jueves, marzo 26, 2015

Una agresión del imperialismo británico



El gobierno argentino repudió la “actitud belicista y armamentista” y recurrirá al Comité de Descolonización de la ONU, pero sin meterse con ninguno de los múltiples y multimillonarios negocios de las trasnacionales inglesas.

A pocos días de la injerencista Orden Ejecutiva (decreto) del presidente norteamericano Barak Obama contra Venezuela donde se tildaba al país sudamericano de ser una “amenaza contra el interés nacional” y le aplicaba nuevas sanciones económicas, el gobierno británico declaró que Argentina sigue siendo “una amenaza muy viva” y anunció un aumento del presupuesto y presencia militar en Malvinas.
La noticia la dio a conocer el famoso diario sensacionalista británico The Sun que publicó un informe del Ministerio de Defensa donde se considera que existe “un creciente riesgo de invasión” por parte de Argentina. Por su parte, el primer ministro conservador David Cámeron declaró que “está determinado a defender los derechos de los isleños que quieren seguir siendo británicos”.
La excusa estaría basada en las gestiones que supuestamente estaría realizando Argentina para la compra a Rusia de 2 buques y 18 aviones militares. Sin embargo, como señalan analistas, la realidad es que las Fuerzas Armadas argentinas no tienen ninguna capacidad para atacar ni mucho menos invadir las islas.
La causa puntual de estas agresivas declaraciones es que los conservadores quieren posicionarse como defensores del “interés nacional” de cara a las elecciones que tendrán lugar en mayo de este año y no perder votos frente al ultraderechista y xenófobo UKIP. Y lo que expresa más profundamente el aumento de la militarización de las islas es la confirmación de la política colonialista del imperialismo británico sobre esos territorios argentinos apropiados por la fuerza en 1832 y luego poblados artificialmente.

Gobierno “Nac & Pop”

El gobierno de Cristina Fernández, por boca del canciller Héctor Timerman y otros funcionarios de primera línea, condenó las falsas acusaciones y reafirmó el “reclamo pacífico” por la soberanía argentina sobre las islas Malvinas.
Pero lejos está el kirchnerismo de cualquier reclamo o actitud antimperialista y ni siquiera de defensa de la “soberanía nacional”. Por el contrario, tiene sus propios objetivos electorales y aprovecha la verborragia colonialista (luego se confirmó el envío de sólo dos helicópteros) de los conservadores británicos para tratar de refrescar el mito de un gobierno “nacional y popular” con la defensa de un reclamo histórico del pueblo argentino.
Lo cierto es que desde 2003 los gobiernos kirchneristas no tomaron una sola medida seria contra la expoliación imperialista en el país, ni contra las trasnacionales inglesas ni contra las de otras potencias imperialistas. El HSBC, Nobleza Piccardo, Unilever, Shell, la minera La Alumbrera y tantas otras gozan de la colaboración del gobierno que garantiza sus millonarios negocios, sin contar decenas de miles de hectáreas de la Patagonia que fueron vendidas a multimillonarios ingleses.
Desde la izquierda es necesario reafirmar una vez más la necesidad de impulsar la lucha contra la opresión imperialista, ¡Fuera ingleses de Malvinas! ¡Fuera yanquis de América latina!

Diego Dalai

El “voto útil” al Morena y la lucha por los 43



Ante la propuesta que los padres de los normalistas y distintas organizaciones hemos realizado para denunciar la trampa electoral, se abrió una importante discusión, particularmente con intelectuales y militantes del Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

Los referentes del Morena consideran que el voto al mismo es el camino para no “hacerle el juego al PRI”, apostando al fortalecimiento de esta fuerza que se presenta como de izquierda, para que ocupe el lugar que tuvo el Partido de la Revolución Democrática (PRD) durante décadas, hoy desprestigiado.
Seguramente son miles los trabajadores y jóvenes que honestamente ven en López Obrador una alternativa opositora y que se hacen eco del llamado de quienes -en muchos casos provenientes del mismo PRD- los convocan a votar por Andrés Manuel López Obrador (AMLO).
Sin embargo, hay que decir que la política de López Obrador ha distado de enfrentar las instituciones del régimen político. Su estrategia -primero como uno de los principales dirigentes del PRD, y ahora con el Morena- ha sido “reformar” el régimen político, como se vio, por ejemplo, en el 2006: mientras cientos de miles protestaban contra el fraude, aquel evitó que el movimiento adoptase una clara perspectiva de lucha contra las instituciones.
Si el Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido Revolucionario Institucional (PRI) son distintas versiones de una política derechista y conservadora que busca entregar el país a las trasnacionales, y el PRD dejó atrás toda pose “izquierdista” para ser cómplice de esta política, el hecho es que López Obrador, más allá de sus críticas a aspectos de la política del gobierno, es adversario de una perspectiva que ataque radicalmente a los capitalistas y a Washington, única vía para luchar por las demandas de los trabajadores y la juventud.
Por eso decimos que, en estas elecciones, no hay ningún partido con registro que represente los intereses de los trabajadores y el pueblo.

Un régimen irreformable

En ese sentido, un eventual fortalecimiento del Morena, lejos de ser un paso adelante, fortalecería a un régimen político hambreador y proimperialista, por la vía de apuntalar y darle mayor peso institucional a lo que hoy se postula como su nueva “ala izquierda” y busca “democratizarlo”.
Lamentablemente quienes llaman a votar por el Morena (sea nacionalmente o en determinadas entidades) debilitan la lucha por una perspectiva independiente y apuntan a llevar, a los cientos de miles que salieron a las calles, tras quienes son parte del mismo régimen político responsable de los asesinatos y desapariciones.
Lo que Ayotzinapa mostró -como expresión concentrada de la descomposición y la barbarie capitalista- es que este régimen político es irreformable. Y que toda política que se desvíe de una perspectiva para enfrentarlo, va en contra de la necesidad impostergable: acabar con el régimen de los capitalistas, las trasnacionales y los terratenientes.
Ante eso, a la par que sostenemos la necesidad de reimpulsar la movilización y la coordinación de los sectores que vienen resistiendo al gobierno, proponemos una gran campaña por la anulación del voto, inscribiendo en la boleta electoral la consigna de “Nosfaltan43”, y otras que expresen el repudio a esta democracia bárbara.
Queremos que el 7 de junio se escuche la voz del movimiento que desde octubre del 2014 ha hecho cimbrar las calles de México y ha resonado en decenas de países: ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!
A la par, desde el Movimiento de los Trabajadores Socialistas (MTS), impulsamos la construcción de una gran herramienta política, socialista y revolucionaria, de las y los trabajadores y la juventud combativa. Una necesidad cada vez más urgente en México. Para que frente a los embates de los partidos de la clase dominante, surja una organización que luche a favor del triunfo de los explotados y oprimidos.

Pablo Oprinari
Ciudad de México / @POprinari

Syriza, el nacionalismo griego y los desfiles militares



Grecia celebró este miércoles su fiesta nacional con el primer desfile militar bajo el gobierno de Alexis Tsipras. Aunque en el pasado Syriza bregó por la desaparición de este desfile, su realización es una nueva muestra de la moderación creciente del partido liderado por Tsipras y de las concesiones hechas a sus socios nacionalistas y al electorado más conservador.

El desfile ante el monumento al soldado desconocido a los pies del parlamento contó, como dicta la tradición, con la presencia de la plana mayor política.
En medio de una intensa lluvia desfilaron los tres cuerpos del ejército, bomberos, policía, así como veteranos de la lucha contra ocupación nazi, los únicos a los que Tsipras brindó un aplauso.
En una breve intervención ante las cámaras el primer ministro hizo una referencia indirecta a los problemas actuales al destacar que "al pueblo griego nada le fue regalado, todo lo logró a través de la lucha".
"En este día debemos tener presente que cuando un pueblo reclama algo, actúa con decisión y tiene el derecho de su parte, lo puede conseguir todo", dijo Tsipras.
También el recién electo presidente de la República, el conservador Prokopis Pavlópulos, aludió al presente al señalar que lo que cuenta ahora es "construir el proyecto europeo".
"Ojalá con el tiempo nuestro pueblo pueda vivir en mejores condiciones y lejos de la pesadilla actual", subrayó el Presidente.

Patriotismo nacionalista y críticas desde la izquierda

Cuando Syriza estaba en la oposición, preconizaba la eliminación de este desfile militar. Sin embargo, el gesto político de permitir su realización da cuenta de que el “gobierno de salvación nacional” con los Griegos Nacionalistas (ANEL), implicó muchas más que la gran concesión por parte de Syriza que haberle entregado nada menos que el Ministerio de Defensa a los nacionalistas xenófobos liderados por Panos Kammenos.
Lejos de los discursos enraizados en las tradiciones de la izquierda griega, Tsipras y Syriza han optado por enarbolar la bandera nacional y la defensa del orgullo griego como estrategia para soldar una alianza política y social con una parte del electorado conservador y de derecha que comienza a ver en el gobierno de coalición de Syriza y ANEL una posible salida a los padecimientos de los últimos años.
En este contexto, el desfile de este año tuvo una nota distintiva. Una vez concluida la exaltación militar, con la que se conmemora el comienzo de la revolución en 1821 que once años después llevaría a la independencia del imperio otomano, hubo una representación de bailes tradicionales, un claro contrapunto a lo vivido en los últimos años.
Grupos de danza procedentes de todas las regiones del país, bailaron piezas tradicionales, jalonados por un público que, plantando cara al mal tiempo y guareciéndose como podía de la lluvia, les coreaba, animaba y aplaudía.
De este modo el Ejecutivo liderado por Syriza intentó que la jornada, que iba en contra de todo lo que había defendido antes de ser gobierno, apareciera como una “fiesta popular”, en el que las fuerzas armadas se entremezclaran con el folclore griego.
Los colectivos de la izquierda, antifascistas y antimilitaristas, ven en este tipo de gestos de confraternización entre el pueblo y el Ejército una operación propia de la dictadura.
Del mismo modo reaccionaron sectores del ala más izquierdista de Syriza, que hicieron múltiples críticas durante los preparativos y prefieren ver abolida esta tradición, al igual que el desfile de escolares que se celebró la víspera en Atenas y el miércoles en Salónica, la segunda mayor ciudad de Grecia.
Desde la cúpula de Syriza, no obstante, se desdeña cualquier tipo de crítica, por más moderada que sea. Por ejemplo, el vicepresidente del Parlamento Europeo, Dimitris Papadimulis, opinó a través de un mensaje en su cuenta Twitter que en el futuro los aniversarios nacionales deben celebrarse de otra manera, "con menos costo y menos ruido".
Las declaraciones del eurodiputado no quedaron sin contestar y Rena Duru, la presidenta de la región capitalina de Ática, la primera mujer en Syriza que gobierna una prefectura, criticó a su compañero de partido por abordar una cuestión política de semejantes características en un breve mensaje de Twitter.
"Cuestiones políticas no se pueden resolver con 140 caracteres. Una cosa es la política, otra la autopromoción", respondió Duru, co-organizadora del evento junto al ministro de Defensa, Panos Kamenos, el único representante en el Gobierno del partido de la derecha nacionalista Griegos Independientes.
Pero hay otro ingrediente de peso en la política de Tsipras que el desfile militar deja entrever: Grecia tiene cinco veces más soldados por habitante que Alemania. El gasto militar de Atenas supera la media europea y son empresas alemanas, francesas y norteamericanas las que se llevan la mayor tajada.
Durante años los diversos gobiernos helenos han dado vía libre a jugosos negocios de armas, con sobornos incluidos, para la compra de aviones, barcos, tanques y pertrechos militares. El eurodiputado ecologista francés Daniel Cohn-Bendit, denunció en 2010 que tras la crisis de la deuda Paris y Berlín dieron prioridad a que Atenas no rebajara su gasto militar.
¿Será el desfile militar un gesto político de Tsipras para decirles a los militares griegos y a los gobiernos de Alemania, Francia y Estados Unidos, que no va a haber cambios en esta política?
Aún es prematuro afirmarlo, pero quien está en su mejor momento con esta política es el Ministro de Defensa Kammenos, un conspiranoico nacionalista y militarista que hace poco fue reivindicado por el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, quien tras su primera reunión con el Ministro de Defensa griego destacó su “compromiso con la Alianza” (OTAN). Una Alianza que, dicho sea de paso, siempre reclama más gasto militar de sus miembros.

