviets, transformando la democracia directa en una democracia representativa.
Dentro de la oposición al régimen de Stalin. La Oposición de Izquierda, que empezaba a desarrollarse en la URSS y a escala internacional, considera a las purgas como una guerra civil unilateral. La incompatibilidad entre la burocracia y la herencia de la revolución, e incluso con la propia naturaleza del Estado soviético, se vuelve directamente física. La oposición troskista, en particular, era una amenaza porque mantenía viva la llama de Octubre y la tradición revolucionaria del Partido Bolchevique, construido por Lenin. Sin embargo, para la supervivencia del thermidor soviético no alcanzaba con la liquidación de los partidarios de Trotsky, era necesario barrer todo vestigio del pasado revolucionario.

Los Juicios de Moscú

Con este nombre se conoció a una serie de juicios llevados a cabo entre 1936 y 1938, en los que fueron juzgados, declarados culpables y ejecutados todos los miembros del Comité Central bolchevique de 1917. La misma suerte correría “la cohorte de hierro”, la generación intermedia que se había fogueado en los frentes de batalla de la guerra civil y una parte importante de la juventud que había tomado en serio la tradición bolchevique. Tujachevsky, mano derecha de Trotsky y general condecorado del Ejército Rojo, también será juzgado y ejecutado en un juicio secreto.

1936: El primer juicio o “El juicio de los 16” (agosto de 1936)

Bajo las acusaciones de intentar formar una red para hacerse del poder y de organizar atentados terroristas, sin pruebas y contando sólo con las declaraciones de Zinoviev y Kamenev comenzó una farsa de juicios en la que los imputados, todos miembros prominentes del partido, “confesaron” ser autores o cómplices de los más atroces crímenes.
Ninguno de los acusados era trotskista, de hecho muchos habían sido fuertes adversarios. Incluso algunos como Kamenev y Zinoviev, habían capitulado frente a Stalin en 1927/28, luego de haber sido parte de la Oposición Conjunta junto a Trotsky. El objetivo de la GPU estalinista (la que orquestó los juicios en esta primera etapa) fue arrastrar a esta misma Oposición en el proceso.
Trotsky señalará en ese entonces: “Alguien podría decir que, después de la experiencia de los dieciséis que pagaron sus confesiones falsas con sus vidas, nadie colaborará con un juicio similar. Ilusiones. El juicio de los dieciséis no fue el primero de su tipo ni será el último (…) desde el punto de vista de la diplomacia, la camarilla de Stalin se batió tácticamente en retirada (…) pero sólo para mejorar sus posiciones para el ataque estratégico”.

1937: Segundo Juicio o “El juicio de los diecisiete” (enero de 1937)

En este caso las acusaciones se desprendían del juicio anterior, Piatakov y Radek fueron acusados de conformar una red paralela a la anterior por si esta fracasaba, con apoyo de la Gestapo. Nuevamente se repitió el método de las “confesiones”, y se desató una nueva oleada de detenciones masivas. Esto último provocó una crisis generalizada incluso en los más fervientes estalinistas (muchos de los cuales también fueron fusilados), por lo que se detuvieron los juicios públicos. Esto no impidió que se prosiga con las ejecuciones sin juicio. Muchos optaron por el suicidio frente a la “opción” de tener que “confesar” falsos crímenes.

1938: Tercer Juicio o “El juicio de los veintiuno” (marzo de 1938)