Diego Lotito
Madrid | @diegolotito

Venezuela, Cuba y la Cumbre de las Américas

El presidente de Estados Unidos, Barak Obama, pareciera obstinarse en marchar ineluctablemente hacia un gran descalabro en la VII Cumbre de las Américas (CA), a celebrarse en Panamá los días 10 y 11 de abril de 2015.
Pese a la serena y prudente propuesta del presidente Nicolás Maduro, no obstante ser Venezuela la agraviada, para que Washington y Caracas resuelvan sus diferencias mediante el diálogo, hasta el momento no se aprecia ninguna señal de que la Casa Blanca este reconsiderando o se disponga a reconsiderar su agresiva, torpe e injerencista orden ejecutiva declarando a Venezuela como amenaza a la seguridad nacional y la política exterior de Estados Unidos.
Es tan evidente la metedura de pata yanqui en esta cuestión que hasta sectores de la oposición venezolana se han visto forzadas a tomar, aunque tímidamente, cierta distancia del decreto de Obama no obstante que sea su comandante en jefe, ya que han visto totalmente minimizada su presencia en la palestra política ante el repudio nacional contra la actitud estadunidense.
Y es que a Obama el tiro le ha salido por la culata pues lejos de intimidar al pueblo venezolano, ha incentivado su combativo antimperialismo y unidad con la Fuerza Armada Nacional Bolivariana en torno a su dirección político-militar. No fue en balde la dedicación incansable de Chávez durante años a la educación política de sus compatriotas y a hacer más profundas, revolucionarias y antimperialistas sus tradiciones patrióticas y latinoamericanistas, labor continuada por Maduro y el chavismo en dura lucha contra la maquinaria mediática internacional y sus clones locales de la oligarquía, que cuenta todavía con muchos recursos económicos, simbólicos y propagandísticos para deformar la realidad e instaurar falsas y venenosas matrices de opinión entre la población.
Pero, mucho más grave, la arrogancia imperial del decreto de Obama ha provocado gran indignación en América Latina y el Caribe donde no cesan las manifestaciones de apoyo a la soberanía de Venezuela y de repudio a Washington, no solo de Unasur y el Alba sino de los sectores populares y la juventud, como ha podido apreciarse con el posicionamiento reiterado en tuiter de trending topic mundial del numeral #ObamaDerogaElDecreto. Sin contar con el respaldo recibido por Caracas del Movimiento de Países No Alineados, el Parlamento Latinoamericano y el gobierno ruso que en boca del respetado canciller Sergei Lavrov condenó desde La Habana el intento de golpe en Venezuela al tiempo que exigía el levantamiento del bloqueo a Cuba. Mientras, la Unión Europea se ha mantenido distante del predicamento antivenezolano.
En ese clima de creciente repudio al decreto llegará Obama a la CA en Panamá. Dos días antes, el 8 de abril se habrá reunido con los líderes de los países del Caricom en Jamaica, donde es sabido que continuará sus acciones para destruir Petrocaribe en detrimento de los intereses de nuestros pueblos, y a favor de las transnacionales de la energía así como intentrá “doblar el brazo” –como él mismo ha confesado que practica- a los gobernantes de los Estados caribeños antes que lleguen a Panamá. Es sabido lo dependientes que son esos pequeños Estados de la ayuda exterior.
La conjura imperialista contra Venezuela continúa a todo trapo estimulada por el decreto de Obama y ahora es nada menos que el ex presidente del gobierno español Felipe González, promotor del neoliberalismo en nuestra región y viejo asociado del imperialismo quien anuncia que formará parte de la defensa de los cabecillas contrarrevolucionarios Leopoldo López y Antonio Ledezma.
En otro carril, Washington, que sigue afirmando que lo que ha cambiado hacia Cuba son sus herramientas pero su objetivo es el mismo –¿cuál va a ser sino el “cambio de régimen”?- proyecta acarrear a los llamados foros de la sociedad civil de la CA a los integrantes menos desprestigiados de su quinta columna mercenaria en la isla, para presentarlos como representantes de la sociedad civil cubana “independiente” frente a los “oficialistas”; o sea, las organizaciones obreras, campesinas, de escritores y artistas, de mujeres y otras que expresan la gran diversidad de la sociedad cubana y han sido pilares de la resistencia a la hostilidad estadunidense. Si no fueran enemigos de la Revolución uno sentiría pena por el ridículo que harán los supuestos “independientes” pues ninguno puede discutir un minuto frente a los “oficialistas”, sobrados de argumentos y razones.

Ángel Guerra Cabrera

Los costes del nazismo alemán para Grecia (y para España)

Para entender la crisis existente en la Unión Europea, ayuda el conocer la que ocurrió en los años treinta en Europa, y como ambas crisis han afectado la relación de Alemania -el centro del sistema económico europeo- con la periferia, centrándonos en este artículo en Grecia, y con algunas notas también de la relación de Alemania con España en ambos periodos históricos.
En Alemania, la primera crisis, generada en parte por la enorme deuda pública acumulada, resultado de las exigencias de los países vencedores de la I Guerra Mundial de que este país pagara las reparaciones por los daños infligidos a los países enemigos durante el conflicto bélico, determinó la elección de un gobierno Nazi liderado por Hitler. La enorme austeridad de gasto público, con los grandes recortes realizados con el objetivo de pagar la deuda, y las reformas del mercado laboral que contribuyeron al crecimiento del desempleo generado por aquellos recortes, causaron un rechazo de la población hacia los partidos que impusieron tales medidas y llevaron a la primera elección de un gobierno Nazi en Europa. Hay que recordar que el nazismo alcanzó el poder en Alemania por la vía democrática debido a su atractivo electoral (y también a la división de las izquierdas, concretamente entre el Partido Socialdemócrata y el Partido Comunista).
El nazismo sacó a Alemania de la crisis económica mediante la militarización de su economía (keynesianismo militar) y al expolio de los países periféricos, incluyendo Grecia. La ocupación de Grecia (1941-1945) fue de las más brutales que hayan existido en Europa. Aquel periodo se caracterizó por un sinfín de atrocidades. Pueblos y ciudades fueron testigos de aquellas brutalidades. Mousiotitsa (153 hombres, mujeres y niños), Kommeno (317 hombres, mujeres y niños, donde incluso 30 niños de menos de un año fueron asesinados y 38 personas fueron quemadas vivas en su casa), Kondomari (60 asesinados), Kardanos (más de 180), Distomo (214 muertos), y así una larga lista. Más de 460 poblaciones fueron destruidas y más de 130.000 civiles fueron asesinados, además de más de 60.000 judíos que representaban la mayoría de la población judía en Grecia. El sacrificio humano fue enorme. Y la represión estaba encaminada a sostener una enorme explotación y latrocinio. En realidad, el III Reich robó el equivalente en moneda alemana de 475 millones de marcos, que significaría en moneda actual 95.000 millones de euros. Ante esta situación, ¿cómo puede pedírsele a las clases populares, que fueron las que sufrieron en mayor medida la represión, que olviden esta etapa de su vida? (ver Conn Hallinan: “Greece: Memory and Debt”, Znet Magazine, 18.03.15, de donde extraigo la mayoría de datos de este artículo).
Y lo que es importante subrayar es que los responsables de tanta brutalidad, los militares que dirigieron los asesinatos, el expolio y el latrocinio, recibieron sanciones menores en Alemania, muy por debajo de lo que la población griega exigía. El General Hubert Lanz, que dirigió una de las divisiones responsables de tales atropellos, pasó solo tres años en prisión, llegando luego a ser asesor en temas de seguridad del Partido Liberal alemán. La tolerancia, cuando no complicidad, de los gobiernos occidentales (que ayudaron más tarde a las derechas griegas –que anteriormente habían colaborado con el nazismo- a derrotar a las milicias antinazis en lo que se llamó la Guerra Civil) con los dirigentes nazis, es también conocida y recordada. Los gobiernos occidentales, que se presentaban y autodefinían como democráticos, ayudaron, como también pasó en España, a que se mantuvieran las mismas estructuras oligárquicas que han mantenido a Grecia en la pobreza y en la miseria por tantos años. En la Alemania Oriental (bajo ocupación soviética), sin embargo, los militares nazis sufrieron penas mayores. El General Karl von Le Suire (el carnicero de Kalavryta) fue capturado por la Unión Soviética y murió en un campo de concentración en 1954, y el General Friedrich Wilhelm Müller (que ordenó las masacres de Viannos) fue ejecutado por los propios griegos en 1947.

Las supuestas reparaciones del gobierno alemán

El gobierno alemán nunca ha aceptado la demanda del gobierno griego de pagarle 677.000 millones de euros para compensar todos los daños causados en su ocupación devolviendo, además, los recursos –incluyendo el dinero del Banco Central griego- que habían robado las tropas alemanas. Solo en 1960 el gobierno alemán pagó 115 millones de marcos alemanes, una cantidad insignificante a la luz del daño causado. Durante el periodo en que Alemania estaba dividida, la postura del gobierno alemán era la de que no podía hablarse de pago por reparaciones hasta que hubiera de nuevo una Alemania unida. Y cuando la hubo (en 1990), el argumento fue de que ya habían pasado muchos años, y que ya se le habían pagado a Grecia los 115 millones de marcos alemanes. ¿Cómo puede pedírsele al pueblo griego que se olvide de su enorme sacrificio y de los recursos que le robaron?
Ver estas demandas que está haciendo el gobierno Syriza como mera táctica de negociación con el gobierno alemán en la renovación del segundo rescate (aprobado por el gobierno anterior) es trivializar el significado de la ocupación nazi en Alemania y el enorme sufrimiento y pobreza que esta impuso al pueblo griego. El gobierno Syriza es el primer gobierno progresista y de izquierdas, claramente representante de las clases que sufrieron más la represión nazi, y es de justicia que una de las primeras reivindicaciones sea recuperar la memoria histórica de los vencidos y exigir reparaciones. Ver esa reivindicación como mera táctica de negociación con Alemania, como los mayores medios de comunicación españoles lo han presentado, es desconocer la historia de Grecia y de Europa, lo cual, por cierto, es muy común entre tales medios.

La doble moralidad de los países llamados democráticos

Es importante destacar también, además de la enorme insensibilidad del gobierno alemán hacia tal sufrimiento, el contraste entre como se resolvía el gran problema de la deuda pública que el gobierno alemán debía a los aliados después de la II Guerra Mundial, y lo que el gobierno alemán ha intentado imponer al gobierno griego en el pago de su deuda a los bancos alemanes (entre otros) que prestaron dinero a Grecia (para muchos proyectos que, por cierto, les originaron grandes beneficios, sin que beneficiaron en nada o en muy poco a las clases populares griegas). Los aliados en 1953 (en el Tratado de Londres) le perdonaron al Estado alemán el 50% de toda la deuda, condicionando además su pago a la existencia de un crecimiento económico que facilitara tal pago, precisamente la misma petición que está ahora haciendo el gobierno Syriza. El gobierno alemán se ha opuesto duramente a que se tratara a Grecia como se les trató a ellos en su momento. Syriza pedía las mismas condiciones, y fue el gobierno alemán el que dirigió la oposición a que tal propuesta incluso fuera considerada. ¿Cómo se le puede pedir al pueblo griego que no mire al pasado para resolver el futuro? Esta petición tiene dimensiones de cinismo. Las declaraciones del portavoz de la Canciller Merkel de que “Grecia debería concentrarse en temas actuales, mirando el futuro” es de una enorme insensibilidad, preñada de cinismo. La Sra. Merkel ignora u oculta que gran parte de los problemas existentes en Grecia se basan en lo que ocurrió en el pasado.

El nazismo y su influencia en España

La petición de la Sra. Merkel es semejante a la petición de las derechas españolas, hoy dirigidas por el Sr. Rajoy (el gran aliado de la Sra. Merkel), herederas de los que vencieron la mal llamada Guerra Civil (pues fue un golpe de Estado que venció como consecuencia de la ayuda militar del gobierno Nazi alemán e impuso una de las dictaduras más brutales que hayan existido en Europa), pidiendo a las víctimas de aquel genocidio que se olviden del pasado, mirando solo al futuro. Se ha intentado por todos los medios hacerle olvidar al pueblo español que en España hubo un golpe militar dirigido por el Ejército y por el Partido Fascista (junto con la Iglesia) que inició cuarenta años de una enorme represión (España es, después de Camboya uno de los países que tiene un mayor porcentaje de personas asesinadas y desaparecidas por motivos políticos), imponiendo un enorme subdesarrollo económico, social y cultural del país. Y nunca debería olvidarse que la victoria del golpe militar nunca hubiera existido sin la ayuda de la Alemania nazi. El gobierno nazi jugó un papel clave en garantizar la superioridad militar de los golpistas españoles. Y fueron las estructuras de poder dominantes del Estado español las que –como he mostrado en mis escritos- han sido responsables de la enorme pobreza del Estado español, de su carácter eminentemente represivo, con escasa conciencia social, y muy poco redistributivo, altamente corrupto y poco sensible a su plurinacionalidad (ver mi libro El Subdesarrollo Social de España: causas y consecuencias). Aparecieron cambios, sobre todo en su etapa después de la Transición democrática, pero debido al gran desequilibrio que hubo en el periodo de la Transición entre las derechas –que controlaban al Estado y la gran mayoría de los medios- y las izquierdas –que lideraron las fuerzas democráticas- la democracia fue muy limitada. Y como consecuencia, el Estado español continúa teniendo estas mismas características. España y Grecia tienen el mayor número de policías y agentes del orden por cada 10.000 habitantes, y el menor número de adultos trabajando en su Estado del Bienestar, las mayores tasas de fraude fiscal y corrupción, y el gasto público social más bajo.

Otra Europa, otra Alemania, otra Grecia y otra España (y otra Catalunya) son posibles.

La situación actual en Europa es el resultado de una alianza entre los establishments financieros, económicos y políticos que gobiernan la vida política, financiera y económica (y mediática) de la Eurozona, frente a las clases populares de tales países, mayores recipientes de las políticas de austeridad y reformas laborales que se están imponiendo a la población sin ningún mandato popular, a costa de un enorme coste humano. Lo que se requiere es una alianza de fuerzas políticas y movimientos sociales que se opongan a tales políticas, para desarrollar otra Europa que cambie la relación centro-periferia que está dañando tanto a las clases populares de la periferia como también del centro.
En este aspecto hay que saludar y aplaudir el apoyo que la izquierda alemana que, en representación de la clase trabajadora alemana (cuyas condiciones se han deteriorado considerablemente con las medidas adoptadas de los gobiernos Schröder y Merkel) han aprobado la petición del gobierno Syriza de que el gobierno alemán pague al gobierno griego las reparaciones debidas a este pueblo. Este signo de solidaridad es el mejor indicador de la posibilidad de establecer alianzas transnacionales, impidiendo y dificultando que el establishment alemán pueda utilizar tópicos casi racistas (como que los pensionistas alemanes están pagando las vacaciones de los trabajadores griegos que, además, son vagos), que reproducen los medios de mayor difusión alemanes. Hay que evitar presentar el conflicto actual como el conflicto entre el pueblo alemán por un lado, y el español y griego por otro. Verlo y presentarlo de esta manera es dificultar enormemente la necesaria alianza para construir otra Europa. El conflicto es entre las minorías financieras, económicas, políticas y mediáticas que dominan y gobiernan la gran mayoría de países de la Eurozona por un lado, y las clases populares de tales países por el otro, que están dañando el bienestar y calidad de vida de todas ellas. El elevado nivel de deterioro del mercado de trabajo alemán es un claro ejemplo de ello. El “éxito exportador alemán”, como bien ha documentado Oskar Lafontaine (que fue en su día Ministro de Finanzas del gobierno Schröder), se basa precisamente en unos salarios que están muy por debajo de lo que deberían, forzando una situación de competitividad entre los países de la Eurozona para que bajen los salarios. Mientras tanto, se le dice al trabajador alemán que el problema se debe al obrero griego que es poco disciplinado en su trabajo. Y así los medios del establishment alemán, con una narrativa incluso racista, como durante el nazismo, ofenden diariamente al obrero griego (y al alemán).
De ahí la urgencia de que se redescubran en los análisis políticos categorías de análisis olvidados desde hace bastante tiempo (como la existencia de clases y de conflicto entre ellas, que existen en cada país) que permitan establecer alianzas transnacionales de las clases populares que impidan que se utilicen narrativas orientadas a dividirlas.

Vicenç Navarro. Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra.

miércoles, marzo 25, 2015

El imperialismo británico refuerza su presencia militar en las Malvinas



El Ministro de Defensa británico, Michael Fallon, ha declarado en la mañana de hoy en un noticiero radial de la BBC que Gran Bretaña reforzará la defensa militar de las Islas Malvinas. Un informe del ministerio a su cargo señaló que había aumentado la probabilidad de un ataque en el archipiélago.

Los detalles del nuevo plan de refuerzo militar de las Malvinas se darán a conocer esta tarde en una ponencia especial en el Parlamento. En sus declaraciones radiales, el conservador Michael Fallon, afirmó que la decisión se tomó ante "cualquier posible amenaza futura" y agregó que era hora de "modernizar" las defensas militares del archipiélago en el Atlántico Sur.
En su edición de hoy el periódico The Sun – famoso por el polémico titular “Gotcha” (¡te agarré!, o ¡te pillé!) luego del hundimiento del Belgrano, publicó un informe en el que indicaba que Gran Bretaña reforzará las tropas y los equipos militares en las Islas Malvinas ante el temor de un "creciente riesgo de invasión" por parte de las fuerzas argentinas. En el mismo medio destacó que fuentes gubernamentales señalaron que la decisión de reforzar la defensa es en respuesta a una revisión del Ministerio de Defensa, en el que se concluye que un ataque argentino en el archipiélago del Atlántico Sur "es muy probable".
Por otra parte, fuentes del ministro de defensa indicaron que la decisión “refleja juicios operacionales y la naturaleza cada vez más creciente de la amenazas. Fallon señaló además que el gobierno de David Cameron "esté determinado" a proteger el derecho de los isleños "a seguir siendo británicos".
Según el matutino The Guardian, Fallon afirmó durante el programa radial que “luego de 30 años de la Guerra de Malvinas sigue existiendo una continua amenaza”. “Nuestra tarea es proteger a las islas y en particular el derecho de los isleños a seguir siendo británicos, y ellos han votado por mayoría abrumadora en un reciente referéndum para seguir siendo británicos", agregó el Ministro Fallon.
Algunas fuentes especulan que la decisión de reforzar el plan de defensa responde a la compra de Argentina a Rusia de 12 cazabombarderos de largo alcance. Sin embargo, Fallon indicó que la compra no ha sido confirmada, pero que la amenaza sigue igual.
De acuerdo al periódico The Sun, al menos 1.200 tropas están desplegadas en las islas, junto a una pequeña flotilla de helicópteros Sea King y jets Typhoon de la Fuerza Aérea británica (RAF).
El anuncio del refuerzo de defensa se da en el marco de una serie de gestos de parte del gobierno británico con los isleños. Como cabe recordar, el primer ministro, David Cameron, afirmó en su último mensaje de Navidad a los isleños que este año se inaugurará en las Malvinas una estatua de bronce de la ex primera ministra Margaret Thatcher. En el mismo sentido, el ministro de Exterior británico, Philip Hammond, anunció que entregarán la Medalla del Atlántico Sur a las Malvinas por la labor de los isleños en el conflicto bélico de 1982.
Fallon aprovechó para criticar al gobierno de Argentina por su continuo reclamo sobre el territorio. Con miras a las elecciones de mayo, los funcionarios conservadores quieren evitar que sus votos vayan al nacionalista y xenófobo UKIP que acusó al gobierno de descuidar la inversión en materia de defensa. Por su parte, UKIP dijo que se comprometía a alcanzar el gasto en defensa indicado por la OTAN, equivalente al 2% del PBI.

Malvinas y el imperialismo británico

Es oportuno recordar que el 20 de diciembre de 1832 una operación militar del Reino Unido tomó el control de las islas luego de que la corbeta estadounidense USS Lexington destruyera las defensas militares del asentamiento argentino de Puerto Soledad.
Entre el 3 de enero de 1833, cuando los británicos desalojaron a la guarnición argentina y establecieron su presencia militar expulsando a la población civil, hasta la actualidad, las islas han estado bajo dominio del imperialismo británico, salvo el breve período de la guerra de Malvinas. La recuperación de las islas es parte de un reclamo de soberanía contra el colonialismo inglés, muy sentido por el pueblo argentino.
El 2 de abril de 1982, el gobierno militar liderado por Leopoldo Fortunato Galtieri ocupó Puerto Argentino. Dicha aventura militar, buscaba utilizar una causa justa, como era el genuino odio anticolonialista y antiimperialista, para cambiar la relación de fuerzas a su favor. En ese momento el poder del gobierno tambaleaba ante el fuerte cuestionamiento de amplios sectores de los trabajadores y la población.
Como respuesta, el 3 de abril Londres amenaza con aplicar sanciones económicas y resuelve el envío de la Task Force (fuerzas de tareas) al Atlántico Sur. A continuación se aprueba la Resolución 502 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que exige el retiro argentino de las islas y la iniciación de negociaciones. El 12 de abril, las naves de la Task Force británicas bloquearon las islas con 120 buques de guerra y 17.000 soldados.
El ejército argentino se rindió en junio de 1982. En manos de la casta militar del Estado burgués “nacional” —socia menor del imperialismo— la lucha antiimperialista estaba condenada. La guerra mostró que si no es una dirección obrera revolucionaria la que se pone al frente para llevar adelante las medidas necesarias para triunfar contra los intereses colonialistas se termina en aventuras militares que hicieron que en Argentina se fortalecieran las cadenas que la atan al imperialismo.
Hace 33 años la guerra de Malvinas fue utilizada por Margaret Thatcher para fortalecer su gobierno, que se hallaba inmerso en una crisis económica y social ascendente, y terminar de imponer su política neoliberal en el Reino Unido. Su fortalecimiento le permitió arremeter contra uno de los sectores más combativos de la clase obrera británica: los mineros. En la actualidad, este triunfo imperialista es utilizado por David Cameron para alimentar sentimientos nacionalistas de cara a las elecciones.

Alejandra Ríos
Londres | @ale_jericho

A 35 años del asesinato de monseñor Romero, el “mártir de los pobres”



Este 24 de marzo se cumplieron 35 años del asesinato de Óscar A. Romero, muerto por los escuadrones de la muerte de El Salvador, cuando un disparo hecho por un francotirador impactó en su corazón mientras celebraba una misa. Los funerales, celebrados pocos días después en la Catedral Metropolitana de San Salvador, convocaron a millares de salvadoreños transformándose en un acto político de masas, que terminaría en una batalla campal en la que las fuerzas de seguridad acometieron contra miles de salvadoreños concentrados en la plaza de la catedral. El resultado: más de 40 muertos y doscientos heridos.

Romero es asesinado en medio de un proceso revolucionario abierto

Moseñor Romero fue asesinado en medio del proceso revolucionario que vivía El Salvador, una revolución abierta que se profundizaba a medida que arreciaban los asesinatos masivos del gobierno genocida del momento. Es que, desde 1977, el movimiento obrero urbano y popular salvadoreño se encontraba en una total actividad, que combinaba protestas sociales con huelgas masivas con ocupaciones de fábricas. Se iniciaba así una dinámica de luchas en escala ascendente que llegará a su apogeo a fines de la década y principios de los 80. La transformación de la lucha huelguística en política y luego en revolucionaria se fue dando en forma acelerada. Y si este era el estado de las luchas obreras y populares, un fenómeno similar ocurría entre los campesinos pobres y semiproletarios del campo. Las masas se vieron compelidas a actuar por todas las circunstancias objetivas producto de la crisis general que vivía el país. E
Este ascenso también lo experimentarán las organizaciones guerrilleras, surgidas a inicios de la década, bajo el impacto de la revolución cubana, y que influenciaban a sectores importantes de la población. En 1979, cuando triunfa la revolución nicaragüense, el movimiento de masas, muy fortalecido y combativo, entró en una etapa de euforia. La situación política del país se convulsiona aún más con el asesinato de Romero. El 10 de octubre de 1980 fue creado el FMLN (Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional) como un organismo de coordinación de las cinco organizaciones político-guerrilleras que participaron en la guerra civil entre 1980 y 1992, contra el gobierno militar de la época. Se abría entonces una guerra civil que durará 12 años en los que, según las cuentas más conservadoras, murieron más de 90 mil personas. Luego de la derrota del movimiento. El FMLN se constituyó en partido político legal a partir de la firma de los Acuerdos de Paz en 1992.