La lista de acusaciones fue espectacular. Conspiraciones, atentados e intentos de asesinato, agentes de espionaje para agencias inglesas, alemanas, japonesas muchas veces en simultáneo. Son juzgados antiguos miembros de la oposición derechista de Bujarin junto a Rakovsky, principal dirigente de la oposición de Izquierda en la URSS, y amigo personal de Trotsky además de un brillante teórico marxista. Por más que éste capitulara ante Stalin, en 1934, con el argumento de mantener la unidad del partido frente al avance de Hitler, también será juzgado, condenado y ejecutado.
El trotskismo nace combatiendo política, física y teóricamente a la burocracia. Denuncia los errores y luego los crímenes de la pandilla del Kremlin sin dejar por un minuto de defender las conquistas de la revolución. Decretada la bancarrota de la II y la III Internacional, vuelca sus esfuerzos a la construcción de una nueva organización para vencer: la IV Internacional que finalmente se constituye en 1938.
Esta corriente fue la única que organizó una campaña activa denunciando los Juicios de Moscú e impulsó la conformación de una comisión investigadora, presidida por el reconocido pedagogo y filósofo John Dewey e integrada por intelectuales y personalidades notables como el destacado abogado John Finerty quien participó en importantes juicios políticos como el de Sacco y Vanzzeti. Esta comisión investigadora es conocida como: Comisión Dewey.
El legado más preciado del troskismo es, sin duda, haber dado una batalla colosal e inclaudicable frente a la burocratización del primer Estado Obrero de la historia, parido por la revolución más grande de todos los tiempos. Sin estas conclusiones, sin esta lucha encarnizada en defensa del marxismo, sería imposible la preparación del porvenir.
Aquellas decenas de miles que dejaron su vida en esta lucha sin cuartel son las que dejaron como legado para las futuras generaciones de socialistas una bandera limpia: “Si nuestra generación se ha revelado débil para imponer el socialismo en la tierra, dejemos al menos a nuestros hijos una bandera limpia. La lucha que se desarrolla sobrepasa de muy lejos en importancia a las personas, a las fracciones a los partidos. Es una lucha por el porvenir de la raza humana. Será una lucha dura. Y larga. Los que buscan la tranquilidad y el confort que se aparten de nosotros. En las épocas de reacción, ciertamente, es más cómodo vivir con la burocracia que investigar la verdad. Pero aquellos a los que el socialismo no les resulta una palabra vana sino el objetivo de su vida moral, ¡adelante! Ni las amenazas, ni las persecuciones, ni la violencia nos detendrán. Será tal vez sobre nuestros huesos, pero, la verdad se impondrá. Le abriremos el camino. La verdad vencerá. Bajo los golpes implacables del destino, me sentiré dichoso, como en los grandes días de mi juventud, si he logrado contribuir al triunfo de la verdad. Pues la más grande felicidad del hombre no está en la usufructo del presente, sino en la preparación del porvenir.” (León Trotsky, 1937).

Diana Morales
Estudiante de abogacía UNPAZ

La resistencia en Sviask



En la guerra civil rusa que enfrentó a catorce ejércitos imperialistas, la lucha desarrollada en Sviask fue decisiva para el triunfo bolchevique y el sostenimiento de la primera revolución proletaria triunfante. La resistencia heroica de obreros y campesinos solidificó al partido y al Ejército Rojo en tan dramáticas circunstancias.

El 6 de agosto 1918 caía la ciudad de Kazán en manos del Ejército Blanco dirigidos por los social revolucionarios. En Sviask, un pequeño paraje ferroviario a pocos kilómetros de ahí cruzando el río Volga, se montó la barrera para detener el avance de los blancos hacia Moscú. El zarismo había caído en Rusia hacía poco más de un año, en febrero del 17 y en octubre el gobierno de coalición entre burgueses y mencheviques fue barrido por obreros y campesinos. Todas las fuerzas de la reacción se unieron y fueron a la guerra contra el naciente Estado obrero. La revolución pendía de un hilo y ese hilo era Sviask. Fue aquí donde se probó el Ejército Rojo y León Trotsky como el más grande estratega militar de la clase obrera.
La joven república soviética se encontraba acosada por todos los frentes, y era difícil darse cuenta de la importancia de Sviask. El 7 de agosto hacia allí se dirige León Trotsky sin saber aún que Kazán había sido tomada por los blancos. Llevaba en su tren blindado más de 4 decenas de bolcheviques, algunos de los cuales fueron conocidos luego como los "Mariscales de la Gran Revolución". Nombres como Smirnoff, Rosengoltz, el marino Raskolnikov y Markin, se mezclaban con jóvenes del partido como Larissa Reissner joven bolchevique, cronista de la batalla en cuyos escritos se inspira esta nota.
Cuando Trotsky llegó a Sviask, la defensa roja estaba compuesta por soldados que sobrevivieron de Kazán y de Simbirsk, destaca en su intento autobiográfico Mi vida, que cada destacamento se movía por su cuenta sin coordinar con los demás y que su única coincidencia era las ganas de batirse en retirada. Los destacamentos que llegaban de refuerzo no tardaban en contagiarse por la inercia de la retirada.
El hambre, el frío, la desolación y hasta la traición estaban a la orden del día. La reacción levantaba su cabeza y ensanchaba el pecho.

¿Cómo fue posible vencer en aquellas condiciones?

Según Gussiev uno de "los viejos bolcheviques" que participó de la batalla, fue la disciplina y los métodos severos que impuso Trotsky, llegando "a la apartada estación de Sviask la firme voluntad de vencer, el espíritu de iniciativa y una enérgica presión sobre la actividad entera del ejército".
No fue de golpe pero la experiencia de los viejos bolcheviques, la confianza que brindaban, y la disciplina que impartían combinados con la voluntad y la fuerza de los jóvenes camaradas, comenzó a torcer esa sensación de desahucio que atravesaba los destacamentos. "El sentimiento de inmensa responsabilidad para la defensa de Sviask que unía a todos los combatientes –desde el miembro del consejo militar revolucionario hasta el último de los simples soldados rojos, que buscaba en alguna parte desesperadamente a su regimiento en retirada y se volvía súbitamente, enfrentaba a Kazán y se preparaba para combatir hasta el final con su antiguo fusil en la mano y su determinación inflexible en el corazón. Continuar la retirada hubiera sido el comienzo del fin, la condena a muerte de la república de los soviets".
Trotsky relata en su autobiografía, "para el triunfo hacía falta poco; solo que las capas más avanzadas de la masa se diesen cuenta, de la gravedad de la situación. La primera condición de que dependía todo el éxito era: no ocultar nada, no ocultar, sobre todo, la propia debilidad; no andarle a la masa con astucias ni engaños, llamar a las cosas abiertamente por su nombre".

Batallas decisivas

Los días transcurrían y el paso del tiempo favorecía a los rojos. Llegaban refuerzos, telégrafos, armamento, abrigo, botas y la moral se acrecentaba, "las botas son un asunto serio" decía Larissa Reissner. Los Blancos sin su mejor general al frente, dejaron escapar su oportunidad y la recuperación de Kazán ya se percibía en el aire.
Es así que se emprende la ofensiva. Una noche oscura 4 torpederos soviéticos al mando de Raskólnikov pone fuera de combate la flotilla blanca y la defensa de cañones costera. La revolución se anota un triunfo y se fortalece. A la par, un destacamento del 2do ejército avanza por tierra y ocupa posiciones muy cerca de Kazán. El pánico se apoderó de las capas sociales más altas de la ciudad que comenzaron a huir mientras las barriadas obreras se llenaron de valor, tanto que en una fábrica de pólvora estalla una sublevación.
Dejemos la descripción de lo que ocurría con los soldados en las palabras de Reissner: "un espectáculo fascinante observar el proceso interno profundo de cambio que se producía en aquellos que llegaban a un frente revolucionario: se prendían fuego como un cobertizo de paja de los cuatro costados a la vez y, cuando se enfriaban, se transformaban en un trozo de acero templado a prueba de fuego, perfectamente limpio y uniforme".
Estas batallas acrecentaron la confianza y el Ejército Rojo empezó a tomar forma. La entrada a Kazán era solo cuestión de tiempo.