Su elección como arzobispo y su giro político

Oscar A. Romero es nombrado Arzobispo de San Salvador el 3 de febrero de 1977, por el Papa Pablo VI, para suceder a monseñor Luis Chávez y González. Su elección causó extrañeza en el clero salvadoreño, no por algún perfil de reformador de la curia salvadoreña en ese entonces sino porque el Papa lo elegía justamente porque Romero era el candidato de los sectores conservadores de la Iglesia católica salvadoreña, que deseaban contener a los sectores de la Iglesia arquidiocesana que defendían en ese entonces la “opción preferencial por los pobres”, conocidos como clero medellinista. Romero era crítico por entonces de las nuevas vías abiertas por el Concilio Vaticano II, e incluso su elección fue recibida con cierta alegría para el gobierno y los grupos de poder, que vieron en este religioso de 59 años un posible freno a la actividad de compromiso con los más pobres que estaba desarrollando la Arquidiócesis de la capital, San Salvador.
Serán los acontecimientos políticos, en el convulsionado país centroamericano, los que llevarán a operar un giro en la postura política de Romero. A pocos meses de ser designado arzobispo, se dan una serie de asesinatos de sacerdotes y laicos, destacándose la muerte del sacerdote Rutilio Grande (quien había promovido la creación de comunidades cristianas de base y la organización de los campesinos de la zona), amigo personal de Romero, así como eran expulsados del país otros tantos que no eran de origen salvadoreño. Era el período de los últimos años del gobierno militar del coronel Arturo Armando Molina, a quien le exigió una investigación, celebrando una misa única el 20 de marzo a la que asistieron más de cien mil personas, a pesar de la oposición del nuncio apostólico y de otros obispos. Romero también decidió no acudir a ninguna reunión con el Gobierno hasta que no se aclarase el asesinato, y no asistió a la toma de posesión del presidente entrante, el también Coronel Carlos Humberto Romero a principios de julio.
Desde entonces pasó a denunciar en sus homilías los atropellos contra los derechos de los campesinos, de los obreros, de sus sacerdotes, y de todas las personas que recurrieran a él, en el contexto de violencia y represión militar que vivía el país, especialmente hechos violentos como los asesinatos cometidos por escuadrones de la muerte y la desaparición forzada de personas, cometida por los cuerpos de seguridad. Entre esos años también fueron asesinados los sacerdotes Alfonso Navarro, el 11 de mayo de 1977, Ernesto Barrera Moto el 28 de noviembre de 1978, Octavio Ortíz el 20 de enero de 1979, Rafael Palacios el 20 de junio de 1979 y Alirio Napoléon Macías 4 de agosto de 1979. Pero Romero, también criticaba las acciones violentas de las organizaciones guerrilleras que para ese entonces habían alcanzado gran desarrollo y capacidad de acción, y que contaban con amplio apoyo de masas, y quienes también lo tomaban como su bandera.

Los responsables siguen impunes

Treinta y un años después del asesinato, se conoció el nombre de quién disparó contra Monseñor Romero, un subsargento de la extinta Guardia Nacional llamado Marino Samayor Acosta. Pero el encargado y responsable directo, quien organizó todo el operativo, fue el siniestro mayor Roberto d’Aubuisson, creador de los escuadrones de la muerte y fundador del partido político derechista ARENA (Alianza Republicana Nacionalista). Los verdaderos responsables continúan impunes, y más allá de que algunos hayan fallecido, como d’Aubuisson, muchísimos continúan libres, militares de alto rango, grandes empresarios, e incluso gozando de su poder económico, en medio de la gran impunidad a que llevó la amnistía general luego de los acuerdo de paz de 1992, que ha permitido que genocidas de miles de obreros, campesinos, estudiantes y del pueblo pobre aún se paseen libres.
No compartimos el pensamiento religioso de Monseñor Romero, y más allá de nuestro enfoque político, su asesinato fue expresión también de los millares de asesinados por los distintos gobiernos militares, de las juntas cívicos militares, del gobierno de los demócratas cristianos y de Arena. Un genocidio que aún sigue completamente impune, como las muchas masacres que fueron perpetradas durante las décadas que convulsionaron a El Salvador. Esta impunidad continúa incluso bajo el gobierno del FMLN, desde junio de 2009 y que llegará hasta junio de 2019.
El 24 de marzo de 1990 se dio inicio a la causa de canonización de Mons. Romero, proceso que estuvo bloqueado durante la época de Juan Pablo II. Entre los enemigos de Romero en el proceso de canonización dentro del Vaticano figuran dos influyentes cardenales, como los colombianos Alfonso López Trujillo, ya fallecido y conocido por sus posiciones ultraconservadoras y Darío Castrillón Hoyos, jubilado, los cuales ocupaban en la década del ‘90 importantes cargos en la Curia Romana. El 3 de febrero del año en curso, el papa Francisco autorizó la promulgación del decreto de beatificación, cuya ceremonia para declararlo beato se llevará a cabo el próximo 23 de mayo en San Salvador, pero sin la presencia de Bergolio.

Milton D’León

“Las redes son el perturbador más dominante”