El golpe final

La última batalla por Kazán no está exenta de todas las contradicciones que predominaron durante los acontecimientos previos.
Mientras el 5to ejército emprendía su marcha hacia Kazán, tres generales de la Guardia Blanca: Savinkov, Kapell y Fortunatov juntaron toda su fuerza y luego de un largo rodeo desesperado enfilaron directamente hacia una estación ferroviaria próxima a Sviask que había quedado desprotegida, dado que toda la fuerza soviética estaba concentrada en el ataque. Pretendían cortar las comunicaciones, romper las vías del tren, tomar el cuartel general donde estaban Trotsky y Slavin y así apoderarse de Sviask y de la ruta del Volga.
Los Blancos coparon la estación de Chikhrana, cortaron comunicaciones, destruyeron vías y asesinaron todo a su paso. Se encontraban a poco más de dos kilómetros de Sviask y la ruta del Volga se revelaba completamente abierta para casi la mayoría de los presentes.
Es en estos momentos de la historia donde se requiere de las excepciones, solo quedaron Trotsky y Slavin más un puñado de oficiales del 5to ejército, algunos telegrafistas, empleados del tren, enfermeras, y la guardia del Estado Mayor. El jefe del Ejército Rojo los movilizó a todos para resistir la entrada en Sviask, los Blancos retroceden una vez, pero solo para tomar carrera. El enfrentamiento dura varias horas y muchos mueren. Ante la nueva y tenaz resistencia los generales Blancos estiman que hay una división entera fresca y bien armada de la que no tenían conocimiento ni sus propios servicios secretos, agotados luego de 48 hs. de batalla sobrestiman la fuerza de lo que era solo puñado de hombres y mujeres decididos, y comenzaron a batirse en retirada.
Al día siguiente, 27 desertores que habían huido en los barcos en el momento más crítico, fueron juzgados y fusilados. Entre ellos se encontraban varios comunistas.
Larissa Reissner, reflexionando sobre los hechos, plantea que "la fusión entre el partido y las masas de soldados, entre la base y los altos cuerpos de los jefes no se habría producido jamás si, en vísperas de atacar Kazán, donde centenares de soldados iban a perder la vida, el partido no hubiera demostrado claramente a los ojos del ejército entero que estaba dispuesto a ofrecer a la revolución este gran sacrificio sangriento, que para el partido también, las leyes severas de la disciplina de camaradas son obligatorias, que el partido también tiene el coraje de aplicar sin flaquear las leyes de la república soviética a sus propios miembros"
Fue en las condiciones más extremas y bajo presiones insoportables donde se elaboraron las leyes y la disciplina del Ejército Rojo y fue de una extrema importancia que haya estado ahí Trotsky, que debió apelar a todos los recursos de su voluntad y de su genio de la organización para la defensa de Sviask.
La insurrección y la guerra se habían fusionado, y el ejército y el partido habían crecido de conjunto.
Así quedó atrás el punto de mayor flaqueza de la revolución: el momento en que hubo de rendirse Kazán con la derrota de los Blancos en Sviask. En un plazo de siete meses, el Ejército Rojo limpió de enemigos una extensión de cerca de un millón de kilómetros cuadrados, poblados por 40 millones de almas.
La revolución volvía a pasar a la ofensiva.

Luciano Casal

Libros recomendados:

Mi vida. Intento Autobiográfico. Ediciones IPS-CEIP. OE 2. Capítulo ”Un mes en Sviask”

Cómo se armó la revolución. Escritos militares. (Selección). Ediciones CEIP.

El Congreso Nacional Africano se desvanece

El sistema del apartheid en Sudáfrica fue vencido tras una larga lucha. Se celebraron elecciones basadas en el sufragio universal. El arquitecto en jefe de esta transformación fue el Congreso Nacional Africano (CNA) y el principal héroe de la lucha fue el líder del CNA, Nelson Mandela. Él fue electo primer presidente de un gobierno post-apartheid en 1994, por un margen abrumador. El CNA ganó una mayoría dominante en la Asamblea Nacional.
Mandela declinó competir para las reelecciones en 1999 y fue sucedido por Thabo Mbeki durante dos periodos. Dos periodos es lo máximo permitido. Jacob Zuma fue electo por vez primera en 2009 y lo reeligieron en 2014. Los primeros dos presidentes fueron xhosa, uno de los dos grupos étnicos principales en Sudáfrica. Zuma, en cambio, era zulú y reflejó y disfrutó su orgullo étnico.
El principal partido de oposición era la Alianza Democrática (AD). Éste era un partido derivado de los grupos blancos liberales que existían durante el régimen del apartheid. Inicialmente recibió muy poco apoyo fuera de la comunidad blanca, pese a significar 20 por ciento de la población. No obstante, buscó atraer a los votantes de clase media negros y en años recientes eligió políticos negros como sus dirigentes.
El otro partido significativo de oposición que emergió en años recientes es conocido como Combatientes por la Libertad Económica (EFF, por sus siglas en inglés). Está encabezado por Julius Malema, antes líder de la Liga Juvenil del CNA. Malema centró su llamado en la cuestión, no resuelta, de la tierra. Propuso confiscarle tierra a los granjeros blancos, que aún controlan la mejor tierra arable. Sus provocadores puntos de vista condujeron a su expulsión del CNA, tras lo cual creó el EFF, en aras de perseguir sus objetivos.
Este año, el 3 de agosto, se celebraron elecciones municipales. Hasta ahora el CNA era el partido gobernante en tres de las cuatro ciudades más grandes y de las provincias de las que son parte. La única excepción era Cape Town, donde los negros son minoría. El grupo más grande era el de ascendencia mezclada, conocido como los coloureds bajo el régimen del apartheid. Este año, sin embargo, perdieron dos más de las grandes ciudades ante la AD (Tswane y Nelson Mandela Bay) y sólo por escaso margen mantuvo su ventaja en Johannesburgo. El EFF se desempeñó mejor de lo esperado y obtuvo más de 10 por ciento en varias ciudades. Las elecciones municipales se han considerado como un revés electoral importante para el CNA.
¿Por qué ocurrió esto y qué sigue? La debilidad del CNA tiene varias causas. Una es el cargo extendido de corrupción de los líderes del CNA en general y del presidente Zuma en particular. La segunda es el hecho de que tras 20 años, desde el fin del apartheid, no se ha promulgado ningún programa significativo para reintegrar la propiedad de la tierra a los negros y el CNA no parece moverse en relación con ese punto. La tercera son las crecientes dificultades económicas en Sudáfrica, ocasionadas por el incremento mundial de la desigualdad económica.
Sin embargo, el factor más importante en la decadencia del CNA es el cambio generacional. En 2016, la mayoría de los votantes nacieron después del fin del apartheid. No tienen recuerdos personales de la vida bajo el apartheid y como tal no recompensan al CNA por sus logros. Ni siquiera entienden cómo era la lucha contra el apartheid. Uno puede decir que el CNA se desvanece del mismo modo en que lo hicieron otros movimientos de liberación nacional, como el Partido del Congreso en India. Tal desvanecimiento sólo puede incrementarse en los años venideros.
El problema con Sudáfrica es qué sigue. Al momento, si la AD espera gobernar a nivel provincial y nacional, no cuenta con el suficiente respaldo para hacerlo por su cuenta. Tendría que buscar el apoyo del EFF. Pero EFF y AD respaldan programas virtualmente opuestos. La AD es básicamente un partido neoliberal conservador. El EFF reivindica un programa de izquierda en la esfera económica –la renacionalización de las industrias básicas, en particular. La AD busca ser un partido multiétnico. El EFF es agresivamente xenófobo.
¿Y el CNA? En la práctica, aunque no en su verbalización, su programa no es muy diferente del de la AD –economía neoliberal y multietnicidad. El CNA corre el riesgo de desmoronarse por completo. Es probable que el EFF siga creciendo en fuerza. Su combinación de lenguaje de izquierda y presiones xenófobas ha sido exitoso en varios países anteriormente comunistas de Europa central y del este. ¿Por qué no en Sudáfrica?
No obstante, Sudáfrica no es cualquier país africano. Ha sido la base sólida de la estabilidad en África del sur y más allá. Su pérdida de poder tendrá efectos expansivos a lo largo de numerosos Estados. ¿Y cuál será la respuesta de los miembros de BRICS que han contado con Sudáfrica para que brinde evidencia de que BRICS está en verdad preocupado por África, el continente más pobre?
La última consideración es si podría haber la emergencia de un verdadero movimiento de izquierda desde abajo. ¿Podría haber el equivalente de Podemos o Syriza? Posiblemente, pero ese movimiento no ha emergido, pese a los valientes intentos de pequeños grupos de activistas.
Sudáfrica se movió de un modelo democrático que había proclamado ser, a ser el centro de un desasosiego que no podría fácilmente ser calificado como democrático.

Immanuel Wallerstein
La Jornada
Traducción: Ramón Vera Herrera