Entrevista a Ignacio Ramonet, director de Le Monde Diplomatique en español

Ignacio Ramonet va directo al grano: sostiene que “la prensa escrita está en crisis” y señala que hay un cambio de era en este campo. El director de Le Monde Diplomatique en español cree que hay un “meteorito de Internet” que afecta a los medios tradicionales, esos dinosaurios que atraviesan graves problemas para mantenerse.
Del mismo modo reflexiona acerca del rol de las redes y del comportamiento político de los medios tradicionales con los gobiernos progresistas de nuestra región. De visita la semana pasada en Ecuador, dictó algunas charlas y sostuvo varios encuentros con políticos y periodistas para conversar sobre los acontecimientos del mundo.
¿En América Latina hay medios de comunicación y gremios que se han convertido en actores políticos incluso contradictores de los gobiernos progresistas?
Esto tiene un tiempo. Evidentemente han sido los principales opositores. En la experiencia que han vivido los países latinoamericanos donde gobiernos progresistas han sido elegidos por los ciudadanos, con base en un programa de reformas y transformaciones sociales muy importantes y no han sido elegidos, sino que han sido reelegidos. Observamos que ningún programa de transformación social en América Latina ha perdido una elección desde hace 15 años. Allí donde este tipo de reforma constructiva de izquierda, progresista, ha llegado al poder, democráticamente se ha mantenido hasta hoy, aunque los líderes han cambiado, como en Venezuela, Brasil, Paraguay…
Pero, ¿están los casos de Honduras y Paraguay?
Pero son golpes de Estado, no son los electores. En ningún caso los electores han rechazado esta propuesta. El único caso, si quieres, aunque no es pertinente, es el gobierno de Bachelet, cuando ella no podía volver a presentarse, pero el primer gobierno de Bachelet no podíamos calificarlo neoprogresista porque estaba gobernando con una alianza socialdemócrata, democratacristiano, aun en ese caso, después de la experiencia, Bachelet ha regresado con una coalición aún más ampliada con el partido comunista. Los electores no la han rechazado y, por consiguiente, eso ha significado la derrota de las fuerzas conservadoras tradicionales, que en algunos países han desaparecido, como en el caso de Ecuador.
¿Quién ha sustituido en esos casos a las fuerzas conservadoras?
Los medios, porque el empresariado, el poder económico, históricamente dominante en estos países, ha creído que con estos medios iba a manipular, llevar a cabo la contraofensiva conservadora. Por eso esa lucha ha sido tan importante y por ello muchos gobernantes han hecho de esa lucha una confrontación central, como es en Venezuela, Ecuador, en donde Rafael Correa, quizá de todos los presidentes de América Latina, es el que más ha tenido conciencia de que esa lucha era fundamental; también en Argentina, en donde ha habido un enfrentamiento importante contra el grupo Clarín, que domina el 80 por ciento de medios (prensa, radio y TV) de ese país. Estos medios se han erigido en oposición oficial, cuando no es su función, pues su función es informar, no ser partidos políticos.
Pero esa función tiene eco y prestigio en ciertos sectores y al mismo tiempo cuentan con un gremio (la SIP) que quiere incidir hasta en las mismas elecciones, como ocurrió en Brasil…
Claro, precisamente los amigos del Partido de los Trabajadores (PT), gobernante, Lula (Da Silva) o Dilma (Rousseff) no consagraron la importancia necesaria a crear un sistema público de comunicación e información. Primero, porque nunca tuvieron mayorías claras, gobernaron con los parlamentos que negociaban, no tuvieron las manos libres y los empresarios que en Brasil disponen de grupos importantes, como el Grupo Globo, no les permitieron. De hecho, no creo que tuvieran la voluntad, y así la hubieran tenido, no creo que les habrían dejado desarrollar un grupo público de medios como se ha hecho en otros países, como Ecuador, Venezuela y Argentina.
¿Hay un cambio en el terreno de los políticos para constituirse en comunicadores políticos y asumir como parte de su estructura formativa la comunicación?
Sí, el ejemplo lo tienes aquí. El presidente que más ha integrado esa idea es Correa. Desde el punto de vista teórico y académico, es alguien que ha estudiado la comunicación después de llegar a la Presidencia. Ha sacado una serie de conclusiones sobre el poder mediático, su funcionamiento, cómo se puede elaborar un contrapoder mediático y esto hoy en día es indispensable, es un parámetro fundamental. Pero claro, también hay que ver que eso evoluciona. Muchos dirigentes hacen un análisis de los medios, que es lo que se podía hacer hace 10 o 15 años, pero hoy la reflexión debe integrar las redes sociales, que son el principal actor en la movilización social. De hecho, si quieres, la mayoría de estos gobiernos padece una ofensiva que ya no es megamediática, sino micromediática.
¿Es aconsejable enfrentarse a la gente en redes como lo hace el presidente Correa? ¿Eso es válido en el tema de la disputa política?
No sé si un presidente debe entrar ahí. Una cosa es hacer una consideración general y otra poner en marcha igual que un gobierno o una empresa, que tienen un departamento de comunicación, y hoy día los gobiernos y empresas inteligentes tienen un departamento de respuesta rápida mediante el uso de Twitter, Facebook, blogs, páginas bien elaboradas en la web. Ese es el buen nivel de respuesta. Excepto que haya algo más importante. Yo no veo a un presidente establecer un diálogo crítico con un tuitero, o algo así.
Decía esto porque, en alguna medida, la derrota que ha infligido Rafael Correa a ese sistema de comunicación tradicional se trasladó a las redes, en las que ahora los ciudadanos son los que confrontan esa tensión con el Presidente…
De igual manera que frente a los megamedios, los medios públicos han desarrollado una política de financiación y desarrollo de megamedios públicos, de igual manera hay que desarrollar una política en el campo de la comunicación con respecto a los micromedios. Para eso hay que tener una reflexión de cómo están funcionando.
¿Hasta dónde los actores políticos progresistas, de izquierda, deben modificar sus comportamientos políticos en función de generar una comunicación política para un mundo más polarizado en ese territorio?
La mayoría de los gobernantes hoy se ha preocupado de desarrollar su comunicación, mediante Twitter, e informan personalmente, como el presidente Maduro, que tiene un seguimiento de Twitter continuo. Obama tiene 47 millones de seguidores en Twitter, tiene mayor alcance cuando comunica por Twitter antes que por la televisión, porque no hay ninguna televisión en EE.UU. que tenga 47 millones de telespectadores. Hoy forma parte de la comunicación elemental de un dirigente.
Y a pesar de ello, como ocurre en Venezuela, Maduro no logra romper el desequilibrio sobre la realidad de ese país…
Porque allí sí hay una conspiración mediática internacional y contra Venezuela siempre hubo una alianza de contrarios, porque la característica de Venezuela es que acumuló los adversarios socialdemócratas y los adversarios del conservadurismo tradicional. En particular hay un odio socialdemócrata hacia Chávez, porque lideró la rebelión del 92 contra un presidente socialdemócrata con mucha influencia en la Internacional Socialista, Carlos Andrés Pérez. Eso creó mucha confusión en el seno de la izquierda durante mucho tiempo, y entonces, mientras hubo esta confusión, los medios edificaron una imagen primero de Chávez como dictador, autoritarista, cuando era lo contrario, pero esa imagen se quedó y hoy día esa ofensiva sigue con nuevas formas, porque a los medios internacionales se ha sumado la operación de tipo de ‘revolución de colores’ con las redes sociales que también difunden este mismo mensaje.
¿De qué manera la viralidad de la información no contrastada de estas redes afecta a la democracia? ¿Qué puede hacer el ciudadano?
Estar bien informado siempre es muy difícil; si antes no fue fácil, peor va a ser ahora; entonces el problema no ha cambiado. Lo que las redes añaden ahora es más confusión y más ruido. Las redes no imponen una versión dominante, aún no son el medio dominante. Son el perturbador dominante, pero no son el medio dominante. Por el momento, los medios dominantes siguen siendo los medios tradicionales. El problema de los medios tradicionales es que económicamente no son viables, tienen los pies sobre unos cimientos frágiles, pero siguen siendo dominantes.
En la generación de opinión pública…
Claro, siguen generando la matriz dominante.
¿Cuán mejor estamos comunicados ahora con la proliferación de medios, fuentes, redes, etc.?
La característica de la información es que siempre es mala información, siempre estar bien informado es un trabajo. Tú no puedes exigir de manera pasiva que vas a recibir buena información. Eso es prácticamente imposible. Yo digo en uno de mis libros: “Informarse cansa”, es un trabajo y, si lo tomamos como tal, podemos informarnos, si no, no nos vamos a informar bien. La información se ha vuelto muy compleja y, por consiguiente, las críticas que se desarrollan obligan al sistema mediático a corregirse o a adoptar una posición dogmática afirmada. Por ejemplo, hoy se desarrollan mucho los medios partidarios que han admitido que no son objetivos, como la cadena Fox, en EE.UU., que es un canal ultrarreaccionario, ultraconservador, que así se asume y la gente lo ve porque así se reconoce.
Muchos catedráticos hablan de la telebasura, ¿es factible hablar hoy de redes basura? ¿Cómo se puede recuperar la calidad de la información en estas redes basura?
Hay telebasura y teleexcelente.
Entonces ¿ahora hay redes basura y redes excelentes…?
Así es. Si yo tengo una página de Facebook, puedo decir que no es basura, evidentemente, pero hay bastante gente que tiene redes sociales o blogs. Hoy en día hay blogs de una inmensa calidad. Recuerdo cuando ocurrió lo de Fukushima; nadie sabía qué era y hubo una cobertura mediática que ignoraba lo que era Fukushima y no sabía que era una central nuclear. Entonces los medios empezaron a decir que no había peligro, que se podía seguir consumiendo las legumbres, pero varios profesores de asuntos nucleares, en sus blogs, demostraron científicamente lo que pasaba. Y eso, reproducido por algunos periodistas que se dieron el trabajo de leerlos, tuvo una influencia muy interesante. Los blogs o la información de las redes puede ser muy buena o muy mala, pero eso forma parte de la vida.
¿Pero no ponen en riesgo la calidad de la información?
No, la mejoran, porque hoy día, por ejemplo, las redes funcionan como un gran corrector. Si un medio dice una enorme mentira, las redes lo van a corregir y van a difundir el error. Las redes han hecho las principales revelaciones de este tiempo. No son los periódicos, no son los medios los que han hecho las 2 grandes revelaciones de los últimos 5 años, como son WikiLeaks y Edward Snowden, de cómo el superpoder imperial estadounidense ocultaba información sobre los atropellos cometidos en Afganistán o en Irak. Eso no lo hubiéramos sabido por los medios, lo supimos por las redes, por WikiLeaks. Tampoco sabíamos que la NSA nos estaba vigilando; y no tanto a nosotros, que no tenemos importancia, sino que estaba vigilando a nuestros presidentes, a nuestras FF.AA., a nuestros servicios de inteligencia y a las empresas de punta; y eso lo supimos gracias a WikiLeaks y Snowden. Hoy, las redes son el complemento indispensable y, en sí, un medio de información.
Usted tiene un libro que se llama La explosión del periodismo, ¿cómo está manifestándose esa explosión de redes sociales, blogs, medios digitales, en el ejercicio real y práctico del periodismo? ¿No cree que puede ocurrir, paradójicamente, una incomunicación por saturación?
Mi último libro de comunicación esencialmente trata de la crisis de la prensa escrita. Es decir, cómo la prensa escrita está padeciendo el impacto de Internet y de las nuevas tecnologías de la información. Parto de una constatación: hoy en el mundo centenares de periódicos —que aún no hace mucho tiempo dominaban la opinión pública— han desaparecido. Llamo a esto la gran extinción, al igual como en ecología se habla de extinción de animales. Como cuando hubo un meteorito que cayó en Yucatán y puso fin a la era jurásica con la desaparición de los dinosaurios, de igual manera, el impacto de Internet ha provocado una serie de consecuencias que hace que los ‘dinosaurios’, los grandes grupos mediáticos de prensa, estén desapareciendo. Prácticamente hoy, en el mundo desarrollado central, no hay un periódico de prensa escrita que no tenga enormes dificultades.
¿Qué tipo de dificultades?
Que hayan reducido su paginación, si han sobrevivido, que hayan reducido su plantilla, cesando a miles de trabajadores. En este momento, en el mundo, hay decenas de miles de periodistas que han sido despedidos. Un diario como El Pais, de España, despidió hace año y medio a 30% de su plantilla de un solo golpe. La mayoría de los diarios están perdiendo dinero. Algunos semanarios que hace algún tiempo temían una influencia radical en la sociedad como en EE.UU, The Time, News Week, han desaparecido o se han vendido por un euro. Estamos ante el fin de una era del periodismo.
¿Algunos autores estadounidenses llaman el inicio del periodismo posindustrial?
La constatación es esta: donde antes había unos imperios mediáticos, basados en particular en la influencia de la prensa escrita, hoy día hay unos desiertos o unas ruinas y efectivamente porque la prensa escrita aún pertenece al mundo industrial. Por ejemplo, aquí en los pasillos de este diario he visto unas fotografías que son típicamente de la era industrial: con unas rotativas, galpones, imprentas, una clase obrera vinculada directamente, eso ya no existe; es decir eso desaparece en la era de lo inmaterial. Los aspectos industrial y material de la prensa escrita ahora juegan contra ella, en una era en donde lo inmaterial se impone. Partiendo de esa constatación, la pregunta es: ¿qué es el periodismo hoy?, por una parte está esa interrogante, pero por otro hay otro cuestionamiento fundamental: ¿qué es un periodista hoy?
¿Y qué es el periodismo hoy?
Al mismo tiempo que ocurre esa desaparición masiva, esa extinción masiva de toda una especie de periodismo, al mismo tiempo se está produciendo lo que podríamos llamar un cambio de era. Estamos viendo cómo surge una nueva generación de periodistas porque ahora se plantea una situación central: ¿qué es el periodismo? En la medida en que el periodista o el periodismo ha perdido el monopolio de la información. En una sociedad hasta ahora, la información la manejaban los periodistas.
¿Y ahora la información está manejada por los ciudadanos?
Ahora, la maneja todo el mundo y eso evidentemente es —estructuralmente— un cambio enorme. A la vez eso es la realización de un sueño de los que pensaron una democracia avanzada, en la medida que es una democratización de la información teóricamente. Por qué me cuestiono: ¿qué es la democratización de la información? Que todo ciudadano pueda producir su información.
¿El prosumidor?
Sí, es decir el ‘prosumidor’ que es productor y consumidor. No es solo consumidor, sino, también, productor. Él sabe producirla y eso crea que hoy no se sepa qué es un periodista. Si todos somos periodistas, entonces ¿qué es ser un periodista? En dónde está la especificidad, quiero decir. Si tú y yo, la gente de la calle es periodista, que tiene de particular un periodista
¿Perdió ese prestigio y esa autoridad que tenía?
Perdió la autoridad, el monopolio de la información y también su rango social, el estatus social. Pero esto no quiere decir que todo esto se perdió al mismo tiempo en todos los países. He analizado como la televisión, 5 o 6 años después, está viviendo el mismo fenómeno; es decir, la desaparición de las masas de audiencia. La televisión lo que hoy pierde es la audiencia, la audiencia se le va. Ningún canal de televisión en el mundo tiene hoy decenas de millones de telespectadores porque han desaparecido por la multiplicidad de la oferta y de las posibilidades de comunicar o de ocio. Si te pasas 3 o 4 horas con tus redes sociales, pues es obvio que no estás delante de la televisión.
En esta crisis que usted menciona, de la prensa escrita frente a la tecnología, ¿se puede hablar de comunicación al poner una información en 160 caracteres cómo permiten las redes sociales como Twitter y Facebook? ¿Es esto comunicación o mera información?
No, es comunicación. No sé si sea información, esa actividad de “mosquito” perturba al funcionamiento de la información porque ahora en Twitter se puede enviar de todo, se pueden enviar fotos y video. Twitter ya no es los 140 caracteres, Twitter mismo ha evolucionado porque la tendencia general hoy de las redes sociales es de abandonar los caracteres de la escritura para ir a la imagen. Hay un cambio de la esfera Gutemberg a la esfera icónica, imagen. Evidentemente no estamos aquí hablando de calidad, sino sencillamente de masividad de la información, que crea varios problemas.
¿Qué tan bueno es que el ciudadano tenga el control de estos medios?
El ciudadano tiene la ilusión de que tiene el control de estos medios. El ciudadano lo que sabe hoy, cada vez más, es utilizar estos dispositivos. Primero porque son fáciles de utilizar, segundo porque son relativamente baratos y tercero porque estos dispositivos permiten tener una centralidad que hasta ahora no tenía el ciudadano. Hasta ahora lo que caracterizaba al ciudadano es su pasividad frente a los medios. Su única función era recibir, salvo algunas variaciones en las radios en donde se puede telefonear y dar su opinión, pero los medios centrales tenían una posición que yo llamó del sol. Eran soles, el sol solo tiene planetas que giran a su alrededor y envía sus rayos y lo que podemos hacer es padecer los rayos del sol. Hoy no hay sol, desaparecen los soles y lo que hay son soles reducidos al formato de un granito de polvo. Cada uno somos granitos de polvo. Pero si tomamos otra metáfora y decimos que somos una abeja o una avispa, entonces, cada avispa puede construir en un momento determinado un enjambre que puede actuar unido, que es lo que ha sucedido con lo que llamamos las revoluciones de los colores, la pirámide árabe, los indignados, etc. Esa pequeña posibilidad de comunicar con mis 40, 60, 200 amigos, en el mismo momento, todos aquellos que tienen 200 amigos, transmiten una información que, inmediatamente, de manera viral, comunica a decenas de millones de personas, eso pone en marcha un efecto palanca, que puede incluso tener el efecto de derrocar una dictadura como ocurrió en Túnez. Pero también puede tener la debilidad o la flaqueza de ser penetrado por un virus, que le hace hacer acciones al servicio de una inteligencia que está manipulando a ese grupo como se hace en Venezuela.
¿Los medios tradicionales deben voltear a mirar a estas nuevas plataformas?
Hoy, un medio debe tener diferentes plataformas. Debe tener su plataforma on-line porque un periódico por definición sale una vez al día, en 24 horas ocurren cantidad de cosas. Hoy el ritmo normal de la información ya no es 24 horas, hoy el ritmo normal de la información es la instantaneidad, por muchos defectos que tenga la instantaneidad y por más críticas, que por ejemplo yo he generado para la instantaneidad. El periodista es el analista de un período, pero hoy el período es el instante. Hoy hay instantaneistas y si no hay instantaneistas hay que tener por lo menos una persona que siga al instante la información y que complete el periódico que es más de análisis, que tiene un ritmo más lento por definición. Además hay que tener sus propias redes sociales (Twitter, Facebook) y por qué no plataformas audiovisuales. La característica tecnológica permite que un medio sea todos los medios. Hoy los medios deben ser multimedia. Ya no hay distinción tecnológica entre lo escrito, sonido e imagen. No hay distinción, con la misma tecnología puedes difundir texto, imagen y sonido.

Orlando Pérez y María Elena Vaca
El Telégrafo

martes, marzo 24, 2015

No a la impunidad de ayer y de hoy



Mañana se cumplen 39 años del golpe de estado que en marzo de 1976 instalo la más feroz dictadura que conoce nuestra historia.

Una vez más estamos presentes en esta plaza, varias generaciones para mantener vivo el recuerdo y los ideales de nuestros 30.000 detenidos desaparecidos, el dolor de tantos compatriotas asesinados, encarcelados, torturados, perseguidos y condenados al exilio.
Marchamos para seguir exigiendo el juicio y castigo a los responsables y ejecutores del genocidio, para denunciar la impunidad de ayer y de hoy, las nuevas formas de represión y para seguir luchando por la causa por la que dieron su vida nuestros compañeros: una Argentina sin opresión, sin explotación y sin miseria.
Reivindicamos hoy, la resistencia y la heroica lucha obrera y popular que se abrió paso desde los socavones de la dictadura, la lucha de las madres, las abuelas, los familiares, los ex detenidos, los HIJOS, los organismos de derechos humanos y de las organizaciones populares.
La dictadura tuvo como objetivo imponer un modelo económico y un proyecto de país. Para lograrlo recurrió al genocidio con el fin de destruir las organizaciones obreras y populares y a través de la desaparición, el asesinato, la apropiación, las cárceles y el exilio a los luchadores, sometió por el terror al pueblo argentino.
Los países imperialistas, los terratenientes, los monopolios y los grandes grupos económico-financieros nacionales y extranjeros fueron los impulsores y beneficiarios de la política de la dictadura.
A pesar de la caída del terror fascista en el 83, las clases dominantes garantizaron la continuidad de su modelo económico basado en la explotación, el extractivismo de los recursos naturales, la extranjerización de la tierra, la sojización, la concentración de capital, etc . Esto ocurrió con los gobiernos de Alfonsín, Menem, De la Rúa, Duhalde y sigue con los Kirchner

30000 detenidos-desaparecidos: ¡presentes!

Reivindicamos sus ideales y continuamos su lucha

La lucha incansable contra las leyes de impunidad de Alfonsín y los indultos de Menem, junto a la rebelión popular del 19 y 20 de diciembre, fueron los factores fundamentales con los que conseguimos la anulación de las leyes de punto final y obediencia debida logrando la reapertura de las causas contra los genocidas. Lo decimos una vez más con orgullo: los juicios a los genocidas son un logro histórico de nuestro pueblo.
Los cómplices civiles y empresarios del genocidio gozan de absoluta impunidad. Repudiamos los fallos que en las últimas semanas beneficiaron, entre otros, a Pedro Blaquier –dueño del Ingenio Ledesma-, a Vicente Massot, dueño del diario La Nueva Provincia y a Alejandro Bottinelli, del staff editorial de Atlántida.
Lo mismo ocurre con los dirigentes sindicales colaboracionistas y entregadores, como Gerardo Martinez (de la UOCRA y actual representante argentino ante la OIT), y con los jueces y fiscales que fueron cómplices del genocidio y que aún continúan en funciones
Porque a pesar de la nulidad de las leyes los juicios contra los milicos genocidas, son a cuenta gota. En 9 años de juicios a los represores de la última dictadura el Estado ha condenado una cantidad ínfima de represores, continúa el desguace de las causas, a la vez que sostiene los beneficios de domiciliarias y la impunidad sobre la mayoría de las apropiaciones de hijos de desaparecidos y sobre los casos de testigos amedrentados.
Si tomamos como dato los 600 Centros Clandestinos de Detención que funcionaron en todo el país durante la dictadura, los 538 condenados siguen representando, a casi de 12 años de anuladas las leyes de impunidad, menos de 1 represor condenado por cada CCD y por sólo el 10% de las víctimas reales.
Las causas que investigan el Terrorismo de Estado previo al golpe del ’76, desplegado a través de la Triple A, la CNU y demás bandas fascistas, así como la causa por los crímenes del Operativo Independencia en Tucumán, se encuentra paralizadas.
En La Plata hay sólo 61 genocidas condenados desde que se reabrieron los juicios, la mitad de ellos sentenciados a perpetua. La cifra sigue siendo poco representativa para una zona donde se juzgan los delitos cometidos en los 29 CCD de la Bonaerense de Ramón Camps, más las responsabilidades de las patotas del Ejército, la Armada, el Servicio Penitenciario y agentes civiles de Inteligencia o grupos paraestatales como el CNU.
Pero además, quedan por concluir unas 25 causas fragmentadas en instrucción con procesamientos que incluyen nada más que a 90 represores a ser juzgados en próximos juicios. Es decir que, en suma, en La Plata no habrá más que 150 genocidas llevados a juicio en el horizonte de juzgamiento que el Estado propone.

JUICIO Y CASTIGO A TODOS LOS GENOCIDAS, JUSTICIA POR TODOS LOS COMPAÑERAS Y COMPAÑEROS
NO OLVIDAMOS, NO PERDONAMOS, NO NOS RECONCILIAMOS

Hoy, a 39 años del golpe genocida tenemos que decir que más allá de sus discursos y del maquillaje, el gobierno de los Kirchner no es distinto a los anteriores. El nombramiento del genocida Milani al frente del Ejército revela, definitivamente, hasta donde llega la verdad sobre su política de DDHH.
Milani denunciado en 1984, en el informe de la Conadep de La Rioja por su participación en el Operativo Independencia, en la desaparición del conscripto Alberto Ledo y en el secuestro y tortura de Pedro Olivera y de su hijo Ramón Alfredo. Denunciamos al juez Bejas, de Tucumán, que se negó a llamar a indagatoria a Milani, bajo los argumentos de la obediencia debida. La familia de Ledo acompañada por una gran movilización popular presentó un recurso de queja ante la Cámara Federal de Apelaciones de Tucumán. Seguiremos todos los pasos para lograr que se juzgue y castigue a Milani y a todos los responsables.
La defensa a ultranza por parte del gobierno a Milani solo puede explicarse en la necesidad de un control centralizado sobre todo el aparato de inteligencia, que como quedó evidenciado con el Proyecto X y las revelaciones que salieron a luz luego de la muerte de Nisman tiene por labor fundamental al espionaje interno, que es el mismo rol que han cumplido desde la dictadura hasta ahora. Los servicios de inteligencia fueron la base de la represión dictatorial, luego en la masacre de La Tablada, en el asesinato a Darío y Maxi, en la de Carlos Fuentealba, en el de Mariano Ferreyra y en tantos otros. La Nueva ley de inteligencia está claramente direccionada hacia la consolidación de esto.
Con el ascenso del “sheriff” Alejandro Granados a la cartera provincial de seguridad, el gobernador Daniel Scioli busca profundizar la política de mano dura hacia los sectores populares inundando de policías el territorio bonaerense. En ese sentido, aprobaron, vía decreto, el proyecto para que los municipios puedan crear sus policías locales, iniciativa que ya comenzó en la La Plata de la mano de los Bruera. Este proyecto, copiado al macrismo y al massismo, no tienen otra finalidad que hacernos creer que la misma policía del gatillo fácil, que a su vez es parte del negocio del narcotráfico y la trata de personas, es la única garantía de seguridad a la que la población puede apostar.

FUERA MILANI, BERNI Y GRANADOS
DESMANTELAMIENTO DE TODOS LOS PROYECTOS DE INTELIGENCIA DESTINADOS A ESPIAR Y CRIMINALIZAR A LOS QUE LUCHAN.
APERTURA DE TODOS LOS ARCHIVOS
DESMANTELAMIENTO DEL APARATO REPRESIVO

La recuperación de la identidad de los hijos de desaparecidos es una necesidad y un derecho del presente. Es una responsabilidad del Estado y no puede depender de la voluntad individual de cada joven.
El traslado del Banco Nacional de datos genéticos del Hospital Durand y su tercerización, no sólo abre la puerta a un gran negociado, sino que acota el acceso al derecho a la identidad .
Del mismo modo afirmamos: la memoria popular es una construcción colectiva y por eso denunciamos la manipulación del gobierno nacional sobre los sitios de memoria, manipulación que resulta coherente con su política de reconciliación con los genocidas. Hace pocos días en La Plata el gobierno con la anuencia de las organizaciones de DDHH cooptadas, inauguró un espacio para la memoria en la Comisaría 5°. Al igual que en el CCD Arana la policía sigue estando en el lugar, la misma bonaerense que es la principal sospechada por el segundo secuestro y desaparición de López, que desapareció a Luciano Arruga, la de miles de casos de gatillo fácil es la que va a cuidar y convivir en un “espacio para la memoria”. La desaparición de López, Arruga, Bru, Nuñez y otras evidencian las continuidades en las prácticas mafiosas de la Bonaerense. La distorsión de la memoria de los desaparecidos de la Comisaría 5° quedó plasmada el mismo día cuando le fue impedido violentamente el paso a la Asamblea de Inundados de Parque Castelli al momento de su escrache a las autoridades presentes por la impunidad de la que gozan por el crimen social de las inundaciones de abril de 2013.

LA MEMORIA ES DEL PUEBLO Y NO DE LOS GOBIERNOS
NO AL TRASLADO DEL BANCO DE DATOS GENÉTICOS
RESTITUCIÓN DE LA IDENTIDAD A TODOS LOS JÓVENES APROPIADOS

A 102 meses del secuestro del compañero la Causa López interpela lo intolerable que resulta para la sociedad que un ex detenido-desaparecido durante la dictadura y testigo en una causa de lesa humanidad, haya sido nuevamente desaparecido, pero interroga también sobre la voluntad y la capacidad investigativa de la Justicia Federal.
Esta causa señala las responsabilidades encubridoras del Poder Político, que comenzó ninguneando la gravedad del caso, para pasar a solicitar su esclarecimiento en abstracto y luego silenciar nuestro pedido de justicia.
Continúan impunes los casos de amedrentamientos a varios testigos en juicios de Lesa Humanidad. Y si llegó a juicio el asesinato de la compañera Silvia Suppo, fue para convalidar la versión del homicidio en ocasión de robo, deslindando del hecho las implicancias políticas del caso.
A 6 años de la desaparición de Luciano Arruga, haber encontrado su cuerpo es una victoria de la lucha popular. Sabemos que a Luciano la policía lo tenía marcado desde hacía tiempo, que lo venía hostigando para que saliera a robar y que él se negaba. Y NO creemos en la teoría del “accidente” o la “cadena de irregularidades”: hacemos responsables a los gobiernos nacional, provincial y de la Ciudad de Buenos Aires.
A LUCIANO LO MATÓ LA POLICÍA Y LO DESAPARECIÓ EL ESTADO.
APARICIÓN CON VIDA YA DE JORGE JULIO LÓPEZ
JUICIO Y CASTIGO A TODOS LOS RESPONSABLES DE SU SECUESTRO Y DESAPARICIÓN
JUSTICIA POR SILVIA SUPPO Y LUCIANO ARRUGA
La política de recomposición y ampliación del aparato represivo tiene sus resultados a la vista: en 32 años de “democracia” hay más de 4340 muertos en manos del Estado (con las modalidades del gatillo fácil y las torturas en centros de detención). De ellos, más de 200 son casos de desaparición forzada, y casi la mitad se dieron en los gobiernos K. El sector al que se golpea con esta política de Control Social es siempre el mismo: los jóvenes, pobres e hijos de trabajadores.
En nuestra ciudad: Omar Cigarán, asesinado por el policía Diego Walter Flores en febrero de 2013; Braian Mogica, asesinado por la espalda por el custodio de Scioli Gabriel Yuguet en noviembre de 2013; Ismael Perusato y Mauricio Andrada, fusilados por el integrante del grupo Halcón Cristian Duarte en febrero de 2014; son sólo una muestra de la impunidad con que se maneja la Policía Bonaerense y del aparato de encubrimiento político y judicial de los crímenes de Estado.

NINGÚN PIBE NACE CHORRO
JUSTICIA POR ISMAEL SOSA
BASTA DE GATILLO FÁCIL Y DE CRIMINALIZAR A LOS JÓVENES
JUSTICIA POR TODOS LOS CASOS.

El asesinato de numerosos luchadores populares, la sanción de la ley antiterrorista, la criminalización de la protesta, con presos políticos y miles de procesados, los trabajadores de Las Heras condenados a cadena perpetua, persecución a los pueblos originarios que luchan en defensa de sus territorios ancestrales y de su cultura, el espionaje a las organizaciones y militantes obreros, estudiantiles y populares, la represión a las movilizaciones de desocupados, militarización de los barrios con la criminalización de la pobreza, la complicidad del Estado con los distintos grupos narcos que operan en el país han sido la marca de la política en materia de libertades públicas del gobierno kirchnerista.
El último año, la militarización de los conflictos obreros que comenzó con Gestamp y Emfer, el ataque a los ferroviarios del Sarmiento y a su conducción y se profundizó con las 18 represiones en la Panamericana dirigidas por Berni contra los obreros de Lear demuestra claramente a quienes defiende el gobierno.
ABSOLUCIÓN A LOS PETROLEROS DE LAS HERAS
DESPROCESAMIENTO A LOS MÁS DE 5.000 PROCESADOS POR LUCHAR
BASTA DE PERSECUCIÓN A LOS FERROVIARIOS DEL SARMIENTO
Denunciamos la complicidad de todos los estamentos del Estado con la trata de personas. Centenares de mujeres permanecen desaparecidas víctimas del negocio de la trata.
A 39 años, se sigue criminalizando el aborto. Miles de mujeres mueren al año en abortos clandestinos y otras son apresadas. El gobierno k continuó su negativa a otorgar el elemental derecho al aborto libre, legal, seguro y gratuito. Con la visita al Papa, Cristina reafirmó la intromisión de la iglesia en los cuerpos de las compañeras.
Continúan los asesinatos a las mujeres, muere una cada 30 horas víctima de femicidio.

JUSTICIA PARA POR MARITA VERON, SANDRA AYALA GAMBOA, MARIANA CONDORÍ, EL CUADRUPLE CRIMEN Y TODAS LAS VÍCTIMAS DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO.
NI UN FEMICIDIO MÁS.
INMEDIATO DESMANTELAMIENTO DE LAS REDES DE TRATA
EDUCACION SEXUAL PARA ELEGIR, ANTICONCEPTIVOS PARA NO ABORTAR, ABORTO LEGAL PARA NO MORIR.

Denunciamos que la impunidad, el silencio y la violencia estructural que instaló la dictadura militar, también están presentes en la permanente invisibilización de la opresión, persecución y criminalización de la comunidad de tortilleras, maricones, bisexuales, travestis, trans y personas intersex que en la ciudad de La Plata se hacen presentes en con la criminalización de la comunidad trans y travesti en la zona roja. La violencia policial y la creciente militarización del espacio público se apoya en un sector de vecinos para justificar su accionar y privatizar el espacio público con alarmas y cámaras, reforzando la estigmatización social, multiplicando la homolesbotransfobia. La memoria no es privilegio heterosexual y en un mundo de gusanos capitalistas hay que tener coraje para ser mariposa.

EXIGIMOS LA INMEDIATA REGLAMENTACIÓN DE LA LEY DE IDENTIDAD DE GÉNERO
TRABAJO GENUINO Y EN IGUALDAD DE CONDICIONES PARA TODES.
¡DESAPARECIDES LGBTTTI PRESENTES!

A 39 años, el imperialismo norteamericano sigue amenazando con golpes e intervenciones como recientemente lo hizo Obama a Venezuela, a la que consideró un “peligro para Estados Unidos”, denunciamos la injerencia de Estados Unidos en Venezuela y al resto de la región.
Los Kirchner sigue pagando religiosamente la deuda externa e ilegitima y fraudulenta. Las grandes empresas reciben enormes beneficios con la devaluación, el salario cayó frente a la inflación y se avanzó en la liquidación de conquistas obreras, aumenta la desocupación y el trabajo en negro, continúa el impuesto al trabajo.
Ni la represión ni las patotas ni los procesamientos de los k pudieron frenar las luchas.

NO AL PAGO DE LA DEUDA EXTERNA FRAUDULENTA E ILEGÍTMA
NO A LOS ACUERDOS CON CHEVRON Y CHINA
SOLIDARIDAD CON VENEZUELA
FUERA YANQUIS DE AMÉRICA LATINA, FUERA INGLESES DE MALVINAS
BASTA DE IMPUNIDAD, AJUSTE Y REPRESIÓN K
SALARIO = A CANASTA FAMILIAR

A pocos meses de este fin de ciclo K dos argentinas se diferencian cada vez más claramente: Una la de las clases dominantes, con sus políticas, sus jueces y fiscales, la que se pelea por garantizar mejor el modelo de explotación y expoliación, la que debate si es mejor utilizar la picana o pistola eléctrica o directamente la 9 mm y la itaka, la que compite sobre las formas que aseguren a los grandes capitales extranjeros, del campo y de la ciudad, para que la sigan juntando con la pala, la que viene de la mano de unos u otros imperialismos, la que tranza con Chevron, la que permite y la que no dice nada sobre la instalación de base militar china en nuestro territorio, la de los pagadores seriales de la deuda externa ilegítima y fraudulenta, en fin la argentina de los K, los Scioli, los Macris, los Massa, los Carrió y todas sus variantes.
Porque no tenemos nada que ver con ninguno de los bandos de esta Argentina de explotadores y opresores, es que no tomamos parte en sus disputas cuando por arriba polarizan la situación política. Por eso, no marchamos el 18 f, en una movilización de reivindicación de Nisman, un fiscal al servicio de la Cía y el Mossad ni el 1M. Salimos a la calle el 25 de febrero con una posición propia denunciando tanto al gobierno k, como a los sectores de la Justicia y el Congreso que organizaron el 18 f. Tanto a unos como a otros los denunciamos de ser garantes de la impunidad, de negarse a disolver los servicios de inteligencia y el aparato represivo
La otra Argentina, la que hoy se expresa en esta plaza, la que lucha por el desmantelamiento del aparato represivo, la de los cuerpos de delegados que van tomando en sus manos la dirección de las luchas de los trabajadores ocupados que han irrumpido en la escena política nacional, recuperando su histórico papel protagónico, como lo han sido los petroleros de Las Heras, los docentes de la Patagonia, los trabajadores de Fate, de Terrabusi, del Astilleros Río Santiago, los de Lear, la que cada día se suma a los que se movilizan y con cada conquista estimula por nuevos reclamos. La de los trabajadores desocupados que persisten en sus demandas, la de los estudiantes, la de los docentes con los SUTEBAS opositores la cabeza, los trabajadores de la salud, los judiciales, los estatales, los jubilados.
La de la heroica resistencia de los Qom, la de los pueblos que luchan contra las megaminería y la contaminación del agua, la que le dice no a Monsanto y sus venenosos agroquímicos, la que repudia el pago de la deuda externa, la de los campesinos, la de las asambleas de inundados luego del crimen social del 2 de abril, la que lucha contra los femicidios y por los derechos de las mujeres, la de la lucha contra la discriminación por opción sexual, la de quienes luchan contra la trata, la de los organismos de DDHH que se mantienen independientes del estado y no bajan las banderas por juicio y castigo hasta ver al último genocida preso, las que luchan contra las violaciones a los DDHH de ayer y de hoy, en definitiva la que mantiene vivos los ideales de los 30.000 compañeros detenidos-desaparecidos y continúan con su lucha por un país donde sean posibles el pan, el trabajo, la tierra, la salud, la educación, la vivienda, una niñez y una vejez protegidas, una juventud con futuro, justicia y plena vigencia de los derechos humanos.
Por esa Argentina dieron su vida nuestros 30.000 detenidos desaparecidos.
Por esa Argentina nos comprometemos a seguir dando nuestro Presente en la lucha hasta conseguir que el país que soñaron y soñamos se haga realidad, una Argentina liberada de la opresión imperialista y de la explotación.
Las causas de sus luchas, que son las nuestras, siguen vigentes.

*NO A LA IMPUNIDAD DE AYER Y DE HOY
*JUICIO Y CASTIGO A TODOS LOS GENOCIDAS, JUSTICIA POR TODOS LOS COMPAÑEROS
*APARICIÓN CON VIDA YA! DE JORGE JULIO LÓPEZ
*RESTITUCIÓN DE LA IDENTIDAD DE LOS JÓVENES APROPIADOS
*APERTURA DE TODOS LOS ARCHIVOS
*DESMANTELAMIENTO DEL APARATO REPRESIVO Y DE ESPIONAJE. NI SIDE-NI AFI. NO AL PROYECTO X- NO A LA LEY ANTITERRORISTA
*FUERA MILANI, BERNI Y GRANADOS
*BASTA DE IMPUNIDAD Y ENCUBRIMIENTO EN LA CAUSA AMIA. COMISIÓN INVESTIGADORA INDEPENDIENTE
*NO A LA CRIMINALIZACIÓN DE LA PROTESTA Y LA POBREZA
*NO A LA CRIMINALIZACIÓN DE LA COMUNIDAD TRANS Y TRAVESTI
*BASTA DE VIOLENCIA DE GENERO
*BASTA DE AJUSTE A LOS TRABADORES Y TRABAJADORAS
* SALARIO=A LA CANASTA FAMILIAR. BASTA DE DESPIDOS Y SUSPENSIONES
30.000 COMPAÑERAS Y COMPAÑEROS DESAPARECIDOS
PRESENTES
30.000 COMPAÑERAS Y COMPAÑEROS DESAPARECIDOS
PRESENTES
30.000 COMPAÑERAS Y COMPAÑEROS DESAPARECIDOS
PRESENTES
AHORA Y SIEMPRE
AHORA Y SIEMPRE
AHORA Y SIEMPRE

Encuentro Memoria, Verdad y Justicia

Elecciones andaluzas, ¿triunfo o derrota de Podemos?



Las elecciones andaluzas del domingo 22 de marzo son de gran importancia política porque por primera vez el bipartidismo PP/PSOE, sustentador del Régimen del 78, queda herido, aunque habrá que ver aún si se trata de una herida de muerte.

Ahora los resultados electorales informan que hay que contar con Podemos y Ciudadanos, pero para qué, para una gobernanza remozada del Régimen del 78 o para la creación de otro régimen político –que no económico, apuntemos esto para evitar equívocos. Aquí el papel de Podemos es más importante que el de Ciudadanos porque a pesar de que dicen no ser “ni de izquierdas ni de derechas” la mayoría de sus votantes les ven a la izquierda del PSOE y de IU, por lo que depositan en Podemos la esperanza de recuperar derechos perdidos y de remozar o cambiar el régimen político.
El Régimen del 78 fue la salida política que la burguesía española necesitaba para legitimar su base económica capitalista consolidada con la victoria de autoritarios y fascistas en la Guerra Civil española. Después de esta guerra de clases que perdió la clase trabajadora, gracias a la ayuda que prestaron a los golpistas la Alemania nazi, la Italia fascista y el cínico Comité de No Intervención, más el cáncer del stalinismo dentro de la revolución social, la clase trabajadora se recuperó parcialmente y su lucha, que le costó muertos, torturados y despedidos, traía para la burguesía la necesidad de construir un régimen político de libertades democráticas si quería taponar la dinámica de emancipación social que latía en el movimiento obrero, muy organizado ya sindicalmente aunque controlado políticamente por los eurocomunistas (versión actualizada del stalinismo para operar dentro de la democracia burguesa). Por esta razón la burguesía tuvo que contar forzosamente con el eurocomunista PCE si quería darle legitimidad a su nuevo régimen político.
Ahora bien, también contó con el socialdemócrata PSOE que si no había jugado en el francofascismo un papel equiparable al PCE sí tenía una historia obrera detrás por lo que le era necesario a la burguesía, por lo que esta armó al remozado PSOE con su dinero, lo que resultó una gran inversión. La “Operación democracia” fue un completo éxito político para la burguesía española ya que de la mano pública de Adolfo Suárez, y con la bendición del PCE y el PSOE, la Monarquía heredera del francofascismo pasó a ser la partera de la democracia. No sólo esto, las medidas económicas para regenerar el capitalismo español según los intereses de la gran burguesía europea, sobre todo la alemana, no las pudo ejecutar, ni tan siquiera lo pretendió, el primer partido de Adolfo Suárez, la Unión de Centro Democrático (UCD), sino que se tuvo que esperar a que el PSOE conquistase el poder político, con el lema tan sugerente entonces de “Por el cambio”, que vendió el desmantelamiento industrial, cínicamente denominado reconversión industrial, como una imperiosa necesidad social.
Después vinieron tiempos de relativa bonanza económica por la marcha del capitalismo occidental y por los flujos de dinero que llegaban de la Comunidad Económica Europea para adecuar el capitalismo español a sus intereses, un Estado español no productivo y de servicios.
Ha sido la crisis económica del capitalismo a raíz del 2007 la que ha mostrado la auténtica cara del Régimen del 78 ya que sus partidos turnantes, PSOE-PP, no sólo no la enfrentaron sino que la profundizaron siguiendo todas las órdenes de la burguesía alemana, empezando por modificar el artículo 135 de la Constitución española que obliga a pagar la deuda antes que salarios y pensiones, la contrarreforma laboral y la regeneración de la banca española con dinero público. Así, crisis económica y deslegitimización del Régimen del 78 se dan la mano.
Esta nueva coyuntura económico-política trajo el estallido del 15-M ya que las enfangadas organizaciones políticas de “izquierda”, PSOE e IU, junto con la burocracia sindical de CCOO y UGT, comprada vía presupuestos del Estado, más otras dádivas, no podían canalizar el descontento social. Al poco apareció Podemos echando pestes sobre la “casta”, sobre el Régimen del 78 y sobre la pérdida de derechos sociales. Esto es Historia reciente y por lo tanto conocida, después del bombazo de Podemos en las elecciones europeas, con cinco eurodiputados a la primera, se planta como tercera fuerza política en el parlamento andaluz al conseguir 15 diputados. ¿Esto es un triunfo o una derrota?
Depende cómo se mire. Si Podemos tuviese la pretensión de ser el portavoz de las luchas obreras y de las mareas está claro que este resultado sería una gran victoria porque llevaría la voz de los explotados y desposeídos a una tribuna parlamentaria que tendría eco en el conjunto del Estado español y a nivel internacional. De esta manera Podemos ayudaría a armar la conciencia política de la clase trabajadora lo que sería un grandísimo paso adelante. Ahora bien, ¿es esta la intención de Podemos? Desgraciadamente, no. Todo lo contrario. Podemos no quiere apoyarse en las movilizaciones sociales sino que pretende sustituirlas. Sólo quiere los votos de los “ciudadanos” y de la “gente” y no la representatividad de la clase trabajadora y de los movimientos sociales. Podemos tiene “vocación de mayoría” exclusivamente electoral para remozar en la medida de lo posible el sistema político sin tocar en nada fundamental el régimen económico.
Con las elecciones andaluzas se ha visto que la realidad es más compleja de lo que la dirección de Podemos quisiera. De entrada ya ha comprobado que berrear contra la “casta” sin un programa económico y político que se apoye en la clase trabajadora y en los movimientos sociales tiene un recorrido limitado, que por hacer de la ambigüedad el método político este no les garantiza la mayoría electoral.
Además, está Grecia. El ejemplo de Syriza está abriendo más de un ojo escéptico. Tanto hablar de la lucha frontal contra la pérdida de derechos y en contra de la Troika para ceder ante ella en el primer minuto del primer asalto. Syriza no ha cruzado los guantes con la Troika, le ha vociferado desde el rincón y al salir al ring sólo se ha preocupado de que no la dejen KO enseguida para mantener las apariencias de combate. Pues bien, Podemos se ha alineado con Syriza en la campaña electoral griega, aunque esta posición no es de solidaridad, como demostró el podemista Errejón al advertir que de gobernar Podemos Grecia le tendría que pagar al Estado español la parte que le corresponde de la deuda helena. No obstante, quiéralo o no la dirección de Podemos el proceder de Syriza tendrá una repercusión directa en su electorado, y por lo que está haciendo el partido griego no le acarreará efectos positivos.
La clase trabajadora y los sectores populares aún no han terminado de experimentar con Podemos, por supuesto. El experimento central será con las elecciones generales pero ya hay avisos inquietantes para Podemos, que queden relegados a la oposición. Gran peligro para la dirección de Podemos porque están lejos de querer cabalgar el tigre social ya que sólo quieren verlo en el zoológico electoral.

Antonio Liz
Historiador, Madrid

Andalucía y los límites del efecto Podemos



La primera contienda electoral del año en el Estado español ha dado una victoria al PSOE. El PP se hunde con su peor resultado histórico y lo mismo le pasa al ex-socio de gobierno, IU. ¿La novedad? La irrupción de la derecha liberal de Ciudadanos y un resultado de Podemos que, si bien consolida a la formación a un año de su nacimiento, también marca los límites del nuevo reformismo para repetir el efecto Syriza en las generales de noviembre en forma de efecto Podemos

Las elecciones andaluzas han renovado la mayoría parlamentaria del PSOE y Susana Díaz se mantendrá como presidenta de la comunidad autónoma más poblada y una de las más golpeadas por la crisis. Repite en número de diputados, 47, aunque baja 5 puntos en votos. Cosas de las leyes electorales del Régimen del ’78, en las que priman siempre los partidos más votados.
El desfonde del bipartidismo venía golpeando especialmente a su pata “izquierda”. Sin embargo desde julio el PSOE está en un operativo de renovación encabezado por el nuevo secretario general, Pedro Sánchez, que ha tenido en Andalucía su primera prueba de fuego. En este territorio, su bastión histórico, Susana Díaz ha conseguido que apenas se les pase factura de haber gobernado en coalición con Izquierda Unida (IU) administrando los ajustes anti-sociales o los grandes escándalos de corrupción descubiertos en torno a los EREs y las ayudas a los desempleados. Un resultado que expresa que, a pesar de todo, el PSOE aún está lejos de una pasokización.
La que sí ha sido castigada por su compromiso con un gobierno austeritario ha sido IU. Pasan de 12 a 5 diputados, quedándose en el mínimo para formar grupo parlamentario. La política de compromisos de gobierno de coalición con el PSOE, haciéndose coparticipes de recortes en sanidad y educación, sí se lo ha hecho pagar un electorado más de izquierda, que ha visto en Podemos una opción nueva y no manchada con estos pactos.
En el otro flanco del tablero, el PP demuestra que tiene serias dificultades para imponerse en una comunidad afectada por un paro estructural elevadísimo -ahora en el 36%- en el que la derechona es vista como los representantes políticos de los “señoritos” y caciques. Se quedan con 33 diputados, de los 50 que obtuvieron en 2012 (su mejor resultado de la historia). Un aviso de lo que, con toda probabilidad, pasará en las municipales y autonómicas de mayo, y en las generales de noviembre. El PP, después de cuatro años de gobierno Rajoy marcados por la peor ofensiva contra los trabajadores y sectores populares, se prepara para una derrota que lo puede dejar al borde de la implosión.
Pero este hundimiento de la derecha viene con “relevo”. En las últimas semanas hemos visto como las encuestas estatales han pasado de hablar de un tri-empate entre el PP, PSOE y Podemos, a un cuatri-empate que incluye a Ciudadanos. Este auge ha tenido su primer acto en Andalucía. Ciudadanos pasa de 0 a 9 diputados en 6 semanas de campaña y pre-campaña. Un partido que desde la derecha liberal, españolista y con un discurso xenófobo que aún no explota muy abiertamente para mostrarse como una opción de “centro”, quiere disputar el flanco derecho de la centralidad del tablero en nombre de la regeneración democrática y una segunda transición.
Ciudadanos es el componente necesario para que la crisis del bipartidismo golpee también al PP. Hasta ahora era el PSOE el más afectado. Pero también amenaza con comerle el pastel a Podemos. La apuesta de Iglesias por una estrategia electoralista y con un discurso desideologizado de reforma democrática cada vez más moderado, se topa de frente con un serio competidor que le viene desde la derecha a pelearle esa “centralidad”.
Es todavía pronto para ver por donde vendrán los tiros en noviembre. Además el voto andaluz no es directamente extrapolable al resto del Estado. Ahora bien, las elecciones andaluzas marcan límites importantes a las previsiones de buena parte de la izquierda de que en otoño habrá un nuevo efecto Syriza, esta vez en el Estado español. Podemos se encuentra en medio de una pinza en la que él mismo se ha metido con la apuesta por una moderación extrema que lleva a abandonar demandas como el no pago de la deuda, medidas contra el desempleo como las 35 horas o la jubilación a los 60 años y a optar por gestos y discursos cada vez más responsables en favor de las fuerzas armadas, respetuosas con la Corona y las grandes fortunas.
Por izquierda están a la espera de una pasokización que no llega. El PSOE la va a evitar a toda costa marcando distancias con el PP, y el giro socialdemócrata y de responsabilidad de Estado de Iglesias hace difícil encontrar diferencias entre el original y la copia. Por derecha está Ciudadanos, que actúa de presión sobre Podemos para acelerar y profundizar su giro al centro.
Una pinza a la que además se suman otros factores que hacen muy difícil lograr mayoría en las Cortes con el actual sistema electoral, con resultados modestos en Andalucía o como los que se auguran a Podemos en Catalunya. O que Ciudadanos y su cambio responsable ubica a la formación de Albert Rivera más próxima a ofrecerse como muleta de estabilidad al PSOE para gobernar la Junta de Andalucía, un esquema que podrían incluso repetirlo tras las generales.
Si el gobierno Syriza ya está mostrando los límites de un programa de gestión del capitalismo, Podemos puede mostrar algo “anterior”: los límites de una estrategia y un programa cada vez más desplazados hacia la derecha para entusiasmar lo suficiente a los millones de jóvenes y trabajadores golpeados por la crisis desafectos con el régimen político nacido en el ‘78.
Lamentablemente ante este panorama la mayor parte de las corrientes de la izquierda se mantienen en un seguidismo acrítico detrás de Podemos. El caso andaluz ha sido una buena muestra de ello. Las candidaturas fueron fruto de un pacto entre el sector de Iglesias y Anticapitalistas. La cabeza de lista, Teresa Rodríguez de Anticapitalistas, ha estado al lado de Iglesias y su grupo mientras lanzaban vivas a la Guardia Civil demócrata en los mítines o señalaban que la cuestión de República o Monarquía es un debate que no interesa a la ciudadanía.
La estrategia de conquistar las “instituciones” de la democracia capitalista para gerenciarlas sin proponerse su transformación radical mediante la lucha de clases, no sólo es una ilusión que ya está mostrando sus límites en Grecia, sino que ayuda a desarmar política y organizativamente a los trabajadores y sectores populares para enfrentar a los responsables de la crisis capitalista.
Por ello, en un año electoral en el que “lo nuevo” prepara grandes desilusiones que en ningún sitio está escrito que no lo vayan a capitalizar las “viejas” fuerzas junto con otras novedades nada progresivas como Ciudadanos, lo que urge es retomar el camino de la movilización obrera y popular, poniendo en movimiento las fuerzas sociales capaces de cambiar la relación de fuerzas y hacer que “la tortilla se vuelva”.

Santiago Lupe
Barcelona | @SantiagoLupeBCN